Entrevistas

Llegó Ilegales al país y Jorge Martínez pasó por Hagan Correr La Voz

El guitarrista español visitó los estudios de Radio Cantilo en su primera visita al país para una entrevista exclusiva con Gallo Bluguermann y el Ruso Verea.

Llegó Ilegales al país y Jorge Martínez pasó por Hagan Correr La Voz - Radio Cantilo

miércoles 12 Jun, 2019

Ilegal, la banda Punk que lleva 38 años en la música llegó a la Argentina. Su guitarrista, Jorge Martinez, habló mano a mano con el Gallo y el Ruso y opinó, entre muchas otras cosas, sobre la música, los años 60 para el mundo y  para la industria: “Había cosas de alta calidad, contenido político, y había otras cosas horrorosas, travestidas de rock. Eran inocuas, y se morían de miedo si veían un rockero de verdad, y hacían muy bien“.

En ese juego entre lo que vende, el sistema y los caminos sinuosos del arte, la banda tomó sus decisiones: “Llegamos a firmar contratos con grandes mutlinacionales. En algún momento sabotee mi propia banda, porque sólo tenemos una vida, y es digna de ser vivida. Si la vendes por unas monedas puede desatarte un cáncer o dolor de muelas, y  por un par de monedas no vale la pena”. 

La idea de venderse a la industria, y el hecho de ganar dinero aparece entre los grandes debates de los músicos: “Los rockeros no hacemos votos de pobreza. Y yo siempre sostengo en mi discurso que “quiero ser millonario para olvidarme de mis amigos”. Pero bueno, hay cosas en determinadas situaciones que salen muy caro vender. El dinero me ha perjudicado. Hemos girado demasiado, y acabas enfermando. Otros miembros del grupo han desarrollado adicciones que les ha costado caro. Es duro”.

Ruso Verea: ¿Hasta dónde el artista termina condicionando, o dejando condicionarse?

Siempre he creído que hay que hacer cosas valiosas y el peor fracaso artístico es querer agradar a todo el mundo. Tuvimos bajones en los 90 donde no se nos daban bola todo lo que queríamos y ahora hemos tenido un subidón espectacular, incluso con problemas de falta de entradas.

Vivimos un momento en donde lo que estaba de moda era imitar muy servilmente los productos inocuos. Una música pésimamente tocada. En Ecuador se quería prohibir el rock en español. Se podía en inglés pero no en español. Llego a España y me encuentro compañeros cantando en inglés, con una letra cargada de imebecilidades.

Ruso: ¿Tenes quilombos con tipos como Dylan?

JM: Me parece que es realmente malo. Aquí tenen a Borges. La canción de Dylan es un pedo escapado de un ganso. Yo escuchaba a Dylan antes de la explosión Punk, y enseguida me di cuenta que no. Prefería leer a Quevedo.

GB: ¿Era necesario tener un enemigo cuando estaban empezando?

Eso es matar al padre. Hay que saber desconectarse con el núcleo familiar. Y los movimientos jóvenes hacen esas cosas. En mi caso, lo contrastaba con otras cosas disponibles. De jóvenes me entusiasmó la literatura greco latina. Es un manual pornográfico cojonudo, es fantástico. Todos los monos que cantan trap podrían aprender algo de Virgilio.

GB: ¿No se corre el riesgo de aislarse?

El aislamiento no es tan malo. Casi todos los grandes artistas padecen cierto aislamiento. Casi todos con personas con sólidas convicciones. Eso de ser un egoamaníaco es bueno para las artes.  Si lees a Nietszche, dice “soy lo suficientemente fuerte para partir la historia en dos“.

 

Ilegales vienen de Asturias, desde donde según Jorge, hubo siempre un buen nivel de estudio y formación: “Cuando se crea la movida en Madrid y se desarrollan al margen de la industria existente, que también genera mucho dinero, se empiezan a importar en las zonas del norte. El nivel en el norte intelectualmente es más alto, y las universidad es más exigente”.

GB: ¿Fue difícil conquistar Madrid?

JM: Fue como quitarle el caramelo a un niño. Eran gente que hacían gala de la ignorancia frente a un instrumento. Yo tenía carnet de profesional desde los 16 años. Cuando abandoné Derecho me impuse estudiar ocho horas por día, ecualización, frecuencia de aire, y pronto me di cuenta que con ocho no era suficiente y pasé a dedicarle doce horas al estudio.

RV: ¿Sos obsesivo?

JM: Si, claramente. Y cuando me pongo con algo le doy hasta el final.

Dale Play a la entrevista completa en Hagan Correr La Voz.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...