Entrevistas

Palo Pandolfo: “La canción es un descubrimiento y te enseña”

El músico pasó por el estudio Norberto “Ruso” Verea para un mano a mano con el Gallo Bluguermann en Hagan Correr La Voz. Entrá a la nota y volvé a escuchar la entrevista completa.

Palo Pandolfo: “La canción es un descubrimiento y te enseña” - Radio Cantilo

viernes 31 May, 2019

Ya pasaron 40 años desde que Palo Pandolfo se subió por primera vez a un escenario junto a su banda de la secundaria. Y nunca más se bajó de allí. “Jugando, delirando, terminé haciendo un oficio”, afirmó. Casi una década después, logró editar su primer disco de estudio con Don Cornelio y la Zona, el grupo con el que se ganó un lugar rápidamente en la escena del rock de los 80.

Los 90 lo encontraron al frente de Los Visitantes, hasta que a principios del 2000 decidió comenzar a darle forma a su carrera en solitario. Con más de 15 trabajos editados, cuatro décadas haciendo shows y un puñado de canciones que se convirtieron en clásicos imprescindibles de nuestro rock, Palo Pandolfo publicó hoy la tercera parte de El vuelo del dragón.  Allí, al igual que en las dos primeras publicaciones de esta saga musical, repasa parte de su repertorio esencial en una plataforma en vivo que ya se encuentra disponible en los servicios de streaming y en vinilo. “Enfoco un poquito más en el repertorio histórico y no tanto en los discos que fui produciendo con La Hermandad”, explicó.

 

Gallo Bluguermann: ¿Coincidís con tus letras siempre? ¿O hay momentos en que decís “che, esta letra ya no me representa”?

Palo Pandolfo: Hay algunas canciones que no toco en vivo. Hay canciones que ya las fui dejando. Las que no dejé, las puedo asimilar y las puedo reinterpretar. Hay otras que prefiero no hacer, porque también ponen en juego cosas personales. Vos escribís sobre lo que te pasa y a veces no querés revolver mierda. Ya pasó. Por ahí hay gente que las pide y bueno, alguna noche perdido en alguna pampa sale.

 

GB: Pero después manejen el trauma ustedes.

PP: Exacto. Déjenme curarme tranquilo. Aparte ahora hago psicoanálisis. Empecé el año pasado, por cosas que nos pasan, que necesitás terminar porque te están quemando la cabeza. Fui por necesidad, porque estaba en crisis. Pero es una herramienta del carajo y estás 50 años para hacer psicoanálisis y cuando vas tenés mucho para decir. Sos carne de diván. Y ahí estoy, me estoy nutriendo mucho. Es una nueva etapa.

 

GB: ¿Y eras de los que renegaban del psicoanálisis y de pronto bajaste las banderas? ¿O no ibas porque no te pintaba?

PP: Me encanta el concepto de Freud, del ello, del superyó, la pulsión de vida, la pulsión de muerte. Leo Freud, leo Carl Jung, el del inconsciente colectivo, me interesa la psique, el espiritismo, la psicología, el subconsciente como puerta. Estaba listo para ir. Aparte mi mejor amigo, tal vez la persona que más estuvo cerca de mío como amigo desde el 73 hasta ahora, es psicólogo. Entonces tenemos un diálogo. Estaba bastante a punto a caramelo yo para hacer psicoanálisis. Igual fueron muchos años de resistencia. Decía “yo soy poeta, escribo canciones”.

 

GB: ¿La de escribir es una herramienta que ayuda o es un lugar común?

PP: Es un lugar de autoconocimiento. Uno escribe y comprende cosas a veces. Son ensayos, es un trabajo. Cuando escribís y lo terminás decís “ah, pero mirá esto”. Muchas veces te da pautas y revelaciones de cosas que van a pasar. La intuición tiene mecanismos que no comprendemos del todo, nos falta chamanismo. Ahora que hay una tendencia al chamanismo, hay una búsqueda. Para mí siempre es eso, ver qué puedo descubrir en ese trance. La canción es un descubrimiento y te enseña. A veces es frustrante una canción porque es horrible. Pero tenés que no dejarte vencer.

