Entrevistas

Lidiando con entidades paranormales

Rodrigo trajo una nueva historia de encuentros con seres del más allá.

Lidiando con entidades paranormales - Radio Cantilo

jueves 28 Nov, 2019

Gabriela desde siempre tiene la capacidad de ver entidades que no todos los humanos pueden. “La primera vez que empecé a ver cosas o a escuchar cosas fue a los ocho años. Con mi hermana a la noche escuchábamos que se golpeaban las puertas de las alacenas. Y a medida que fueron pasando los días, eran peores los ruidos: sentíamos que las sillas se movían, que los platos se rompían. Le contaba a mi mamá asustada y mi mamá no escuchaba nada. A la noche, del miedo que me daba, no podía cruzarme a la habitación de mis papás”, comenzó relatando la protagonista de esta historia.

El paso de los años hizo que esa capacidad se agudizara y pasó de escuchar cosas a poder verlas y sentirlas. Lo primero que vio fue un hombre que deambulaba por su casa, las miraba pero no les hacía nada. La perra de la familia también podía verlo y solía acorralarlo con sus ladridos. Todo se aplacó cuando tuvo a su primer hijo, pero volvieron a aparecer en el último tiempo.

 

Rodrigo García Ferreyra: ¿Recordás algún encuentro con alguna entidad?

Gabriela: Te voy a contar uno que fue el que más miedo me dio en mis 35 años. Habrá sido hace tres semanas. Cuando es una entidad humana, no siento miedo. Pero cuando siento miedo, sé que es algo que estuvo en el plano terrenal, es un miedo que no se puede explicar. Estaba acostada y empecé a sentir que me apretaban contra la cama, que me agarraban las manos y que se me reían. Yo me quería levantar, escuchaba que estaba mi mirado, escuchaba a mi hijo, y quería levantarme y poder hablarles y no podía. Era una risa horrorosa y empecé a rezar y no se iba y sentía la risa cada vez más fuerte. Y de repente me soltó y me pude levantar. Sentí cómo salió algo de mi cuello, que era lo que me estaba apretando. Me levanté con un miedo tremendo.

RGF: ¿Qué es lo que has visto en ciertos lugares que pienses que pasó algo feo?

G: Personas, luces. Cuando son luces ahí no me da miedo. Me pasó una vez de ver lucecitas de colores. En la casa de mis tíos vi una luz verde muy grande, no tenía forma de nada. Después de las entidades no humanas gracias a Dios no he visto nada, sí sombras negras oscuras. Pero sí humanos.

 

RGF: ¿Alguna vez te hablaron? ¿Recordás algo que te hayan dicho?

G: Sí. Mi abuela, que falleció hace mucho tiempo, me vino a visitar y estuvimos hablando mucho tiempo. Fue algo muy lindo. Después, mientras estábamos de vacaciones en Mendoza yo veía a una chica que me seguía a todos lados y lloraba y me decía que por favor la ayudara. Yo tenía miedo y cada vez que la veía empezaba a rezar, me tapaba los ojos, hasta que después de dos o tres días me animé y le hablé, le pregunté y me dijo que la ayudara y se fue, no apareció más. Me dijo su nombre y fui e hice una misa en su nombre. Nunca más la vi.

 

RGF: ¿Están en todos lados?

G: Sí. No todos tienen la capacidad de percibirlos, pero sí, están en todos lados. Incluso en mi trabajo: yo soy docente y en las escuelas veo muchas cosas.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...