×

Entrevistas

Renegados: conocé a Ámbar Benegas

En este mano a mano con Gustavo Olmedo, la artista cuenta detalles de su vida en Barcelona.

Renegados: conocé a Ámbar Benegas - Radio Cantilo

miércoles 03 Jun, 2020

 

Gustavo Olmedo: Contá un poco sobre tu historia.

Ámbar Venegas: Yo vengo de una familia de músicos. Soy de la Patagonia y la influencia musical viene desde chica. Todos me influenciaron mucho, comencé a tocar la guitarra rápido, y empecé a escuchar rap y hacer freestyle desde joven. Cuando me fui a vivir a Buenos Aires a los 18, fui a todos los lugares del palo. En la Patagonia, vivía en un pueblo muy chico y estaba muy lejos de la movida. Hice muchas cosas de baile y freestyle. Luego me fui a Barcelona, buscando un poco lo mismo, ya con una idea de grabar canciones y aprovechar las oportunidades a nivel artístico que tiene la ciudad.

 

GO: ¿Cómo está la cosa por allá? 

AV: Europa está complicado, no podemos salir a ningún lado, la policía te pregunto a cada rato qué vas a comprar. Te piden hasta el ticket de lo que compraste para ver si no estás mintiendo. El tema de estar en tu casa y la introspección te da cuenta de las cosas que no son tan necesarias. Es bueno interiorizar un poco y ver que con menos se pueden hacer un montón de cosas. Hay que sacar afuera la imaginación. Hacer cosas artísticas en tu casa, con vos mismo, de reflexión. Si se viene un cambio, el mundo lo necesita, así que esperamos que sea mejor. 

 

GO: La canción “Puedo Sola” de Valentina, ¿qué significado tiene para vos?

AB: Lo interpreto como que nunca dejé que me impusieran nada. A mí me costó mucho tener relaciones con los hombres porque soy muy auténtica, muy yo. La cultura sexista atrae este tipo de hombres. A la hora de tener una relación hay ciertas cosas que no tolero. Siempre fui muy sincera conmigo misma, no voy a cambiar ni me voy a adaptar a nadie por tener un cariño. Siempre voy a ser yo, auténtica y con cómo llevo mi vida yo. No cambiaría mi forma de ser, así que “puedo sola”. 

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...