Entrevistas

Tomás Pérez Vizzon: “Esta cuarentena saltea un montón de pasos hacia la digitalización de nuestras vidas”

El director de Anfibia Podcast habló sobre la actualidad de nuestro día a día sumidos en las pantallas durante la cuarentena.

Tomás Pérez Vizzon: “Esta cuarentena saltea un montón de pasos hacia la digitalización de nuestras vidas” - Radio Cantilo

lunes 06 Abr, 2020

Tomás Pérez Vizzon es el director de Anfibia Podcast y se especializa en cultura digital. Además de conducir el podcast Todo es fake, actualmente está al frente de Muy en una, una producción en la que se abordan diferentes dimensiones de los cambios de paradigma que se fueron presentando con la cuarentena obligatoria a raíz de la expansión del COVID-19. Una de esas dimensiones fue, por supuesto, la vida a través de la mediación de las pantallas y las videollamadas. “Hay plataformas que te cuidan un poco más y hay otras a las que hay exigirle que lo hagan. Hay que exigirles a los Estados que se encarguen de crear algún tipo de regulación para que, por lo menos, no vendan tus datos para fines que vos no querías. Hay que ser consciente de eso: cuando uno se expone frente a una cámara y lo está subiendo a internet, siempre va a estar en algún lado”, explicó.

 

Cuchi Calderón: En un momento, en el podcast, decís que tal vez una o dos veces al día todos nos preguntamos sobre lo que estamos pasando y necesitamos hacer una videollamada, estar en contacto con alguien. ¿Con qué te encontraste cuando te hiciste esa pregunta?

Tomás Pérez Vizzon: Todo el tiempo estás en pantalla y necesitás ahora hacer otras cosas. Pero, ¿por qué estamos todo el tiempo en pantallas? Por obligaciones laborales, pero también porque uno necesita constantemente de otro, sentirse acompañado y poder compartir esta situación bastante angustiante que es la de estar encerrado en tu casa sin poder hacer un montón de cosas que no están mediadas por pantallas. La manera de hoy llevar una vida cuasi normal es a través de estas videollamadas, que tienen su parte positiva de encontrarte con un montón de gente. Es un una manera de sobrevivir a esto que nos está pasando.

 

Facu Díaz: ¿Cuáles son las cuestiones negativas que nos impone esta posibilidad de estar conectados?

TPV: Hay uno que es el tema de la ansiedad. El estar expuesto todo el tiempo y la necesidad de tener a alguien en la pantalla nos provoca algo de ansiedad. Ustedes seguramente lo notarán en su día a día, cuando necesitan ver notificaciones o quién está conectado. Todo el tiempo tenés que estar y eso genera ansiedad y malestar. Por otro lado, la cuestión de que seguramente nos estemos conectando a plataformas que no son lo más seguras y lo más privadas posibles. Entonces están surgiendo algunos casos como el de Zoom, que es la que se hizo más famosa en estos días, y han tenido que pedir perdón, diciendo cómo estaban utilizando los datos para hacer determinadas cosas. Sobre todo en ámbitos laborales y educativos se usa y las personas que se conectaban a través de Facebook estaban otorgando una cantidad de datos personales que no eran necesarios. Después hay otra cuestión que es la de que el anfitrión, en las cuentas pagas, tiene la posibilidad de grabar la conversación, tiene la posibilidad de mutear a personas, tienen la posibilidad de echar a personas, tiene la posibilidad de saber si la persona que está en la conferencia está prestando atención porque Zoom notifica al administrador que una persona cambió la pestaña o que no está mirando a cámara. Entonces para cuestiones laborales y educativas es muy complejo y por eso se reclama que se utilicen otro tipo de plataformas.

FD: De una forma colectiva, ¿tenés idea acerca de cómo esta etapa va modificando las relaciones personales que están mediadas por una pantalla?

TPV: Yo creo que lo que está haciendo esta situación de cuarentena total en la mayoría de los países del mundo es saltear un montón de pasos de la digitalización de nuestras vidas. Creo que esto no es un estado de excepción, me parece que hacia ahí vamos. Obviamente va a ser mucho más lento, esto es un golpazo. Pero hay un montón de cuestiones que yo creo que van a quedar, como la cuestión educativa. Hay otro tipo de vínculos como ir a terapia o hablar con un amigo con el que te tenés que tomar tres trenes para ir a tomar unos mates, por ahí lo hacés vía conferencia.

 

CC: Yo ahí estoy totalmente del otro lado. Creo que va a haber una necesidad de tocar lo real y estar cursando, tomando mates. Porque al estar mediados por una pantalla es como si hubiese más nostalgia del contacto físico.

TPV: Ojalá tengas razón. Pero yo creo que no. Creo sí que vamos a pasar por un montón de etapas con la tecnología, que va a haber muchas instancias de detox digital o instancias en las que se instale dejar el teléfono y toda una movida de reconexión hacia el cuerpo. Yo creo que va a crecer como acotado, pero después hay un montón de cosas de nuestra vida hacia lo digital que yo creo que van a seguir creciendo y que esto es una demostración de lo que se nos viene. Esto es un shock, es el 100% de nuestra vida digital. Pero sí de a poco se va a ir yendo hacia una conexión más digital. A la gente más chica, de 12, 13, 14 años, casi no le cambió la vida. Porque un chico hoy sale del colegio y se va a jugar con sus amigos pero cada uno en su computadora y comparten un montón de experiencias a través de esos juegos. Eso ya está sucediendo y nuestras vidas van hacia ahí, a compartir en esos lugares.

 

FD: En todos estos cambios, ¿cuál es, personalmente, el que más te entusiasma?

TPV: Me parece que algo que está bueno es lo de la educación. Todas las instituciones educativas tienen que combinar lo online con lo offline. Hay una demostración ahora de docentes e instituciones que intentan hacer algo diferente y otras que revolean PDF. Eso no es digitalizar la educación. Mandarte link y pedirte que después hagas una tarea no es digitalizar. Creo que la educación se va a llevar algo positivo. Creo que en los viajes va a haber un cambio. Capaz nos viene bien. Sobre todo en los viajes laborales.

 

FD: Está bueno pensar, una vez que pase todo esto, qué nos va a quedar.

TPV: Algo interesante, que es lo que planteaba Natalia Zuazo, es esta idea de que esto es un simbronazo para el mundo como lo fue en 2001 lo de las Torres Gemelas. Eso planteó, a nivel informático y global, la idea del terrorismo y de la posibilidad de violar y hackear información. Y me parece que esto lo que va a dejar, en 2020, la cuestión de qué van a hacer los Estados y nosotros con los datos personales. Si se los vamos a entregar o no. Sin ser China, que manipula todo pero pudo reducir la pandemia en pocas semanas, porque tienen todo geolocalizado. Si algo deja la pandemia es la importancia de los Estados en todo esto. Y si quieren enfrentar futuras pandemias, de alguna manera van a tener que tener nuestros datos para saber dónde estamos, a quién contagiamos. Vamos a tener que concientizarnos de que algo así va a suceder. Una especie de Tinder de nuestros datos de salud, donde el Estado sabe, si estuviste infectado, dónde estuviste todo el día y qué cantidad de personas estuviste contagiando. Hay un debate que se va a tener que dar.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...