Interés General

#FantoRanking: 7 cosas sobrevaloradas de la actualidad

Guillermo “Fanto” González Arias encendió la polémica con este listado que repasa algunas de las cosas que más le molestan y que muchos aman hacer hoy en día.

#FantoRanking: 7 cosas sobrevaloradas de la actualidad - Radio Cantilo

martes 27 Ago, 2019

Reuniones familiares

En principio, nada tiene por qué salir mal en las reuniones familiares, pero, como en todas las familias hay conflictos no resueltos, estos encuentran una buena oportunidad para emerger en las reuniones, ya sean cumpleaños casamientos o el sumun del momento conflictivo: NAVIDAD Y AÑO NUEVO.

Todo lo que prometía ser un encuentro amoroso entre nuestros seres más cercanos, termina siendo una batalla campal.

Por eso lo ideal es juntarse con aquellas personas que realmente querés: amigos, amigas, conocidos o –si sos antisocial- con nadie. Dejemos de vender humo y creer que en familia es todo mejor.

Cerveza artesanal

Los egipcios elaboraban la cerveza a partir de panes de cebada poco cocidos que dejaban fermentar en agua. La llamaban “zythum” que significaba vino de cebada. En la Edad Media, fue en Bélgica, en donde los monjes refinaron el proceso prácticamente hasta la perfección e institucionalizaron el uso del lúpulo, planta canabacea que confiere a la cerveza su sabor amargo característico, a la vez que favorece la conservación. En los países nórdicos con climas muy fríos como Alemania o Inglaterra, la cebada se cultivaba mejor que la uva, por lo que la producción de cerveza era mejor que la del vino, convierténdose éstas regiones en grandes productoras de cervezas.

Mientras tanto, en Argentina, la fiebre por la cerveza artesanal copó por completo las ciudades y hoy encontramos una cervecería cada 5 metros. Algunas ciudades de hecho pueden ostentar el record de mayor cantidad de negocios de este tipo per cápita, haciendo que su consumo sea algo completamente monótono.

Nos prometen variedades distintas y miles de sabores, aunque en realidad todas son iguales. Cortemos con esta mentira por favor.

 

Ferias gastronómicas

Primero fue la proliferación de carreras para estudiar la carrera de chef profesional. Luego en zonas como Las Cañitas, Palermo y Puerto Madero se multiplicaron las propuestas gastronómicas innovadoras que supieron combinar las tradiciones criollas con la cocina de autor. Por su parte, la televisión a través de diversas señales de aire y de cable, reflejó el interés de los argentinos por la gastronomía en programas especializados en el buen comer. Hoy a todas estas alternativas se suman las ferias y los festivales gastronómicos que acapararon la atención del público masivo y hasta llegaron a concentrar 50 mil personas en un  fin de semana.

¿El resultado? terminás pagando una fortuna para entrar a comer algo que afuera de ese lugar vale por lo menos la mitad y es el doble de su tamaño. Pero lo seguimos haciendo solo por la foto en las redes sociales y la idea que acribillando tu billetera vas a comer mejor que en lo de tu abuela.

 

Vinilos

Cualquier “experto” en el tema nos dirá que un vinilo, a diferencia de un CD, “registra absolutamente toda la información sonora del acontecimiento musical”, con todos sus armónicos y altas frecuencias, mientras que un CD pierde parte de esta información debido al muestreo digital. Esta afirmación es completamente falsa, ya que el Teorema de muestreo de Nyquist-Shannon demuestra que es matemáticamente posible la reconstrucción exacta de una señal original

Entonces, ¿por qué ahora volvemos a comprar como si fuesen una joya esos discos de pasta que hace un tiempo atrás desechamos por incómodos, molestos y por la cantidad de veces que se nos rayaban? Hoy con la idea de la nostalgia nos siguen choreando con lo que sea.

 

Series           

Absolutamente casi todos (por no decir todos) nos hemos enganchado con una serie, The Walking Dead, The Punisher, Games Of Thrones, etc. Pero el resultado generalmente tiende a ser el mismo: luego de pasar horas y horas frente a la tv prestando atención a cada detalle, pensando qué rumbo puede tomar el destino de nuestros personajes favoritos, y analizando junto a la gente que ve lo mismo que nosotros cómo puede terminar, nos encontramos que al final de la historia siempre nos indignamos por el modo en que concluye todo.

 

Running

La incidencia sobre la salud, el deseo de mejorar la calidad de vida, su comodidad de práctica que encaja en la vida cotidiana, el contacto con la naturaleza y la tendencia a hacer actividad física sin competir están en la base del auge del “running” cuyo crecimiento ha sido máximo en los últimos años.

Pero, ¿hasta cuándo vamos a seguir mintiéndonos con la autosuperación en un evento que te entrega medalla y vestimenta siempre y cuando pagues una fortuna en anotarte? ¿Acaso con lo que gastás en zapatillas y tu celular último modelo para poder exhibirlo atado en tu brazo mientras corrés, no podrías pagarte un buen gimnasio? Para vos que te dedicás a correrlas, ¿qué es más importante, correr o sacarte las 10 fotos que luego vas a publicar en Instagram esperando que todo el mundo te celebre lo que hiciste?

 

Viajar

Cortemos con la idea que viajar es placentero. Conocer otra ciudad puede ser una gran experiencia, aunque ya no podemos decir que nos “abre la cabeza” como se decía años atrás. No es cierto. Partamos de la base que los aeropuertos son un caos, siempre hay que estar horas antes para poder hacer todos los trámites necesarios que se requieren para poder volar (sobre todo si te vas del país). Llegás a otra ciudad que no es la tuya, por lo tanto no tenés idea para dónde ir y ahí comienza el bardo.

Ni hablar si vas a algún lugar en el que no hablás el idioma, por más traductor que pongas la experiencia va a ser en algún punto problemática. Después lidiamos con el peso de la valija, lo que podemos o no llevar, cuidando que no se nos rompa eso que vimos y nos parecía “copado” tener, entre otras cosas.

Por eso, que quede bien claro: el viajar NO es un placer.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...