Interés General

La inmortalidad de los ídolos, a pesar de todo

Diego Maradona volvió a dirigir en nuestro país y la revolución está en marcha. ¿Por qué seguimos venerándolo sin importar qué haga?

Exclusivo web
La inmortalidad de los ídolos, a pesar de todo - Radio Cantilo

lunes 09 Sep, 2019

El domingo 8 de septiembre no fue un día más y no lo será jamás. Diego Armando Maradona fue presentado oficialmente como director técnico de Gimnasia y Esgrima La Plata ante un estadio que abrió sus puertas para que hinchas – y aficionados al fútbol en general-, reciban al ex futbolista cómo entrenador en el ámbito local después de 24 años.

Durante la ceremonia pudo verse como elDiegose quebraba emocionado ante el afecto que los presentes le brindaron, mientras en las tribunas, instantáneamente, hacían lo mismo adultos, jóvenes y hasta los adolescentes que jamás vieron jugar a quien alguna vez fuera el mejor deportista del mundo.

Lo de ayer fue una nueva muestra que no importa qué suceda, los ídolos deportivos siempre serán ídolos más allá de lo que hagan. De lo contrario no podría explicarse jamás como es que un ex jugador que ha acumulado tantos o más escándalos en su vida privada como reconocimientos y títulos, puede ser venerado como un auténtico dios egipcio.

¿Será tal vez que por esencia los argentinos necesitamos aferrarnos a lo que alguna vez nos dio alegrías, sin importar que todo eso haya quedado muy atrás en el tiempo, ante un presente tan caótico? ¿Por qué Maradona sigue generando en nosotros ese furor y amor que ningún otro ser humano en la tierra puede? ¿Qué hace que a un ídolo se le perdone todo lo que a cualquier otro ser humano se le condenaría?

Es evidente que somos una sociedad castigada, triste y cansada. En las calles se palpa la angustia que cada uno de nosotros tenemos por la realidad social que vivimos – y de la que todos contribuimos con nuestro granito de arena para seguir profundizando los problemas actuales-. Por eso, ante la posibilidad de una alegría, como ver nuevamente al 10 ponerse la ropa de entrenador, nos movilizamos en procesión para hacerle saber que lo seguimos queriendo, a pesar del polémico ser humano que es.

No es el único caso, claro está. En la historia del deporte argentino existieron otros ídolos que lograron hacer olvidar o “tapar” situaciones tales como, por ejemplo, un asesinato. Sin embargo, Diego sigue siendo la referencia absoluta que demuestra que los ídolos siempre serán inmortales pase lo que pase.

Su forma de hablar genera memes de todo tipo, apenas puede moverse (producto de la operación en su rodilla) y sus ojos ya no se abren del todo. Lejos está de aquél director técnico que llevó a la Argentina hasta el mundial de Sudáfrica 2010 y, mucho más aun, del jugador que alguna vez fue. En su vida personal cotidianamente se suceden escándalos de todo tipo que reflejan su verdadera personalidad y la de su familia (Claudia, Dalma y Gianinna principalmente). Pero, a pesar de todo esto, ayer Maradona volvió a pisar una cancha de fútbol y nos emocionó.

Los resultados quedarán para las anécdotas, aunque debamos reconocer que serán vitales para los hinchas de Gimnasia y Esgrima La Plata. Lo importante es nuevamente volver a ver al 10 parado en el verde césped en el que se juega el deporte de mayor popularidad en el mundo, porque mientras él esté ahí será un recordatorio viviente de la gesta argentina en territorio azteca.

Mientras Maradona continúe cerca de una cancha de fútbol, seguiremos rememorando aquello que alguna vez fue, ese momento en el que alcanzamos a “tocar el cielo con las manos”, sin preocuparnos por el presente en el que vivimos, sabiendo que todavía tenemos algo de que agarrarnos para poder ser felices.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...