Entrevistas

Una historia llena de experiencias paranormales

Rodrigo García Ferreyra llevó al estudio Norberto “Ruso” Verea un invitado especial. Entrá a la nota y volvé a escuchar el testimonio completo.

Una historia llena de experiencias paranormales - Radio Cantilo

miércoles 17 Jul, 2019

Walter Asencio lleva más de una década trabajando en dos morgues. Pero además de eso, tiene el don particular de ver y percibir cosas que escapan de lo normal.  “Durante años le consulté a mi vieja que me dijera la cuestión de la muerte de su viejo, que murió seis meses antes de que yo naciera. Nunca me quiso comentar y ayer por primera vez me mandó un audio comentándome lo que pasó: que tuvieron que exorcizar la casa, porque él muere en agosto, yo nací en febrero del 87, y en el medio las puertas se abrían y se cerraban a la madrugada. A las seis de la mañana, cuando mi abuelo se levantaba para ir al trabajo, se vestía y se ponía un perfume que a la mañana se sentía ese olor en la casa. Mi abuela sentía que se le acostaban al lado, hasta que exorcizaron la casa”, comenzó relatando.

Cuando tenía apenas cinco años, un día viendo fotos con una de sus tías, identificó a su abuelo en una de las imágenes y le dijo “él se queda parado y me mira en la cama cuando yo duermo”. Aunque eso no volvió a sucederle, sí hubo otras ocasiones en las que podía percibir historias pasadas de las casas que visitaba. En la casa de un compañero del secundario, cuando pasé por la escalera sabía que ahí había muerto alguien. Era la sensación de que era una persona mayor que quedó desangrándose en la escalera”, agregó y contó que la madre de su amigo, luego, le confirmó que eso realmente había pasado.

Otra de sus historias está ligada a un objeto que puede resultar terrorífico para algunos: “fui a ayudar a una mudanza y la mamá de una amiga me dio una muñeca. No se mueve sola, pero en casa le ponés Snapchat y saca la lengua”, relató.

Dale play y reviví junto a Walter todas sus experiencias paranormales en Hagan Correr La Voz.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...