Entrevistas

Walter Nelson: “El periodismo es tener pasión permanentemente todos los días”

El relator pasó por el aire de “Lo Artesanal” para hablar con Juan Di Natale acerca de su nuevo libro, “Tatán Tatán. Mis tres pasiones: fútbol, boxeo y periodismo”, en el que repasa la historia de su vida ligada a la profesión que ama.

Walter Nelson: “El periodismo es tener pasión permanentemente todos los días” - Radio Cantilo

jueves 26 Sep, 2019

 

Es uno de los relatores deportivos más importantes de nuestro país, querido por el público gracias a su forma de contar lo que sucede con latiguillos imborrables y una verdadera pasión que se trasluce cuando habla de lo que más le gusta.

Walter Nelson acaba de publicar un libro que recopila parte de su vida, sus comienzos, el desarrollo de su carrera y cómo debe adaptarse a la actualidad para mantenerse vigente ante una nueva forma de hacer periodismo. “Tatán Tatán” –de Editorial Planeta– se presentará el lunes 7 de octubre, en la Universidad de Palermo, desde las 19 junto a personalidades del fútbol, boxeo y el periodismo.

“Es un poco de todo, el título fue idea de Nacho Iraola (actualmente director del Grupo Planeta), ya que el título original eran ‘Mis tres pasiones’ y él me dijo que le gustaría que tenga uno de los latiguillos que uso cuando relato fútbol. Inmediatamente le dije que sí”, explica el relator. Y agrega “habla mucho de mi vida personal, mi carrera durante 47 años, además que hay un montón de anécdotas de futbol, boxeo, viajes. Fundamentalmente sobre el periodismo, lo que fue cuando empecé y lo que es hoy con tantos cambios. En fin, la vida misma”.

Walter comenzó su carrera profesional a principios de los ’70, cuando la escena de los medios distaba muchísimo de ser como en la actualidad. Asimismo el modo de hablar, escribir o referirse al otro en los programas de radio y tv. Según él,  hoy “quizás se ha perdido un poco la educación y el respeto por la opinión del otro. Quizás se valora mucho más los gritos que escuchar y debatir”, aunque aclarara que “se mantienen cosas importantes que tienen que ver con el periodismo como la investigación, producción, curiosidad e impaciencia que tenemos que tener los periodistas para abrazar esta profesión con mucha pasión”.

“En el libro hablo de los grandes maestros que había cuando empecé, de un vocabulario y nivel intelectual superlativo. Los Héctor Larrea, Osvaldo Caffarelli, Horacio García Blanco, Antonio Carrizo. Quizás a los pibes más jóvenes que hoy empiezan la tecnología los ha atrapado de manera tal que los libros pareciera que mordieran un poco. Se ha perdido eso, la lectura, como para poder introducir en tu trabajo cosas importantes que tienen que ver”, dice.

Las palabras del relator llegaron el mismo día que se corrió el rumor de la posible llegada de Zlatan Ibrahimovic a Boca Juniors, algo que fue desmentido por el manager del propio jugador.

“Leí lo de Zlatan y parece raro. Hay que chequear por varias fuentes. Lo daban como un hecho en lugar de ver que era una pequeña bolita de humo. Cuando el que está del otro lado lo escucha o lee, le pierde credibilidad al que lo dice.  Antes tenías que agudizar el ingenio, ser más inteligente, empezar a rastrear por todos lados para conseguir información, donde hoy se la consigue mucho más rápido. La primicia dejó de ser primicia por las redes sociales que te informan a cada segundo, antes tenía mucho valor. Daba mucha satisfacción ser los primeros en sacar algo que luego se replicaba”, comenta.

Casualmente esta es una de las temáticas que aborda en “Tatán Tatán”, material en el que también analiza cómo debió readaptarse para no quedar fuera de este sistema, pero manteniéndose fiel a lo que aprendió a lo largo de estos años.

Cuando empezamos había pocos medios, teníamos que hacer las inferiores como los relatores de fútbol, yo quería relatar y no podía porque no estaban los medios necesarios o no había fuentes laborales para poder hacerlo. No se transmitían tantos partidos como se hace hoy en día. Pocos saben que me tuve que ir a Chacabuco durante 10 años todos los fines de semana a relatar la liga regional, con cabinas de transmisión que nada tienen que ver con los estadios que luego conocí. Me fui adaptando a todo por la pasión que me atrapaba”, explica.

Y agrega: “Lo que veo hoy en los más jóvenes es que arrancan desde muy arriba, sin subir los escalones previos y entonces los errores se cometen mucho más. Yo cometí muchos errores y los sigo cometiendo, pero cuando empecé, y me escuchaba, me decía que cada transmisión tenía que ser mucho mejor. Lo que hay que tratar es de no perder el periodismo, eso es universal y no se va a perder. Tratar de sacrificarse y tener esta pasión permanentemente todos los días”.

Consultado acerca de sus otras dos pasiones más allá del periodismo, Nelson reveló que “el fútbol y el boxeo vinieron casi de la misma mano. El boxeo lo llevaba en la sangre por mi papá que me llevaba al Luna Park a los nueve años. Sin darme cuenta me fue pasando que estaba relatando los dos deportes, cuando generalmente hacés uno u otro. En mi brazo derecho me tatué una pelota de fútbol y dos guantes de boxeo”.

 

Acerca de “Tatán Tatán”:

“Walter es relator de profesión y por naturaleza. Pudo haber sido el mejor bailarín de salsa de cualquier certamen y nadie baila «La quiero a morir» mejor que él. Su garganta inoxidable y su alma deportiva lo convierten en el gran protagonista del show cuando un delantero entra al área o cuando un campeón sube al ring. De la vieja guardia y de buenas costumbres, supo mantener su vigencia en los tiempos modernos, caracterizados por la altanería, los desafíos ordinarios y la ignorancia.”

Osvaldo Principi.

“En una época donde para relatar fútbol hay que gritar, en la que se exageran los tonos hasta en los saques laterales, en la que hay que ser el más fanático de los fanáticos, Walter no encaja. Su tono exacto, la inteligencia que demuestra al entender cuándo subir la voz y cuándo modular de otra manera lo hicieron diferente. Hoy por hoy, Walter está en el podio de los grandes relatores. Por eso este libro, por eso su trayectoria, por eso su familia, su barrio, su club, su historia, su relato. Su vigencia.”

Alejandro Fabbri

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...