×

Interés General

#FantoRanking: 7 cosas tan “ni” como un helado de vainilla

Hicimos una nómina con algunas cosas que son tan, pero tan, “tibias”, que si están no te molestan aunque de no existir tampoco te cambiarían absolutamente nada.

#FantoRanking: 7 cosas tan “ni” como un helado de vainilla - Radio Cantilo

lunes 20 Abr, 2020

Para entender este ranking es necesario aclarar cuál es el concepto del “helado de vainilla”. Nadie, jamás, bajo ningún punto de vista acude a la heladería a pedir este gusto. Sin embargo, está. No sabemos por qué, ya que su uso solo puede estar ligado a la preparación de algún otro postre. Sin embargo, existe.

Aunque vale aclarar que no tenemos nada en contra de este gusto, muy por el contrario. Su nobleza hace que sea un sabor que a nadie le molesta, pero nadie lo pediría jamás. Si está, se come. Si no, no se lo extraña en lo más mínimo.

A continuación, elaboramos este ranking:

La gelatina

Tradicionalmente se prepara con restos de animales (así que si sos vegano excluí YA este postre de tu dieta). Compuesta hasta en un 90% de colágeno (que proviene de huesos y tendones) y el resto es agua y sales minerales.

Aunque la historia de la gelatina se remonta a hace 3.500 años, en la civilización egipcia; fue en 1682 que el francés Papín descubrió una ingeniosa forma de cocinar huesos de animales y transformarlos en una sustancia viscosa. La gelatina llegó a nuestro país en el Virreinato y era considerada un postre exclusivo, que sólo podían consumir las clases más adineradas.

Postre asociado a las dietas de hospitales y a cualquier tipo de régimen que se haga. Jamás puede estar en el mismo escalón que cualquier otro postre, ya que si un especialista de la salud te dice “comé todo lo que quieras”, es porque le falta onda.

 

El vóley

Creado en febrero de 1895 por William George Morgan, entrenador deportivo de la Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA) en Holyoke. Morgan había realizado sus estudios en el Colegio de Springfield de la YMCA donde conoció a James Naismith quien, en 1891, había inventado el juego del baloncesto. El voleibol fue ideado en principio como una alternativa más sosegada al baloncesto, pues aunque este se adaptaba bien a los jóvenes, los miembros de mayor edad requerían un juego menos intenso.

Todos alguna vez lo jugamos, pero una minoría de la sociedad (realmente son pocos) lo hicieron de manera amateur o profesional. Somos los primeros en prendernos cuando pinta el vóley playero, incluso arengamos al resto a que se prenda a jugar. Sin embargo, jamás se nos pasaría por la cabeza hacerlo de forma periódica.

 

“9 Semanas y Media”

Es una película estadounidense de 1986, dirigida por Adrian Lyne, escrita por Sarah Kernochan y Zalman King y protagonizada por Kim Basinger y Mickey Rourke.

“Elizabeth (Kim Basinger) es una mujer divorciada que trabaja junto con su amiga Molly (Margaret Whitton) en una galería de arte en Manhattan. Un día conoce a John (Mickey Rourke) y comienza una relación de sexo desenfrenado donde se pondrá a prueba el concepto de lo que significa una relación totalmente apasionada, tanto para la pareja vista como unidad, como para Elizabeth, arrastrada por una serie de cambios personales y sentimientos encontrados, por culpa de su vertiginosa y hasta cierto punto ‘peligrosa’ relación”

Todo muy lindo con esta sinopsis, pero en realidad se trata de un film que nos muestra a dos actores que –en su momento- estaban fuertísimos y necesitaban una excusa para juntarlos y desnudarlos. Fin.

 

Los Cafres

Se formaron en 1987 pero pocos lo saben. A mediados de la década del ’90 comenzaron a tener reconocimiento, aunque explotaron en los ’00. Todos alguna vez nos encontramos cantando alguna de sus canciones, pero no por ello tenemos un disco. Todos nos movemos al ritmo de sus temas, pero jamás iríamos a uno de sus recitales.

Una banda que no jode a nadie, que todos aceptan escuchar (sobre todo si se está en la playa), aunque ninguno de nosotros se quejaría si alguno de sus temas dejase de sonar.

 

“She likes the wind” – Patrick Swayze

Una Power Ballad cantada por un actor, de esos facheros, que conquistaron a Hollywood hacia fines de los ’80 y principios de los ’90. No está mal, pero tampoco es de esas canciones que elegís escuchar cuando te agarra un ataque de nostalgia y te ponés a reproducir cuanta playlist ochentosa haya. Es una linda canción pero jamás, de los jamases, va a explotarte la cabeza.

 

“We Are the World” – USA for Africa

Todos conocemos la historia “solidaria” de este tema escrito por Michael Jackson y Lionel Richie, y producido por Quincy Jones en 1985. Si bien cuenta con un elenco estelar entre sus filas, lo cierto con este tema es que solo nos acordamos aquellos que nacimos antes de 1990. Para colmo, solo lo hacemos cuando se acerca la fecha aniversario de su grabación/publicación, en caso contrario es algo que tenemos bien guardado en el fondo de nuestra memoria.

 

“Imagine” – John Lennon

El clímax del concepto helado de vainilla. Habrá quienes puedan decir que se trata de una de las mejores canciones de todos los tiempos, pero la realidad es que ya cansó un poco. Fue tan masacrada y utilizada para campañas solidarias, aniversarios y mensajes con golpes bajo que hay que reconocer que un poco nos ha cansado.

No vamos a decir que jamás tendría que haberse grabado, muy por el contrario. Pero cuando repasamos la discografía de John Lennon, es uno de los temas que –si podemos- pasamos de largo, pero si está seguramente nos encontraremos cantándolo al mejor estilo “Supón”.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...