Entrevistas

Lo normal es paranormal: aeropuertos

¿Qué pasa con los fantasmas de los vuelos? ¿Y con los deambulan en los aeropuertos? Algunas respuestas aquí y ahora de la mano de Rodrigo García Ferreyra.

Lo normal es paranormal: aeropuertos - Radio Cantilo

miércoles 08 May, 2019

Pedro es un argentino que vive en Quito, Ecuador, y es Técnico en Operación Terrestre. Su profesión lo llevó a trabajar, por supuesto, en aeropuertos. Uno de los lugares en los que se desempeñó fue en el antiguo Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre, el principal de la capital ecuatoriana. “Dentro de Operaciones Aeronáuticas, yo me encarga de las administraciones de las plataformas a nivel general”, contó.

El aeropuerto, sin embargo, no siempre estuvo ubicado en el mismo lugar. El flujo de pasajeros, y el hecho de recibir vuelos internacionales, obligaron a la administración a buscar un lugar más grande, que es donde se encuentra en la actualidad. Pero en el edificio viejo comenzaron a pasar cosas que se escapaban de lo normal. “Era vox populi”, dijo y agregó que “este aeropuerto no trabajaba las 24 horas sino que trabaja hasta la 1 de la mañana. Y volvía a apertura de operaciones a eso de las 5 de la mañana. Entonces en ese lapso nosotros hacíamos trabajos para dejar todo listo. Dentro de las funciones teníamos que hacer chequeos en la pista, mantenimiento a nivel general, vigilar las cámaras de seguridad”.

 

Rodrigo García Ferreyra: ¿Qué se veía? ¿Qué era lo más frecuente?

Pedro: El aeropuerto sufrió algunos accidentes en su historia. Dos dentro de las inmediaciones, bastante fuertes. Uno fue en el 84, un avión de Aeca no logró despegar y se fue de largo. Y en el 98, uno de Cubana también: no logró decolar y se fue de largo.

RGF: ¿Murieron varias personas?

P: Sí. No tengo el dato exacto, pero me parece que en el de Aeca en el 84 fallecieron unas 50 o 60 personas. Y en el de Cubana fallecieron unas 70, 80 personas. Tanto pasajeros como gente en tierra, porque obviamente se fue de largo y fue llevando algunas casas.

Gallo Bluguermann: De lo peor que te pasó, ¿qué podés contar?

P: cuando recién había ingresado, porque tuve un proceso previo, estuve trabajando en otro departamento, y después pasé a Operaciones Aeronáuticas. Recuerdo en mi primera semana de laburo estaba madrugando, teníamos que hacer unas inspecciones en el umbral de la pista, en el de la cabecera norte, donde justamente se fueron de largo esos dos aviones. Luces apagadas para ahorrar energía. Estaban haciendo obras justamente en el asfaltado. Estaba con un compañero que me estaba entrenando en ciertas funciones, en ciertas inspecciones, y me dijo “mira, en realidad tienes que aprovechar la mayor cantidad de tiempo posible cuando no  tengas nada que hacer, trata de dormir. Aunque sea cinco minutos, diez minutos, que después eso te va a servir para continuar con el turno”. Habíamos hecho una pequeña inspección y nos regresamos a la camioneta. Nos sentamos, yo estaba en el asiento del copiloto y siendo la emoción de la primera semana de estar haciendo ese tipo de trabajo no lograba mucho conciliar el sueño. Mi compañero se durmió al instante. Mientras veía un poco las luces de la ciudad sentía que algo estaba por ahí. No le di mucha pelota y empecé a quedarme dormido y siento que algo pasa sobre el costado de la camioneta, me incorporo y no vi nada. Entonces supuse que era producto de mi imaginación y empecé a quedarme dormido hasta que siento que algo se trepa en la camioneta, se mueve la camioneta, me incorporo, veo hacia alrededor y no veo nada. Y mi compañero, que estaba dormido prácticamente, me dice “no les des pelota. Son los del Cubana”.

Poné play y escuchá esta nueva edición de Lo normal es paranormal en Hagan Correr La Voz.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...