Entrevistas

Luis Zerillo, el musicalizador platense de la vieja escuela

Pasó por Manijas el emblemático DJ que supo darle vida a La Boutique y que fue ocho veces invitado a participar en la Creamfields.

Luis Zerillo, el musicalizador platense de la vieja escuela - Radio Cantilo

jueves 05 Sep, 2019

El suyo no es un apellido más en la ciudad de La Plata. Y más aún para los de la vieja escuela aunque también para quienes son profetas en esta tierra: los del palo del rock. Sucede que Luis Zerillo, aclara él, viene de ahí: tuvo un pasado adolescente de barrio, con flequillo Stone, remeras con lengua roja y fanatismo por Los Peligrosos Gorriones. En esa misma época, a sus 18, entró como administrativo al Ministerio de Educación, trabajo que mantiene hasta hoy.

Le debe tanto a su pasado rockero, aclara, que por eso le cae mal que lo llamen DJ. Prefiere musicalizador. “Yo creo que el DJ es un maestro de ceremonias, porque pasando música el DJ selecciona sonidos para crear climas. Al crear esos climas va metiendo a la gente como por un tubo hasta tenerlos ahí  y se empieza a generar como una liberación de energía. Y tenés que ver con qué sonidos lo generás. Todo DJ sabe interpretar la temperatura de la gente hasta generar una comunión”, explicó.

La Boutique fue su lugar emblemático dentro de la escena platense: “Fue un mito, una etapa de ebullición y de cosas nuevas en la ciudad entre la decadencia que se notaba en el país. Todo se caía a pedazos pero ahí adentro había una actitud de pasarla bien que sobrevolaba, sin tribus, con un público heterogéneo”. Allí se presentó nada menos que Hernán Cattaneo en el año 2000. Y fue un presagio de lo que sucedería años después cuando pasó música en el Teatro Colón.

Zerillo es, además, el único platense que fue ocho veces invitado a participar en la Creamfields. Le gusta tanto la música que en su casa contiene seis mil vinilos que incluyen desde los Wawancó hasta Los Redondos. Dale play y no te pierdas la charla completa en el aire de Manijas por Radio Cantilo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...