Interés General

La historia de la canción y la canción en la historia: El Banquete de Virus

Todas las semanas en El Baúl, Ayelén lleva cuentos que quedaron perdidos detrás de una canción y su anclaje en la historia universal. En este caso, apareció la letra de "El Banquete", que explicó la resistencia furiosa de Virus en la Guerra de Malvinas y un festival de música organizado por los militares, al cual la banda no quiso asistir. Si te lo perdiste, revivilo acá:

jueves 05 Abr, 2018

Con el fin y la decadencia de la última dictadura militar, el rock pasó de ser considerado un elemento subversivo potencial o “agente del comunismo internacional”, a ser un posible vehículo de comunicación entre un importante sector de la juventud argentina y los fines políticos y propagandistas del gobierno durante la Guerra de Malvinas.

Esa institucionalización acabó allanando el camino para la explotación comercial de la música por parte de una industria que por esos años estaba poco desarrollada, y en manos de un minúsculo grupo de empresarios que se servían de una política “proteccionista” o “sustitutiva de importaciones”, de un Estado que prohibía la difusión de música en inglés.

El gobierno de Galtieri explotó la adhesión afectiva que generaba la guerra entre los jóvenes que se identificaban con la causa de la recuperación de las islas y sufrían a la distancia la tragedia de conocidos y amigos o aguardaban angustiosamente la posibilidad de ser obligados a combatir.

Algunos productores (como Pity Iñurrigarro, Daniel Grinbank y Alberto Ohanian) fueron convocados por el gobierno para organizar un festival gratuito de rock que pretendía además agradecer a las naciones latinoamericanas el apoyo ofrecido a la Argentina.

Pero, ¿qué tipo de respuesta se podía suponer para dicha convocatoria?. El rock pretendió enfrentar sistemáticamente a las instituciones del Estado represor y de la sociedad conservadora desde la contracultura, pero ahora la juventud estaba movilizada emocionalmente y sensibilizada por una guerra que la sacrificaba en el campo de batalla. Julio Moura, guitarrista de Virus, recordaba la idea del festival de rock: “Fue una propuesta que nosotros sentimos como muy desagradable. Se trató de hacernos creer que era para ayudar a la recuperación de las Malvinas, pero terminó siendo un fraude”. Se podría pensar que la negativa a prestar apoyo a una iniciativa de dudosa procedencia era lo esperable. Pero a su vez, a los músicos les significaba la posibilidad de tocar en vivo, lo que por esos días era poco frecuente.

Finalmente se realizó el “Festival de la Solidaridad Latinoamericana”, donde tocaron para setenta mil personas Charly García, Luis Alberto Spinetta, Pappo, Nito Mestre, Pedro y Pablo, Raúl Porchetto. Algo así como la elite del rock nacional. Sólo Virus y Los Violadores, dos bandas demasiado nuevas como para ser consideradas parte de la escena del rock nacional, se negaron a tocar.

Como respuesta, Federico Moura compuso una canción brillante y su letra, lo dice todo:

“Nos han invitado
a un gran banquete,
habrá postre helado,
nos darán sorbetes.

Han sacrificado jóvenes terneros
para preparar una cena oficial,
se ha autorizado un montón de dinero
pero prometen un menú magistral.”

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...