Entrevistas

Lo normal es paranormal: una entrevista con el heredero de los Warren

Rodrigo García Ferreyra trajo al aire de Radio Cantilo al nieto de Ed y Lorraine Warren para hablar de su historia y legado.

Lo normal es paranormal: una entrevista con el heredero de los Warren - Radio Cantilo

miércoles 16 Oct, 2019

Ed y Lorraine Warren son dos de los pilares del estudio de casos paranormales. Algunos de ellos retratados en famosas películas como El Conjuro y Anabelle. Tras la muerte de ambos, quien continuó su trabajo de investigación fue su nieto, Chris McKinnell, quien dirige la Fundación Warren Legacy para la Investigación Paranormal.

Chris comenzó a trabajar con sus abuelos cuando tenía apenas 16 años. Después de su primera noche increíblemente intensa de actividad poltergeist, dos demonios caminando en la habitación, golpeando las paredes, levitando, gruñendo, cruces al revés y asalto físico de la mujer de la casa por una entidad, Chris nunca miró hacia atrás. Ha asistido o dirigido investigaciones en algunos de los casos más famosos de Warren, así como en varios miles de otros. Ahora dirige una red internacional de investigadores paranormales que continúan la misión de los Warren en todo el mundo.

Gallo Bluguermann: ¿Tuviste miedo la primera vez?

Chris McKinnell: Estaba aterrado. La noche anterior mi abuelo decidió meterme una hora en la habitación donde la mujer había sido atacada y me dejó a oscuras durante una hora. Sentía que alguien rascaba detrás de mi cabeza y un puño gigante golpeaba en la pared. Después de esa hora que estuve encerrado ya no tuve más miedo, porque era parte de mi propio sistema. Lo había incorporado como algo que podía pasar y me curé.

 

GB: ¿Cuál fue el caso más violento o espeluznante?

CM: Siempre hay algo peor viniendo. Pero tuve algunos casos terroríficos. El de Maurice, un personaje que aparece en la película The Nun. Fue poseído y yo trabajé en ese caso. Un día apareció con palabras escritas en su espalda, con tajos, palabras que eran en francés. Ninguno en su familia hablaba francés y Maurice era analfabeto, pero aún así era capaz de mostrarme esas palabras y traducir como si hubiera hablado francés toda la vida, con lo cual demostraba que había sido poseído. Nos dimos cuenta que eran pasajes bíblicos que le habían aparecido escritos con una especie de cuchillo. A partir de ahí el caso fue para peor. Tenía una familia muy complicada, el padre había abusado de él durante años y lo maltrataba. La única vez que le dijo “te quiero” tomó un rifle, mató a su madre y se quitó la vida delante de él. Cuando con mis abuelos tomamos el caso, fuimos a la tumba donde estaba enterrado el padre para intentar que Maurice hiciera las paces con su padre. Cuando llegamos, Maurice se plantó delante de la tumba y de la nada una trompada lo voló tres metros para atrás: era el padre que le había pegado desde el más allá. Esto ocurrió en los 80 y mis abuelos ya eran grandes, así que no pasaban las noches en lugares que estuvieran tomados, esa responsabilidad me quedó a mí. Entonces me quedé con Maurice en una granja y cierto día estaba en el invernadero plantando semillas y Maurice se quejaba del frío. Lo mandé al lado de una estufa y otras dos personas que estaban en el invernadero se dieron cuenta de que algo pasaba. Maurice ya no estaba con nosotros, había sido poseído. Cuando me reencontré con él tenía ojos de serpiente y babeaba sangre, así que invoqué a Jesucristo y le pedí que saliera de ese cuerpo y se fuera al infierno. Hacía la señal de la cruz y conseguí que ese espíritu maligno saliera del cuerpo. Cuando terminé, Maurice me dijo que tenía la espalda prendida fuego y le levanté la remera y vi que tenía tres cruces hechas en la espalda. Toda la remera se estaba empapando en sangre así que le pedí que me la diera. Maurice se sacó la remera y cuando me la dio, ya no tenía más sangre.

