Entrevistas

“No soy imitador de Michael Jackson, sino un fanático más”

Conocé la historia de Leo Blanco, el argentino que gastó 30 mil dólares en cirugías para parecerse al artista de pop, en esta charla mano a mano con BB Sanzo.

“No soy imitador de Michael Jackson, sino un fanático más” - Radio Cantilo

miércoles 30 Oct, 2019

 

La imitación es un trabajo cada vez más frecuente. Se sabe que en el mundo de la música o el cine hay personas que dedican la mayor parte de su tiempo a trabajar para “parecerse a”. De hecho, no hace falta buscar mucho para encontrarse, por ejemplo, con bandas tributo que giran por el país tocando canciones de otros grupos y arrastrando consigo una masa de fanáticos acérrimos que buscan estar de algún modo cerca de sus artistas preferidos.

Eso es lo que le sucede a Leo Blanco, uno de los imitadores de Michael Jackson más importantes del mundo que gastó 30 mil dólares para parecerse a él, cuya historia de vida captó la atención de la BBC para filmar un documental en el que se retrata su vida ligada a quien fuera considerado como el “Rey del Pop”.

En general creo que no existe persona que no se inspire en la música o en otros artistas. En mi caso es más profesional”, dice Blanco. “Fue bastante difícil darme cuenta cuando me sucedió, porque uno imita sin darse cuenta que lo está haciendo. Antes había gente que usaba bandana por escuchar a los Guns N’ Roses, por ejemplo”, agrega.

Según relata, a los 14 años fue cuando comenzó a adoptar parte de la vestimenta que usaba Jackson, como los icónicos mocasines, que utilizaba para ir a la escuela –incluso para ir a educación física-. Luego, se dio cuenta que disfrutaba mucho más de usar camisas, pantalones de vestir o sacos, que seguir el rumbo de la moda del momento.

Para los 15 años se metió en el mundo del espectáculo como vestuarista de Flavio Mendoza o Panam, entre otras grandes figuras. Aunque su verdadera pasión no era vestir a los demás sino ser el protagonista de su propia historia.

Así fue que comenzó a tomar nota minuciosamente de los movimientos y la forma de cantar, hasta tomárselo cada vez más en serio. “Llega un momento en el que pensás ‘esto es un hobby o una profesión’, entran en juego un montón de cosas, como la familia que cree que te vas a morir de hambre o las cirugías en mi caso”.

Se trata de un dato no menor, ya que se debe tener en cuenta que imitar a un músico del cual se sabe públicamente que transformó su cuerpo en base a cirugías, no es para nada sencillo.

“Uno empieza a vestirse y maquillarse dependiendo de los artistas que escuchen, como los rollingas y el mismo corte de pelo que usaban. Yo me veía al espejo y no era mi ideal estético, entonces empecé desde muy chico con las cirugías. A los 15 me operé las orejas, a los 18 la nariz y desde ahí fue creciendo la cantidad de intervenciones. Por suerte encontré un cirujano que entendió que todo cambio es paulatino”, sostiene el hombre que en total lleva hechas 11 operaciones y asegura que todavía le quedan algunas más por hacerse.

 

EL ÉXITO DE “HOOKED ON THE LOOK” Y LAS DENUNCIAS CONTRA MICHAEL

Además de la similitud física con Jackson que adquirió producto de las operaciones, la vida de Leo cambió radicalmente cuando la BBC lo contactó para hacer un documental para una serie que retrata la vida de aquellas personas que se sometieron a un cambio de apariencia extremo.

“Nos dio la posibilidad de recorrer el mundo con mi equipo”, destaca Blanco. “Vinieron desde Inglaterra a trabajar conmigo y cuando terminamos de filmar me olvidé del tema porque los productores se habían vuelto a su país y yo me había ido a un crucero, donde no hay internet. Cuando volví me enteré que habíamos sido tapa de revistas en 80 países y no tenía ni idea. Ahora estamos filmando la segunda parte del documental”, revela.

Acerca de su rol como intérprete se encarga de aclarar que “los fanáticos de Michael Jackson me aman porque siempre aclaro que no soy él, sino un fan más, y con el resto de los fans somos como una familia. Hay otros imitadores de él que creen que son Michael, yo me considero actor no imitador. Mi sueño era ser actor de Tim Burton, no tenía que ver con esto. Por eso Michael es un gran amor que llevo adelante ahora pero eso no quiere indicar que voy a vivir de esto”.

Un tema que no pasa desapercibido en su vida es el aluvión de críticas que existieron hacia Jackson, sobre todo desde la publicación de “Leaving Neverland”, el film que expone relatos de quienes habrían sido víctimas de abuso por parte del músico.

Al respecto, Leo sostiene que “el documental tuve que verlo, aunque vale aclarar que es una película por lo que está guionada. Vi muchas cosas que me dieron pena, porque hay frases que dicen los personajes que si las googleas son de casos reales de chicos abusados. Si yo creyese que Michael fue un abusador o pedófilo no lo imitaría porque antes que todo soy humano. También me gusta separar la persona del artista, no creo que lo haya hecho. Su música sigue siendo increíble más allá de su persona, aunque a la gente le pegó mucho lo que pasó”.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...