Entrevistas

“Sin Remordimientos”: el libro argentino de Sepultura

Ariel Osvaldo Torres escribió una biografía del grupo brasilero que cuenta con testimonios exclusivos.

“Sin Remordimientos”: el libro argentino de Sepultura - Radio Cantilo

jueves 08 Ago, 2019

 

Marcelo Villano: ¿Qué le sumaste a la reedición del libro? 

 

Ariel Osvaldo Torres: Se dio porque la edición original del libro, fue en el año 1998. El año pasado se cumplían 20 años y un gran amigo me propuso relanzarlo. Ahí se me ocurrió lo de agregar nuevo contenido, por eso digo que la edición es ampliada y reeditada. Una cosa que favoreció mucho a esta edición fueron las redes sociales. Piensen que en el 98′ que no había internet, nos manejábamos mucho con las revistas y las llamadas telefónicas. Yo los entrevistaba cuando venían a la Argentina y además el mercado estaba diferente, se organizaban cosas que me daba un acceso constante a Sepultura. 20 años después, cuando surge esta idea me encuentro con que a través de Facebook, Instagram y otras redes sociales, podía acceder a un montón de gente que nunca encontré en esa época. Eso me movilizó a agregar cosas nuevas con nuevos testimonios y hacer mejor la historia.

 

Cristian Hendriksen: ¿Qué creés que hace diferente a este libro de otros que hablan de Sepultura?

 

AOT: La principal diferencia está en la cantidad exclusiva de testimonios que tiene la biografía. Nunca conté ni las horas ni la cantidad de personas, pero les aseguro como fan de la banda que tengo todos los libros, ni siquiera la biografía oficial de Sepultura tiene tantos testimonios como la mía. Sepultura el año pasado sacó un documental, más allá de que podemos juzgar o no que no está Max Cavalera, hay muchos testimonios tremendos como los de Metallica o Anthrax. Pero esos músicos apenas fueron influencias de Sepultura, no cuando nacieron en Belo Horizonte. Mi libro, su punto más fuerte, es que repasa toda la etapa underground del grupo en 1984. Un año después graban su primer disco, cuando tenían 14, 15 o 16 años. Yo viajé a Brasil, levanté testimonios de primera mano. Por eso les gana en años luz.

 

CH: ¿Qué es lo más rico que encontraste de esa etapa?

 

AOT: Y sobre todo la historia de unos niños, estudiantes de colegio secundario, que influenciados por las bandas americanas y europeas de trash metal, de la nada, lograron ser una banda internacional muy grande. En 1996 ellos tocaron en Inglaterra, en el icónico festival de los 80’s cuando estaban todos los grandes. La banda principal era Kiss, la segunda Ozzy Osbourne y la tercera Sepultura. No había antecedentes en la historia de la música sudamericana. Si vamos a la etapa underground, a ellos les pasaban cosas que a mi me pasaban en Argentina. Yo tengo la misma edad que ellos. La bandas que ellos escuchaban en Belo Horizonte eran las mismas que yo acá. La forma de vestirse de ellos era la misma.

 

CH: Dijiste que llegás a 1997 porque es cuando se va Max Cavalera, ¿por qué lo recortás así?

 

AOT: Mirá, en realidad fue todo una casualidad porque cuando yo edito la edición original del libro un año después. Pero yo lo empecé a escribir en el año 1995, dos años y medio antes de que se vaya. Fue una sorpresa total. Imaginate que cuando estoy terminando de hacer el libro, me llega una noticia de Estados Unidos que se va de la banda y que no se sabía si Sepultura se iba a separar. Se demoró prácticamente un año porque tomé la decisión de agregar capítulos nuevos, entonces el libro terminó cerrando perfecto: la ida de Max Cavalera, la llegada de un nuevo cantante y la formación de Soulfly. Entonces quedó ese recorte.

 

 

MV: Hay un testimonio que conseguiste que es Wagner Lamounier, líder de Sarcófago y muy conocido del underground, ¿qué decía él?

 

AOT: Mi libro es el único que contiene testimonios de él. Fue el primer cantante de Sepultura, y después pasó a formar parte de Sarcófago. Entre ellos se arma una guerra, una competencia muy fuerte que llegó a la violencia, a las peleas callejeras en Belo Horizonte. Cuando vino a Buenos Aires en 1996 tuve la suerte de entrevistarlo y la verdad es que me dijo que iba a hablar por primera vez porque dijo que quería que su opinión esté en su libro. Dijo que eran cosas de pibes, que eran productor de su edad. Recién estaban en plena efervescencia metálica en una ciudad muy cristiana y evangelista. 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...