Interés General

#AcaLoHacemosMejor: Diferencias entre el punk británico y el argentino

Argentina es la tierra donde el punk se mantiene vigente a pesar de los años, por eso hicimos este repaso de sucesos que nos asemejan o separan del movimiento anglosajón.

#AcaLoHacemosMejor: Diferencias entre el punk británico y el argentino - Radio Cantilo

martes 08 Oct, 2019

Corría el año 1977 y desde Europa llegaban rumores acerca de una nueva ola de músicos conformada por gente enojada arriba de un escenario que decía todo lo que no se debía, en canciones tocadas a toda velocidad. Agrupaciones de pocos integrantes, que tenían como polo opuesto a bandas como Pink Floyd, nada de sonidos experimentales, no más solos de guitarra, cortito y al pie, cantaban versos anarquistas contra el sistema.

Si hablamos de un punto de partida debemos mencionar a los Sex Pistols, un producto sí, pero súper exitoso. Cantaban en contra de su majestad en Inglaterra y eso era un montón. La historia es conocida, solo sacaron un álbum pero empezaron algo que sin dudas traería un coletazo hasta nuestros horizontes, que aún hoy perdura.

La revista “Pelo” contaría las andanzas de estos “Rebeldes sin causa”, y Pedro Braun quien viajaría a Europa a visitar a su familia polaca, pasaría por Londres a ver qué era eso que estaba sucediendo. Allí es que descubre a otros como él y regresa a Argentina para contarlo, cargado de discos que le servirán de inspiración. Se convierte en Hari B y arma lo que inicialmente bautizó como Los Testículos, luego devenido en Los Violadores. (Y si, esos eran los nombres con los que se jugaban la reputación).

Debutaron en el año ’78, pero en nuestro país el movimiento naciente del punk empezó de a poco y en silencio. Si pensamos en el contexto, Argentina se encontraba bajo dictadura militar, por lo que no había libertad para decir lo que se pensaba y mucho menos para curtir la onda de un movimiento que venía de un país enemigo.

Cito a revista sudestada que lo define certeramente:

“Mientras, en una Buenos Aires celada por Falcons verdes, algunos adolescentes que se sienten incómodos con el diseño social que ofrece la dictadura labran su propia rebelión, que no tiene ningún punto de contacto con la de la generación que las Fuerzas Armadas están exterminando en ese mismo instante”.

Entre el ‘80 y el ‘83 poco sabemos de la movida punk más que por algunas pocas bandas que tocan en bares para algún grupo de parias, hasta que llega el momento en donde la banda de Hari B, Pil-Trafa y otros, logra una visibilidad inusitada.

“INCIDENTES Y ESCÁNDALO en la universidad de Belgrano”, titularon los periódicos para dar cuenta de lo que había ocurrido la noche del 14 de julio de 1981.

Durante esa velada, los miembros originales del grupo habían salido con marcadores a corregir los afiches que los organizadores habían pegado por la zona con el nombre “Los Voladores“, agregándoles una simple letra “i” que provocaría un gran revuelo.

Según las crónicas de la época, la noche finalizó con unas 200 personas detenidas en la comisaría 33, que fueron apresadas tras los desmanes provocados por la canción “Represión”, que causó un auténtico caos en el teatro de la Universidad.

La mayoría se fue en una hora pero nosotros estuvimos un día adentro. Y nos abrieron una causa: disturbio político en veda política”, recordaría Pil-Trafa años después. Desde ese momento el grupo acaparó la atención de la prensa y fue así como Los Violadores se transformaron en la cara del punk nacional.

El resto es historia. “Uno, dos, ultra violento”. “Represión”. El movimiento de la contracultura estaba vivo, seguían siendo el blanco de la policía y les costaba tocar en vivo. Se vestían como los Sex Pistols y fueron la banda más relevante en su género en Latinoamérica.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...