Interés General

“200 Golpes de Jamón Serrano”: realismo crudo y algo de teatro

Gustavo Garzón habló con Cuchi Calderón sobre su nueva obra junto a Marina Otero donde su personaje tiene la particularidad de ser él mismo. Conocé cómo es esta obra donde lo primordial es descubrir la verdad que camufla la actuación.

“200 Golpes de Jamón Serrano”: realismo crudo y algo de teatro - Radio Cantilo

lunes 28 Ago, 2017

Es una experiencia diferente, no es el teatro que la gente está acostumbrada a ver. Tiene más que ver con lo documental, tiene otro tipo de relato. Se parte de nosotros mismos, cada uno es quién es”, apuntó Garzón para definir a la nueva obra que protagoniza.

Contamos el proceso de gestación de este encuentro entre dos generaciones distintas y dos maneras de vivir el arte del teatro”, aclaró. Al tiempo que agregó que Marina “es una líder de vanguardia del teatro de Buenos Aires y yo soy un actor acostumbrado a transitar los caminos comerciales de la actuación, entonces lo que contamos es cómo hicimos para hacer este encuentro”.

Sobre el proceso de gestación de esta obra que resulta ser un encuentro con todo aquello que los actores esconden a la hora de montar una obra, es decir su lado más personal, Garzón comentó que “cuando me acerqué a Marina buscaba verdad escénica que nunca encontré en la ficción, buscaba meter el cuerpo también. Quería bailar, cantar, tocar la guitarra. Ella de alguna manera fue buscando la manera de que me acerque a esa verdad y haga lo que siempre había tenido ganas de hacer: sacar mis emociones más íntimas. Buscando esa verdad, descubrí que es la mía más propia. Igual la obra tiene un 80% de verdad, de realismo crudo. Lenguaje directo, no andamos con sutilezas”.

“Cantamos y bailamos, es un espectáculo muy vistoso, interesante y conmovedor. Cuando se parte de la verdad y de aquello de lo que uno nunca cuenta, sin apelar al golpe bajo, termina siendo algo que la gente aplaude de pie”, concluyó.

LEETE TAMBIÉN...