×

Entrevistas

Sol Pereyra: “México es un trampolín para todo”

La cantante y actriz argentina volvió a vivir a nuestro país y pasó por el aire de Dale para contar su experiencia afuera y tocar algunas de sus canciones en formato acústico.

Sol Pereyra: “México es un trampolín para todo” - Radio Cantilo

lunes 25 Nov, 2019

Sol Pereyra nació en Mendoza, vivió gran parte de su vida en Córdoba pero luego se instaló en México para dedicarse de lleno a su carrera en solitario. Fundadora de Los Cocineros en 2001, la cantante se mudó hace una década y desde entonces editó cuatro discos de estudio, el último de ellos publicado en 2017. Y este 2019 la encontró presentando un nuevo EP, titulado Resisto. “México es el trampolín para todo. De México repercute para todo el resto de Latinoamérica, para Estados Unidos y para Europa incluso. Yo me di cuenta que el mexicano es más abierto al rock latinoamericano”, explicó.

Gustavo Olmedo: ¿La cuestión combativa que te caracteriza está en tu ADN?

Sol Pereyra: Sí, conociendo a mi madre y a mi abuela son bastante comprometidas con sus ideas y son de luchar por eso.

 

GO: ¿De qué forma?

SP: Mi abuela ideológicamente está en un lugar medio opuesto a mí, sin embargo siempre la he respetado mucho porque más allá de que en algunas cosas no piense como ella, se ha puesto firme con defender lo suyo. Mi mamá es docente, es profe de danza, y también ha sido una persona siempre muy comprometida, haciendo un laburo muy fuerte desde la educación y comprometida con las causas de los docentes, una tipa muy luchadora.

 

GO: El último EP se llama Resisto. ¿A qué resistimos en este caso? ¿Es una canción, es un concepto?

SP: Es un poco un concepto. Yo viví diez años en México, estoy hace dos años viviendo en Buenos Aires. Nunca había vivido en esta ciudad y para mí fue muy fuerte el cambio cultural, idiosincrático. En México hay algo que me llevaba a una manera de cómo es la cosa en Córdoba. Y después sostener una carrera de veinte años haciendo teatro, haciendo música. Para mí sostenerla es una manera de resistir: es decir “acá estoy, con un montón de cosas que a veces son hostiles”. Puede tener que ver con las posibilidades de tocar en los escenarios, que han sido más duras para las mujeres porque tienen más cabidas, están menos visibilizadas, hasta por cuestiones económicas, políticas. A veces se pone más duro. Eso es más latino, porque México también es re duro. Me pareció un poco, en este momento, decir “me hago cargo, resisto”.

GO: ¿Alguna vez te analizaste o analizaste eso que te sucedió cuando sonó el teléfono en tu casa y te llamaron para cantar con Julieta Venegas y cambió tu vida?

SP: Sí, lo pensé con mucha distancia. En el momento no, pero a la distancia sí reviso un poco lo que pasó. Esa cosa media ingenua, impulsiva, me hace no tener conciencia de ciertas cosas. Pero después también la sensación es que pasaron un montón de cosas que me pregunto “¿sabés lo que pasó?”. Por eso a veces también me juega una mala pasada la memoria, porque he sido tan a lo bestia que después digo “qué paso, qué no, qué soñé, qué no”.

 

GO: ¿Nunca pensaste si hubo algo que te llevó a ese momento?

SP: Yo creo que justo en ese momento, cuando vino ese llamado, yo estaba empezando a quebrar con cosas que me tenían en un lugar incómoda pero cómoda. ¿Viste cuando algo te jode pero estás ahí porque si cambias te cagás un poco de espanto? Y en un momento empecé a cortar. Y en medio de eso apareció algo que fue una grandísima ayuda para definitivamente hacer el corte con un montón de cosas que de alguna manera no estaban tan buenas.

 

GO: ¿A México te fuiste sola?

SP: Fui sola. Hice amigos rápido. Todo lo que te dicen que no tenés que hacer, lo hice. Me acuerdo que me tomé un taxi, el taxista se llamaba Eduardo y hasta el día de hoy es mi amigo. Él y su familia. Estuve sola, pero me sentí muy cómoda allá.

 

GO: Cuando te venís a vivir a buenos Aires, ¿cómo es que tomás esa decisión? ¿Por qué?

SP: Porque de alguna manera como nunca planifiqué irme a vivir a otro lado, sabía que en algún momento iba a querer regresar. Quería que mi base fuera acá. De acá viajar para todos lados, pero quería tocar incluso con mi proyecto en todas las provincias. Fantaseaba con venir, comprar un auto e irme manejando y andar por todos lados. No me compré un auto, pero desde que llegué no paré de tocar, grabé el disco, conocí gente nueva, interactué con un montón de músicos y músicas de acá. Era mi deseo. Quería hacer esa experiencia acá.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...