Interés General

La judeofobia en tiempos de pandemia

Uno de los temas que se filtró por estos días fue el antisemitismo y lo poco que conocemos de la vida en barrios judío ortodoxos como el que retrata la mini serie "Unorthodox". ¿Aún hoy existen las listas negras? la respuesta lamentablemente no te sorprenderá.

Exclusivo web
La judeofobia en tiempos de pandemia - Radio Cantilo

miércoles 08 Abr, 2020

¿Cómo subsiste el antisemitismo en las redes sociales?

(((Si tu nombre aparecía entre tres paréntesis))) en algún comentario de desconocidos en las redes, significaba que grupos neonazis te están marcando, y probablemente en los minutos posteriores vas a recibir una cataratas de comentarios y amenazas racistas, disciminatorias y violentas. En una nota de Maia Debowicz para Página 12, la periodista cuenta un horrible episodio que vivió en Facebook, en donde tras recibir un comentario con su nombre encerrado entre paréntesis con una caricatura que representaba a un hombre judío, no pararon de llegarle amenazas y agravios con mensajes nazis y discriminatorios.

A partir de un masivo acoso virtual organizado en Twitter, en 2016, a periodistas y políticxs judíxs en Estados Unidos, salió a la luz la creación de un símbolo antisemita para marcar, agredir y construir “listas negras”. Una extensión de Google Crome permitía a grupos neonazis direccionar el acoso encerrando cada apellido judío con un triple paréntesis. Emmanuel Taub, Doctor en Ciencias Sociales, Magister en Diversidad Cultural, investigador del CONICET y escritor de varios libros sobre teología política, se presenta con un triple paréntesis en su bio de Twitter, como forma de resignificación y apoyo a toda persona que por ser judía se encuentre acosada en las redes. Ahora, los motores de búsqueda ya no permiten hacer este tipo de acciones, aunque curiosamente a la red social Facebook le tomó más tiempo.

En la última semana, los dichos de un periodista en un canal de noticias llevaron el tema nuevamente al centro de la escena y los debates. Según nos explicó Emmanuel, las alusiones vinculadas al supuesto poderío económico total, y a esas familias ricas “detrás del sistema”, son los argumentos de la clásica judeofobia que se utilizan para reforzar una imagen negativa sobre la comunidad judía, y en esas ideas profundizó el periodista que levantó la polémica. ¿Cómo podemos relacionar a los judíos con la existencia de una pandemia mundial y adjudicarles parte importante de la responsabilidad? al parecer, algunas voces logran hacerlo, y sostener cierta idea de rigurosidad periodística en ello. Mientras el repudio no tardó en llegar en redes sociales, las disculpas del periodista fueron aún más desconcertantes, al hacer la distinción entre judíos y personas. Todo este capítulo de otro desastre en TV tal vez no se olvide rápidamente, o al menos no debería.

Paralelamente, los argentinos le dimos Play a “Poco Ortodoxa“, la producción de cuatro capítulos hablada en yddish y basada en hechos reales relata el camino a la independencia de una joven que crece en el seno de una comunidad jasídica en Brooklyn. Creada por Anna Winger Alexa Karolinski, la miniserie adapta con varias licencias (porque hasta en ese detalle elige el camino de la mirada propia) el libro bestseller Unorthodox: The Scandalous Rejection of My Hasidic Roots, las memorias escritas por Deborah Feldman. Feldman era una judía religiosa perteneciente a la comunidad Satmar de Williamsburg, Brooklyn, que tras ser criada y educada bajo las estrictas reglas ultraortodoxas decidió romper un pacto familiar y de comunidad, dejando atrás todo lo que conocía.

En Esty, la protagonista, vemos a una adolescente que lleva adelante un matrimonio arreglado, que padece muchos de los compromisos que tiene con la comunidad, que vive desde el desconocimiento absoluto de su propio cuerpo un inicio en la vida sexual, sufre la imposición de la maternidad, y carga con una relación trunca con su madre (que decidió irse de Williamsburg cuando ella era bebé) y lidia con todas la tensiones que atraviesa frente a diversas prohibiciones. Vemos también como comienza una nueva vida en Berlín, con el impacto cultural que genera conocer el país en el que su comunidad y familia fueron víctimas del Holocausto, donde dialoga con una chica que sostiene ideas más relacionadas a los judíos seculares, que piden separación de Iglesia y Estado, y hasta discute con otro joven ve y vive de manera diferente a la que Esty  conoce todo lo relacionado a la sangre derramada de su comunidad: “Media Israel también murió aquí, pero preferimos defender el presente que vivir en el pasado”.

En cuanto a las escenas que retratan la vida jasídica en Williamsburg, para Emmanuel, lo más interesante de la serie es la respetuosa recreación que llevaron adelante sobre la comunidad, la utilización del yiddish, la representación de los casamientos, encuentros familiares y trama cultural. Vale la pena de “Unorthodox”, para despojarse de prejuicios e intentar comprender un universo desconocido, poco estudiado e históricamente denostado.

Dale Play a la columna de hoy en Total Normalidad:

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...