Interés General

Cristian Aldana fue condenado a 22 años de cárcel por abuso sexual y corrupción de menores

En un fallo cuestionado pero histórico, el ex líder de El Otro Yo finalmente fue condenado a 22 años de prisión.

Exclusivo web
Cristian Aldana fue condenado a 22 años de cárcel por abuso sexual y corrupción de menores - Radio Cantilo

viernes 12 Jul, 2019

A sala llena y sin la presencia del acusado al momento de la lectura, se terminó el juicio a Cristian Aldana tras más de un año y medio, donde el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº 25 condenó al ex líder de El Otro Yo a 22 años de cárcel por considerarlo culpable de los delitos de corrupción de menores por cuatro casos de los siete que integraban la causa, con el voto de los jueces Gustavo Goerner y Rodolfo Bustos Lambert. La integrante del tribunal, Ana Dieta de Herrero,  votó en disidencia, solicitando 35 años, en línea con la exposición del titular de la Fiscalía General Nº 18 ante los Tribunales Orales Criminales y Correccionales, Guillermo Pérez de la Fuente, que había pedido la misma condena que la magistrada.

Teniendo en cuenta que los abogados representantes de las víctimas habían solicitado 40 y 20 años de cárcel respectivamente, y los defensores oficiales solicitaron la nulidad del juicio, planteando además que dos de los casos ya habían prescripto, y requiriendo que la condena no fuera mayor a los 25 años, la decisión del tribunal atendió el pedido de los letrados de Aldana.

El acusado se presentó en Palacio de Tribunales con un cartel que decía: “Sin defensa no hay juicio”, coincidiendo una vez más con su camino argumental, plagado de relatos contradictorios: negó conocer a algunas de las víctimas y luego contó situaciones en las que ellas estaban. Alegó despecho, complot, persecución por su trabajo en la cultura e insistió con la teoría de que todo se trataba de un plan de un grupo de mujeres “feministas, abortistas, piqueteras” liderado por Ariel Carolina Lujan, lo que él llama “agrupación UFEM”.

Después de que sus abogados pidieran su absolución, dijo estar sufriendo una “condena mediática” y se autodefinió como un “trofeo de guerra” de la Unidad Fiscal Especializada en Violencia contra las Mujeres (UFEM). Pidió no estar en la lectura del veredicto y cerró con un “Bendiciones para todos”.

El proceso fue de cuatrocientos catorce días de juicio, dos años y medio de preventiva, cuatro defensores, siete querellantes y ochenta y tres testigos.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...