Entrevistas

Pat Mastelotto: “La música de King Crimson es muy poderosa”

Uno de los bateristas del legendario grupo habló en exclusiva con el Gallo Bluguermann. Escuchá acá la charla completa

Pat Mastelotto: “La música de King Crimson es muy poderosa” - Radio Cantilo

jueves 10 Oct, 2019

Los días 8 y 9 de octubre King Crimson pisó suelo argentino para presentarse ante una multitud en el Luna Park. En el marco de su show en el mítico estadio porteño, el Gallo Bluguermann charló con Pat Mastelotto, uno de los tres bateristas del grupo británico.

 

Gallo Bluguermann: Es una de las bandas que festeja 50 años de carrera. ¿Cuál creés que es el legado de King Crimson hasta el día de hoy?

Pat Mastelotto: La principal contribución es cómo la música de la banda ha influido en otros músicos y en la gente también.

 

GB: ¿Cómo influyó en vos la música de King Crimson?

PM: La música efectivamente influyó. Vi la banda cuando era un niño y a partir de ahí quedé prendido porque la música es muy poderosa.

 

GB: ¿Cómo llegó esta idea de que King Crimson fuera una banda de múltiples bateristas? ¿Fue una idea de Robert Fripp o cómo surgió?

PM: Absolutamente, fue una idea de Robert. Él tenía esa imagen en la cabeza, esa idea, y sabía exactamente cómo iba a sonar.

GB: ¿Qué te permite a nivel musical tener más de una batería?

PM: Con la formación actual de la banda, con tres baterías, es prácticamente como tener una orquesta. Podés tocar cualquier cosa, es un ensamble que te permite tocar cualquier cosa y estar a la altura de cualquier desafío.

 

GB: ¿Cuáles son esos desafíos entre ustedes como bateristas y con el resto de la banda?

PM: Tenemos la oportunidad de hacer arreglos distintos y que suenen frescos aún hoy para la banda cuando toca en vivo. Ese es el principal desafío que encontramos, porque el esqueleto de las canciones está, nosotros lo que tenemos que ponerle es la carne, el músculo para que sigan sonando fresco.

 

GB: ¿Tener tres bateristas implica dejar los egos de lado?

PM: Absolutamente, hay que dejarlo de lado. A veces hay que dejar lugar para que otro llene ese espacio. Hay que dejar un espacio para que el otro lo pueda llenar tranquilamente. No todos tocamos todo el tiempo, lo que vamos tocando entre todos va a armando la pieza musical.

 

GB: ¿Cómo funciona este ensamble de bateristas? ¿Hay una especie de capitán baterista o no hay roles establecidos?

PM: Es un poco de las dos cosas. Hay muchísimo ensayo y también se bajan las partes al papel, a las partituras, y se arma una especie de guion donde cada uno sabe dónde tiene que entrar y dónde no. Pero también hay lugares donde se establecen roles, donde hay alguien que pasa a ser el líder o el destacado en ese momento y después deja su lugar para que entre otro.

 

GB: Después de tantos años, ¿el instrumento tiene secretos? ¿Todavía te queda algo para aprender de la batería?

PM: Sí, siempre estoy aprendiendo. Nunca termino de tocar lo que escucho en mi cabeza. Entonces todo el tiempo estoy tratando de aprender. Siempre hay lugar para aprender con Gavin y con Jeremy y con el resto de los músicos de la banda. Siempre encuentro algo donde puedo aprender o perfeccionar un poco.

 

GB: ¿Eso te pasa porque sos un perfeccionista o porque hay lugar para aprender más?

PM: Sí, por un lado soy perfeccionista. Pero por el otro también escucho lo que se graba cuando tocamos cada noche para ver dónde están los errores. Muchas veces técnicamente está bien tocado, pero por ahí le falta un poco de alma, un poco de cosa viva orgánica. La música tiene que tener eso, además de la perfección técnica tiene que tener pasión, tiene que tener la cosa orgánica del vivo, tiene que tener alma. No puede ser simplemente reinterpretar de memoria como si fuera una foto colgada en una pared, como si fuera meramente un recuerdo. Hay que darle la intensidad del vivo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...