GB: ¿Sos alguien que está en modo composición permanentemente?

PP: Hace mucho, desde el 92, con el primer disco de Los Visitantes, empecé a enfocarme en la parte extra musical. Aparte de lo musical, me dedico a lo extra musical, Yo tengo un dicho que es “la oficina nunca descansa”. Estamos laburando mucho siempre en autogestión, estamos produciendo. No siempre estoy en modo composición, muchas estoy en modo oficina.

 

GB: En estos cuarenta años recorriendo y más también como fan de la música, ¿cómo ves el rock de hoy, el nacional? Sos parte todavía pero tenés una mirada en perspectiva y en contexto porque venís también de otros momentos.

PP: Creo que, no me canso de decirlo, es el momento de más diversidad, multiplicidad, cantidad de líneas y de formas de difundir y producir música. Vos podés tener un estudio en casa, vos podés ser youtuber y subir tu propia música, no necesitás ni compañía. Muchos son productores independientes, no necesitan discográfica, no necesitan un carajo. Tenés que tener tu programa, grabar tu música, tu micrófono. La subís vos. Desde el post Cromañón, que fue un techo de los 90, del rock chabón, el aguante en Cromañón se pega la cabeza contra el techo y queda ahí, en ese acto fallido. A partir de ahí empezó a haber fuerza en lo que yo llamo la nueva vanguardia, que es la neofusión que está en Aristimuño, Pablo Dacal, cosas con un enfoque desde la música criolla, de raíces, pero desde la psicodelia. Se perfilan muchos cantautores. Muchos son amigos míos. Se llenó de cantautores, están por todos lados. Son pibes sub 40. Por otro lado empezó a haber como un rock alternativo, como Fútbol o Los Rusos Hijos de Puta, hasta que empieza a ponerse fuerte el indie platense, con 107 Faunos, Crema del Cielo, Mostruo!, Él Mató. Todas las bandas indies de La Plata, hasta ahora que aparece el manso indie. De repente con Mi Amigo Invencible, Usted Señalemelo. El manso indie me parece re válido. Bandas como Eruca Sativa, como un rock alternativo,  zarpados, con minas que están al frente, que vienen del interior. Está creciendo la electrónica. Sigue habiendo bandas como de la línea noventista, con aires criollos con cosas bailables. Hay infinitas variantes, me parece un delirio.

 

GB: Estar tan metido, sobre todo con las bandas más nuevas, ¿te ayuda a vos a no anclarte al pasado?

PP: Soy muy melómano. Consumo música a lo loco. Todo incorporo, somos esponjas. Total después vos lo pasás  por tus propios filtros. Viste que García dice “el que le afana a uno es un pelotudo y el que le afana a todos es un genio”. Lennon dice que hay que saber afanar. Es parte del código afanar, porque estamos repitiendo patrones que se cantaron hace 20 años, hace 40 años, hace 60 años. Viene del tango, viene del blues, viene del pop. Empezás a reciclar. Y ahora bueno, me parece que es también tener la cabeza abierta. Creo que lo peor que le puede pasar a alguien de mi edad es ser un viejo reaccionario. Hay una línea de comentarios que dice el rock nacional está cada vez peor. Hay infinitas vertientes, nunca hubo tanto. No murió para nada. A vos te aburre porque estás enfocado en otro lado.

 

GB: ¿Fuiste prejuicioso vos alguna vez?

PP: Yo estaba en contra de lo bolichero. Quería progresivo: Aquelarre, Color Humano, Yes. Y odiaba la música disco. Ahora amo la música disco, el funk y el soul.

Poné play y no te pierdas ningún detalle de la charla completa entre el Gallo Bluguermann y Palo Pandolfo en Hagan Correr La Voz.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...