GB: ¿Qué pasó después?

CM: Después de ese episodio llamamos a un obispo que trabajó con Lorraine y con Ed. Es el hombre más santo y sagrado que conocí. Llegó y ahí otra vez Maurice cambió de aspecto: los ojos volvieron a ser los de serpiente, la piel se puso de serpiente, empezó a babear sangre otra vez y todo se empezó a poner complicado. Entonces el obispo le dio una orden y le dijo “decime quién sos”. Y Maurice le dijo “yo soy lo que soy”. Esa respuesta la dio Moisés en una época y representa un insulto, como desafiando a la autoridad del obispo. En un punto Maurice se recobró de todo eso pero tuvo un final trágico. Tuvo una recaída después y cuando estas entidades negativas toman posesión de tu cuerpo es porque tuviste algún hecho en tu vida que no está resuelto. En este caso era la gran cantidad de abusos que había sufrido Maurice por parte de su padre y que él nunca había podido tratar. Un tiempo más adelante Maurice fue poseído otra vez y terminó repitiendo lo que hizo su padre: agarró un rifle, mató a su esposa y se quitó la vida.

 

GB: ¿Siempre pensaste en dedicarte a esto? ¿O pensaste en apartarte y buscar otro camino?

CM: Sí, intenté apartarme. De hecho lo hice un poco cuando mi hijo era pequeño, no sentía que fuera seguro estar involucrado con gente que estuviera poseída. En esa época me dediqué más a la investigación. Pero cuando mi hijo se hizo adolescente, volví a tomar casos puntuales y siempre se me quedaba algo pegado que terminaba llevando a casa. En mi casa pasaba de todo: se golpeaban las puertas, las luces se prendían y apagaban, el televisor lo mismo, la computadora se quemó.

 

Rodrigo García Ferreyra: ¿Cómo eran Lorraine y Ed?

CM: Mi abuela para mí es un ángel, era la mujer más dulce del mundo, un ser de luz. De Ed no se conoce tanto, pero a los 16 años se unió a los Marines para ir a la Segunda Guerra Mundial y después lo echaron. Pero antes tuvo una acción heroica, donde rescató a alguien que se estaba ahogando en el mar después de un evento horrible donde el agua estaba prendido fuego. Jugaba a ser John Wayne porque era un admirador de él.

 

GB: Viviste en la casa en la que estaba la muñeca Anabelle. ¿Qué podés contarnos de esa experiencia?

CM: Estoy viviendo en la casa donde está Anabelle. Tengo planes de mudarme. Alguien tiene que cuidar de este lugar. Todos estos rumores que circulan por internet sobre la muñeca son falsos. Hay sacerdotes que vienen a rezar y a bendecir para que Anabelle se quede quieta. Hace 40 años que Anabelle no hace nada.

 

GB: ¿El espíritu todavía está adentro de ella?

CM: Sí, todavía está adentro. Está atrapado adentro de la muñeca, es una especie de ancla que retiene al espíritu y no lo deja salir. Por eso mismo no se puede destruir. Primero el espíritu usó la muñeca como un vehículo para llegar a nuestra realidad, pero ahora no se puede mover porque está rodeado de reliquias sagradas que lo contienen ahí adentro.

 

GB: Tu abuela está muerta ahora. ¿Has tenido contacto con ella?

CM: Sí, absolutamente. La noche que murió se contactó tres veces y a partir de ahí los siento en la casa. Los siento caminar por el porche, dar vueltas por la casa. Siento la protección de ellos.

 

RGF: Ahora está de moda salir a cazar fantasmas. ¿Cuáles son los riesgos de ir a un lugar con esa actividad?

CM: Gracias, es algo de lo que quería hablar. No es un trabajo para turistas. Es como decir que ser cirujano de cerebros es un hobby. No es un hobby esto. La única razón por la que alguien como yo o de la fundación vamos a un sitio así, es para ayudar a los que están vivos, los que están sufriendo en vida.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...