Interés General

Desarmando un clásico: Physical Graffiti de Led Zeppelin

Marcelo Villano contó todo sobre un disco histórico que alguna vez diseñó la receta para convertirse en clásico.

lunes 05 Nov, 2018

En la década del 70 no se registraron cifras tan altas en ventas como en los 80, por esta razón si un artista o una banda alcanzaba los 8 millones de copias vendidas automáticamente cambiaba su valor como banda popular.

A partir del 24 de febrero de 1975 muchas cosas cambiarían para Led Zeppelin, y esos cambios comenzaron con una decisión artística de peso: tener total control sobre su obra, publicando su flamante nuevo disco “Physical Graffiti” a travez de su flamante sello propio, Swan Song.

Este sello no solo tenia la iniciativa de editar sus propios discos sino que además abrió sus puertas a bandas y artistas que los propios Zeps veian como potenciales nombres para su escuderia, uno de ellos fueron los Bad Company.

Physical Graffiti rompió el molde desde el formato vinilo doble con cuatro lados repletos de influencias musicales que iban desde el hard rock , rock and roll , soul, country , folk y hasta melodias pop, abriendo el abanico tanto como lo pudiera su portada de funda interna desplegable. El mensaje era claro: el álbum fue un autentico laboratorio musical aprovechado por una banda que venía funcionado como un reloj y que ademas en pleno ascenso.

La elección de la granja Headley en Hampshire ayudó a conseguir una atmósfera relajada para las primeras sesiones que rápidamente fueron dando sus resultados, así que mientras la banda le daba forma al material lo grababan en un estudio móvil instalado en la granja para registrar todas esa versiones primerizas de canciones que después terminaron en el resultado final del álbum.

Tomando a el batero John Bonham como fuerza conductora que le permitió firmar varias de las canciones del disco como compositor gracias a la variedad de arreglos e ideas musicales que aporto durante gran parte de este periodo, El título “Graffiti físico” fue acuñado por Page para ilustrar toda la energía física y escrita que se había utilizado para producir el conjunto.

Fueorn ocho las canciones que resultaron de las primeras sesiones, y muchas fueron sufriendo cambios hasta ir tomando la forma que el ingeniero Ron Nevison y la banda estaban buscando .

Dale Play a la historia completa de este discazo que se convirtió en un clásico indiscutido de la música.

 

LEETE TAMBIÉN...