Interés General

Anécdotas imprecisas de rock: el mito de John Henry

Escuchá la historia de este héroe estadounidense de la mano del Gallo Bluguermann.

Anécdotas imprecisas de rock: el mito de John Henry - Radio Cantilo

jueves 05 Dic, 2019

John Henry es una de las figuras más populares de la cultura norteamericana. Su historia tiene una relación con la Guerra de Secesión, con la esclavitud, con el progreso. Fue ese mismo progreso el que terminó dando origen a una leyenda devenida en mito que dio nacimiento a dos subgéneros musicales.

Los años posteriores a la guerra civil norteamericana dejó para los sureños un problema: qué hacer con los prisioneros. La mayoría eran negros, por lo que decidieron alquilarlos como mano de obra esclava. Los enviaban a trabajar a minas de carbón, pero una de las primeras industrias que pidió trabajadores era el ferrocarril, que comenzaba a expandirse por todo el territorio pero para el que hacía falta aún la construcción de muchos de sus trazados.

Entre septiembre de 1871 y septiembre de 1872, la penitenciaría de Virginia alquiló 380 prisioneros a una de esas compañías. Entre ellos se encontraba John Henry, quien había nacido en 1847 en Nueva Jersey. En 1866 había sido sentenciado a diez años de prisión por meterse a robar en casas. Como muchos negros, cuando se desató la guerra civil, Henry se unió al ejército para luchar por la libertad. Pero cuando terminó el conflicto, fue expulsado.

En 1866 se estableció una oficina de negros liberados, pero la gente que la manejaba estaba muy lejos de ser afín a los derechos humanos y las libertades. Uno de los hombres que la dirigía era un ex soldado sumamente racista. Por aquel entonces había muchos trabajadores que se revelaron contras las pésimas condiciones en las que tenían que llevar adelante sus labores por lo que decidieron hacer un paro. Esa idea, por supuesto, no era del agrado de ningún blanco y mucho menos aún de quien dirigía la oficina, quien solía señalar a los que peleaban por sus derechos para que los detuvieran. Uno de los que cayó allí fue John Henry, aunque no se sabe a ciencia cierta si era culpable de todo lo que se lo acusaba, porque era una práctica común la de inventar causas.

A John Henry se le aplicó el código negro de Virignia, que decía que cualquier negro que quisiera alzar la voz iba a caer preso, hecho que se concretó el 16 de noviembre de aquel 1866. Para 1867, el 80% de la población negra de Virginia estaba en la cárcel. Cuando llegó el nuevo director de la institución, un republicano radical, puso en marcha el plan para alquilarlos como mano de obra esclava, para que los costos de mantenimiento del lugar no lo perjudicaran y para llenar las arcas del Estado.

Dos años después de haber ingresado a la cárcel, John Henry salió para trabajar en una de las líneas ferroviarias como esclavo. Según cuenta la leyenda, todo cambió cuando John descubrió que desde la empresa habían adquirido martillos a vapor para realizar las mismas tareas que él debía concretar. El buen Henry, decidido a luchar por su trabajo, decidió enfrentarse a la máquina para demostrar que él podía hacerlo mejor y más rápido. El mito dice que fue allí donde murió, aferrado a su martillo.

Los trabajadores sabían que el martillo los podía matar, por lo que tenían un ritmo para utilizarlo al tiempo que cantaban una canción. No podían irse de ese ritmo, porque si lo aceleraban tenían más chances de morir por el peso de la herramienta. Allí es donde nacen las hammer songs y a la balada de John Henry.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...