Interés General

Algunas puertas deberían permanecer siempre cerradas

El arte en la literatura de terror ¿aparece? En la última edición de Una Clínica de Todo, Facundo Patronelli trajo un fragmento de Apartamento 16, el cuento de Adam Nevill. No te pierdas del terror.

Algunas puertas deberían permanecer siempre cerradas - Radio Cantilo

jueves 28 Mar, 2019

Adam Nevill es un inglés contemporáneo nacido en 1969 que escribió muchas novelas y algunos cuentos de terror. Se caracteriza por la cercanía a las artes en cada una de sus obras. Apartamento 16 es la historia de un edificio que existe en verdad y tiene de protagonista a una chica de Norteamérica que llega para tomar posesión del departamento de su tía abuela y acomodar algunos papeles.

 

Desde el departamento de abajo (que estaba vacío) ella escuchaba durante la noche ruidos de pisadas, sonidos de gente y de fiestas. Se quejó con el portero del edificio, Seth, un cuidador nocturno que durante los días era un pintor frustrado. Él logró ingresar al departamento y encontró una serie de obras que lo inspiraron para finalizar la suya, convirtiéndose en un actor clave del relato.

 

Nevill maneja muy bien la “Ghost Story” y bajo la influencia de James, se le agregan algunas características a las historias: los cuentos de horror suceden en Inglaterra o en las Islas Británicas, el protagonista siempre es naif e ignora lo que está pasando y el objeto por el cual se desarrolla la historia siempre deviene en un portal hacia el terror.

El terror tiene muchos subgéneros: el horror donde hay apariciones, las matanzas y el arte. El arte no está tan estudiado por los autores contemporáneos, aunque hay algunas excepciones. En Una Clínica de Todo revisaron autores, cuentos y objetos que revelan el arte en el arte del terror.

 

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...