Interés General

Explorando el costado femenino de Roly Serrano

El actor habló sobre "Casa Valentina", la obra de teatro que sacó a florecer su lado más sensible. Además reflexionó sobre el rol de la mujer en la actualidad, la sociedad machista y los beneficios de la actuación.

Explorando el costado femenino de Roly Serrano - Radio Cantilo

martes 31 Oct, 2017

Roly Serrano atraviesa uno de los momentos más reflexivos de su vida personal: se conectó con su costado femenino y ve el mundo desde la sensibilidad que ofrece el papel de Gogó, la mujer que interpreta en su obra de teatro Casa Valentina.

“Tomar la actuación como una terapia no está bien. Quizás a alguno le sirve, pero lo que tiene de bueno esta profesión es que cada vez que vas a afrontar a un personaje nuevo, buscás adentro tuyo, dónde está ese personaje. Una vez que lo encontrás lo sacás afuera, y cuando lo sacás, ves si te gusta o no te gusta lo que encontraste. Ahí tenés la parte terapéutica de todo eso”, explica. Y agrega, “cuando encontrás algo que no te gusta, tratás de sacarlo. Es un proceso, sacarlo y dejarlo afuera. Aunque decirlo es una cosa y hacerlo es otra”.

¿Qué sucede cuando un grupo de hombres se junta un fin de semana? Nada de fútbol ni asado, en Casa Valentina se disfrazan de mujeres y sacan su parte femenina afuera. La obra habla sobre el sexo y el amor, plantea cuestiones de fondo sobre estos temas con una visión ácida e inteligente.

Con un elenco conformado por Gustavo Garzón, Diego Ramos, Pepe Novoa, Boy Olmi, Fabián Vena, María Leal, Nicolás Riera, Cristina Alberó, Mariela Asensio y, por supuesto, el propio Roly, la obra se ha vuelto un show que mezcla el humor y entretenimiento con una enseñanza en particular: ser sensible te abre la cabeza.

Al respecto, el actor explica que “son hombres heterosexuales que les gusta sacar lo femenino afuera”, pero asegura que lo mejor de todo fue hacer contacto consigo mismo. “Una vez que encontré mi lado femenino lo pude desarrollar y me siento mucho más masculino. Los hombres tenemos una formación machista, somos criados como que el nene no llora, que hay que bancársela, pero de pronto encontramos algo maravilloso como la sensibilidad, algo que las mujeres tienen a flor de piel. Ser sensibles nos permite mejorar la calidad de vida en muchos sentidos”.

“Cuesta, como todo. Primero hay una dificultad de empezar a limpiar de adentro y sacar lo que uno tiene. Es aprovechar lo que tienen las mujeres y poder entenderlas también”, aclara.

“Creo que en general el elegir esta profesión un cree que al principio parece todo es muy lindo, muy bohemio. Si bien es una de las profesiones más lindas del mundo, cuesta tanto porque no solo dependes del talento, sino de la suerte, lo comercial, el medio. No es solo elegir e ir para adelante y las cosas salen bien, siempre hay obstáculos que se interponen en el camino”, concluye.

Si te interesó, podés escuchar la entrevista completa acá:

 

LEETE TAMBIÉN...