Entrevistas

Las músicas unidas por el cupo femenino

El proyecto de ley de cupo femenino en evento musicales es un hecho, y está en el Congreso. A la espera de su tratamiento. La propuesta es impulsada hace ya un año por el colectivo X Más Músicas Mujeres en Vivo, y pide un 30 por ciento de mujeres en escenarios de cualquier evento musical que convoque más de tres agrupaciones.

Las músicas unidas por el cupo femenino - Radio Cantilo

viernes 30 Nov

El proyecto comenzó a tomar forma después de un trabajo estadístico que encaró un grupo de mujeres músicas preocupadas por la baja convocatoria a artistas congéneres en los 46 festivales musicales de todo el país. Se cotejaron datos en esos eventos, y la inquietud fue mayor: “Durante un año se subieron 1600 agrupaciones, y sólo 160 de ellas eran lideradas por mujeres o tenían alguna mujer en su agrupación. Vimos una desproporción importante, menos del 10 por ciento de presencia femenina, y lamentablemente en el rock vimos la mayor desigualdad: la presencia de mujeres era menor al 5 por ciento”, detalla Celsa Mel Gowland, música y referente del colectivo, a Ciudad Despierta.

 

Es paradójico, porque el rock nació contracultural, transgresor, para cambiar paradigmas, aunque por supuesto la baja representación igualmente la vimos en todos los géneros musicales“, añade.

 

El debate se inició en las redes sociales de músicas y artistas, y se profundizó el 23 de enero de 2017, en una emisión especial por el Día del Músico convocada por el INAMU, Instituto Nacional de la Música, que reunió a cuatro mujeres referentes: Isabel de Sebastián y Mariana Bianchini (rock), Elbi Olalla (tango), y Bárbara Palacios (folclore). “Intentamos analizar las causas profundas de esta desigualdad que se manfiestan en la práctica en que una mujer tarda el doble de años que un varón en desarrollar una carrera musical. De ese debate nos fuimos convencidas de impulsar una ley de cupo“, recuerda Celsa.

 

Una desigualdad que, según asegura la artista, es histórica, pero se profundizó en los últimos años en la escena musical, y sobre todo del rock.

 

“En los ’80, cuando nosotras arrancamos, había menos mujeres músicas, pero estábamos todas arriba de los escenarios. Celeste Carballo igual hablaba entonces de discriminación y trataba de abrirnos los ojos a todas, a Claudia Puyó, Gabriela (Epumer), Hilda (Lizarazu), decía que se nos relegaba al lugar de los coros, o de algunos instrumentos. Pero yo sentía que teníamos más presencia que hoy”, cuenta Mel Gowland. “Hoy las mujeres tienen como un techo de cristal: cuando llenan un espacio de 2 mil personas, no pueden hacer más nada, se van del país… se van a México, a Puerto Rico, Colombia, porque no son convocadas”.

 

Una realidad desconocida por muchos que recogió finalmente la senadora por Mendoza Anabel Fernández Sagasti, y decidió presentarlo como proyecto de ley del colectivo de músicas. Después de meses de recorrido legislativo, hoy está acompañado por 18 firmas de 7 bloques, y se volverá a poner sobre la mesa con la reapertura de sesiones en 2019.

 

“Estamos convencidas de que vamos a poder revertir la vieja idea que tienen los productores de que las mujeres no convocan. Esta idea va a contramano de lo que pasa en Latinoamérica y en el mundo. Es una cuestión de miopía por parte de los productores. Las mujeres tienen mucho para ofrecer a nivel melódico, lírico, y ejecución”, sostiene, al tiempo que agrega: “En esta época tan oscura, de tanta misoginia, y de tanto abuso y maltrato visibilizado, sabemos que una convivencia entre músicos y músicas en los escenarios y camarines va a instalar otro diálogo y otra dialéctica”.

 

En este sentido, Mel Gowland refuerza esa idea y concluye: “No queremos una pelea entre músicos, lo que queremos es que esto cambie. Y somos conscientes de que esto no es una solución, es una herramienta hasta tanto se naturalice y visibilice el talento de las mujeres, que existe y es mucho”.

 

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...