×

Interés General

En búsqueda de un nuevo relato ¿Global?

Bien a tono con la época de incertidumbre, Aye Berdiñas comparte una crítica sobre "21 lecciones para el siglo XXI" el último libro de Yuval Noah Harari que nos invita a cuestionarlo todo.

Exclusivo web
En búsqueda de un nuevo relato ¿Global? - Radio Cantilo

martes 26 May, 2020

 “21 lecciones para el siglo XXI”, es el último trabajo del multipremiado pensador Yuval Noah Harari que propone la problematización de los 21 debates del siglo. Ahora le toca a la ciudadanía del mundo actualizar algunas posibles respuestas que para el autor, no se encuentran en el Torá, en la Biblia ni en la constitución de ningún Estado nación. Con ambición y capacidad abarcativa, Harari parte de algunas definiciones políticas para meterse en sus mayores preocupaciones: la desigualdad, el avance tecnológico y la irrelevancia humana.

 

Tanto al inicio como al final de las 21 lecciones el autor hace una pregunta: ¿Cómo se vive en una época de desconcierto, donde los relatos antiguos de han desmoronado y todavía no ha surgido un relato que los sustituya? Señala la caída del comunismo ruso y del nazismo en la segunda Guerra Mundial como el fin de dos de los tres relatos que quisieron ser universales en el siglo XX, y si bien reconoce al relato liberal y al capitalismo como la mejor oferta del menú, cree que nos encontramos en el inicio del desmoronamiento: “Houston, Shangai, Estambul o Sao Pablo disfrutó de una educación mejor, una atención sanitaria superior y unos ingresos más cuantiosos. Sin embargo, en las décadas que vienen, debido a una combinación de disrupción tecnológica y colapso ecológico, la generación más joven podrá sentirse afortunada si al menos consigue subsistir. Nos toca pensar un relato actualizado para el mundo”.

 

El desarrollo de la Inteligencia artificial, la bioingeniería y el cambio climático son los tres temas de atención en todos los capítulos de este libro. Desafíante, Harari invita al lector a que cuestione a los líderes políticos del mundo, ya que si no pueden responder cómo regularían las tecnologías disruptivas o qué acciones emprenderían para reducir los riesgos de la crisis ecológica, los lectores no deberían votarlos. Cien páginas después, provocará de la misma forma a cuestionar a los religiosos que pretenden guiar a la humanidad.

 

Los problemas globales, la propia globalización, el nacionalismo, la inmigración, el mundo del trabajo, los propósitos de los hombres más ricos del mundo, los cultos religiosos, las nociones actuales de justicia, de ignorancia y de Dios, junto a las reflexiones finales sobre la posverdad, la educación y la insostenible búsqueda de un relato único son algunos de los tantos dilemas en este libro con lúcidas aproximaciones a posibles respuestas. Si bien tantas ventanas de reflexión pueden resultar dispersas o poco desarrolladas, la profundidad asumida en cada línea despierta la necesidad de llegar al final de las 21 lecciones que juegan entre la desesperanza y la resiliencia: “Mientras las pinturas rupestres evolucionaron gradualmente hacia las emisiones televisivas, se volvió más fácil engañar a la gente. En el futuro cercano, los algoritmos podrían completar este algoritmo, haciendo imposible que la gente observe la realidad sobre sí misma. Durante unos años o décadas más, aún tendremos la posibilidad de elegir, y si hacemos el esfuerzo todavía podemos investigar quienes somos en realidad”.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...