×

Entrevistas

Ricardo Tapia: “Poner la cabeza en la composición está difícil”

El músico habló con Corina González Tejedor sobre sus orígenes, su vínculo con el blues y la actualidad de La Mississippi.

Ricardo Tapia: “Poner la cabeza en la composición está difícil” - Radio Cantilo

lunes 11 May, 2020

Ricardo Tapia es una de las insignias del blues en nuestro país. Líder de La Mississippi desde hace más de tres décadas, junto a la banda ha navegado por diversos sonidos que marcaron a fuego al rock nacional y lo llenaron de clásicos inolvidables. “Fui llegando al blues de a poco, porque de pibe lo que más me interesaba era la música progresiva. Me había desviado cuando estaba estudiando pintura y dibujo hacia la música progresiva. Me fui metiendo un poco más en lo artístico-visual. Arranqué escuchando en cassettes. Cuando uno escucha la potencia del origen de toda esa música, entendés un montón de cosas. La pasión vino a los 18 años, cuando volví del servicio militar, y fue cuando tuve una revelación. Me abrió la cabeza y vi otra cosa”, relató.

 

Corina González Tejedor: Treinta años después, ¿seguís diciendo la misma definición de blues?

Ricardo Tapia: Cambia porque todas las músicas cambian, las músicas populares van mutando y sumando cosas. Creció muchísimo, cambió, se juntó con muchos géneros que se fueron hermanando. La definición a nivel mundial cambió. Yo creo que la definición va cambiando porque uno va cambiando y aceptando más cosas. El mundo fue aceptando intercambios musicales, así que la definición de todas las músicas es diferente.

 

CGT: ¿Cómo se desarma un género tan tradicional para hacerlo propio?

RT: Nosotros lo que hacemos es canciones en las que aplicamos cosas del blues y un montón de géneros que sabemos. Es como que se desarma solo el género estricto, te vas yendo a diferentes lugares aunque seguís coqueteando con el blues. Es un género que se deja desarmar para volver amarse, el blues tiene esa generosidad interna, tiene elasticidad.

 

CGT: ¿Cómo buscás los espacios para grabar?

RT: Nosotros somos muy creyentes de la filosofía “un momento, un lugar”. Hay diferentes escuelas con respecto al tema del sonido, pero a veces saber mucho de sonido no significa grabar bien. El momento artístico es algo muy particular, por eso tratamos de que los momentos artísticos de grabación sean importantes para nosotros. Cuando trabajamos con técnicos, la persona a cargo de la grabación no es anónima. Tiene que entrar en la misma frecuencia que nosotros. Y nos encontramos ahí. A veces en los estudios más simples se graban las mejores cosas. Un momento, un lugar.

CGT: Escuchando Inoxidables pensaba que los discos de covers no suenan igual cuando tenés 20 que cuando tenés 50. ¿El cover te espera?

RT: Inoxidables fue una idea que salió en una charla tomando mates. Nuestra forma de producir ese disco era cómo nos acordamos una canción, cómo nos gustaba tocarla. Era una idea fogonera, de agarrar la canción y quizás la tocábamos igual, quizás la deformábamos. Lo interesante es encontrar el gusto a la versión. No son covers. El cover es una palabra bastarda que no describe la versión. En la música, el rock y el blues, no existe la idea de cover, existe la idea de hacer una versión. Sí, no es lo mismo versionar algo a los 20 años que a los 50 porque vos mismo tenés otra experiencia y tu experiencia es la que canta, la que toca.

 

CGT: Criollo tiene tres años. Vienen de un disco en vivo repasando su historia, ¿sigue componer para un nuevo material?

RT: Estábamos en medio de la composición para un material nuevo cuando vino la pandemia. Todavía estamos muy en shock y poner la cabeza en la composición está difícil. Hay que poner la cabeza en sobrevivir. Está muy complicado. Lo que hacemos es hacer unas versiones para relajarnos, para relajar a la gente, para sentirnos bien. Se trata de una serie de temas nuestros, tocados desde casa, se llama “Adentro”.

 

CGT: ¿Qué te pasó por primera vez en esta cuarentena?

RT: Me agarró temor, pero no por mí, es el temor que uno tiene por los demás. Yo tengo hijos grandes que viven cada uno en sus casas y no poder verlos te da angustia. Me ayudó a ir para otros lugares, porque pude empezar a terminar una muestra de pintura bastante grande. Muy metido en eso. Espero poder hacer la muestra a fin de año. Va a ser una salida, una explosión para mí. Es importante para mí poder sacar los colores para afuera. Volver a pintar esta cuarentena me lo devolvió. Pero también me dio el tiempo para bajar montones de cambio y pensar. Está bueno que el mundo cambie, así que estamos todos a la espera.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...