×

Entrevistas

Sergio Pujol en Anochece Ferpecto: “El Año de Artaud”

El historiador y escritor especializado en música popular presentó su último libro en los estudios Roberto "Ruso" Verea en una charla imperdible.

Sergio Pujol en Anochece Ferpecto: “El Año de Artaud” - Radio Cantilo

martes 07 May, 2019

Marcelo Villano: ¿Cómo podemos definir a “El Año de Artaud”?

 

Sergio Pujol: Se podría leer como una biografía de Spinetta a lo largo de un año. De hecho, cada capítulo es un mes, lo que pasa es que no trata exclusivamente de él o el rock. Busca conectar dos registros históricos: la política y la música. Alrededor de esos dos ejes y la vida cultural de esos años, sobre todo porque los artistas y los políticos se nutrían de ese entorno.

 

MV: ¿Cuál es el contexto social y político previo al lanzamiento del disco?

 

SP: La antesala inmediata es el final de la dictadura de Lanusse. Hay que tener en cuenta que de 1966 a 1973 se vivieron dictaduras personalizadas porque el ejército comenzaba a tomar las riendas. En rigor de verdad, no eran solamente ocho años de dictadura. Uno puede decir que el rock argentino, y acá una de las temáticas del libro que estoy presentando, recién en 1973 vivió en libertad, ya sea que tomemos “Rebelde” de Moris, o los éxitos de Los Gatos. Se trata de expresiones musicales bajo fuerte represión, sobre todo en lo cotidiano. Un famoso comisario llamado Margaride, presentó un programa de adecentamiento público en televisión con normas insólitas: las parejas heterosexuales no podían besarse en público, una feroz persecución al movimiento gay y ni hablar de la represión y la censura en el periodismo y lo cultural. Bajo esas condiciones se fue desarrollando una música, que al principio era sólo comercial. Algunos jóvenes se empezaron a diferenciar y ahí aparece el concepto de música progresiva, enfrentada al de música complaciente, como la definía la Revista Pelo. El rock no se identifica como una música anti-tango o folclore. El enemigo era la nueva ola: Palito Ortega, el Sandro melódico, Sergio Denis y algunas estrellas internacionales que se convirtieron en las bestias negras de los rockeros, como Roberto Carlos. Lo que me llamó la atención y de algún modo me motivó a hacer este libro es que entre el 72 y el 73, el rock argentino pega un salto exponencial: hay más discos, músicos y aparece la primera revista especializada, como la Pelo.

 

MV: Y ahí aparecen los sellos discográficos, ¿no?

 

SP: Si, sobre todo entre Trova y Mandioca que eran bien independientes y las más grandes, multinacionales, aparecieron Music Hall y Microfon, que eran nacionales y venían del tango y el folclore y que empiezan a presentar un catálogo rockero interesante. Por ejemplo convocan a músicos jóvenes para ser productores, como Billy Bond. Esto es un cambio importante en el paradigma de la grabación y la producción de la música argentina porque antes eran adultos que venían de otra cultura musical. A partir de ahí los músicos eligen las tapas, quiénes lo producen, dónde.

 

MV: ¿Por qué el año 73’ es considerado una era en sí misma?

 

SP: Tenemos el fin de la dictadura, las elecciones del 11 de marzo, el triunfo de Cámpora con la juventud al poder. Perón está en España y si bien la juventud colabora de una manera sustancial para su regreso, él tiene una relación ambigua con ellos. Para algunos los usó, para otros no. Hay una renovación de los cuadros políticos, aparecen los jóvenes que participaron de las organizaciones armadas relacionadas al peronismo, hay una amnistía política, salen los presos políticos, y empieza la movida para el regreso de Perón. El asunto es que finalmente logra volver, hay una masacre en Ezeiza, que es una emboscada de la ultraderecha peronista, con López Rega a la cabeza. Después viene la segunda elección, que gana Perón con el 60 por ciento de los votos y a las 48hs los montoneros asesinan a Rucci. Todo en un año.

 

MV: Y mientras tanto explota el rock.

 

SP: Mientras tanto salen 25 discos de rock, el folclore sigue allá arriba con Mercedes Sosa, Cafrune y Guarani. Se trata de la canción de protesta.

 

Cristian Hendriksen: Te he escuchado comentar que el 50% de la población argentina era joven, ¿es así?

 

SP: Efectivamente. Es la primera elección en la argentina con una mayoría de jóvenes en la población. Es un crecimiento demográfico enmarcado en lo que pasaba en Europa con el baby boom. Es la aparición de un nuevo actor político, social y cultural que es el joven tomando las riendas de su propio destino.

 

CH: ¿Qué impulsa a la juventud a salir de la música complaciente y meterse en la más comprometida?

 

SP: Ojo, es una parte de la juventud. Hay dos cuestiones: una política, que impregna más el cancionero folclórico y la canción testimonial y otra relacionada al alma John Lennon, que lo que hace es despegar de ese conglomerado de grupos de música pop que aparecieron en el 62’. Argentina es el país más beatle de la región. Este ejemplo es muy interesante, porque tenemos una banda que nace del corazón mismo de la industria comercial. Pero ellos también tuvieron un salto de calidad en cuanto a la música, la vestimenta y sus creaciones. Sobre todo con la aparición de Revolver o Sgt. Pepper’s, un salto artístico y estético evidente. Este salto es el momento en el que se los empieza a escuchar en Argentina y ahí es donde pega el salto un movimiento que al principio no eran claros cuáles eran sus límites.

No te pierdas la entrevista completa y conocé más detalles de “El Año de Artaud”, el último libro publicado por Sergio Pujol:

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...