Entrevistas

Juana Molina: “Cuando te dicen cosas lindas sentís que llegaste a comunicarte con la otra persona”

Antes de su show del jueves en el Teatro Sala Ópera de La Plata, la artista habló de su presente, la repercusión de su último álbum de estudio y el proceso de composición de sus canciones. Escuchá:

Juana Molina: “Cuando te dicen cosas lindas sentís que llegaste a comunicarte con la otra persona” - Radio Cantilo

lunes 15 Jul, 2019

 

Cuchi Calderón: Vos que estás acostumbrada a las giras, ¿llevás algo para hacer o cada uno respeta el silencio?

 

Juana Molina: Hay muchos que van con los auriculares y otros que optamos por la charla.

 

CC: Mirá vos, leía una nota en la que decías que estabas empezando a respetar el silencio.

 

JM: Yo creo que más que respetar, estoy hinchando siempre para que hagan silencio. Si no tengo silencio me enloquezco, por eso prefiero conversar, eso es silencio para mí.

 

CC: Están yendo para Rosario, ¿cuánto tiempo antes te gusta estar en el lugar para probar sonido y ajustar los detalles?

 

JM: Más o menos ese tiempo es perfecto. Armamos, probamos sonido y ya nos quedamos ahí. Nos vamos impregnando del lugar.

 

CC: En 2017 apareció Halo y me llama mucho la atención el universo sonoro, que es muy específico. ¿Estás armando canciones nuevas? ¿Vos vas armando este universo?

 

JM: No, las canciones y su composición, grabación y producción son simultáneas. A medida que compongo voy grabando, y a medida que grabo ya voy mezclando y todo va quedando. No es un proceso separado, es como si fuera un bordado. Después se va llenando, pero los hilos son medios inamovibles.

 

CC: En Halo se encuentra un hilo a lo largo de todo el disco, ¿lo creés así?

 

JM: Eso viene después. Es como que el concepto del disco se arma cuando terminas de hacerlo. De golpe te das cuenta que fuiste a una dirección inconscientemente, o siguiendo la intuición. Después llega y viene la imagen del disco, el nombre. Y todo increíblemente va cerrando en una idea que parece previa, pero es posterior.

 

Facundo Díaz: Es como que el imaginario que construye al disco decanta entre todos los que aportan la música, lo visual y lo sonoro, ¿no?

 

JM: Podríamos decir algo así.

 

CC: Vos hablaste de Halo como un mojón de trabajo en desarrollo, como si fuese una parte de un laburo que vos ibas a continuar haciendo. ¿Sigue esto?

 

JM: Eso es con cada disco. No es una idea mía, lo dijo una banda que se llamaba Can, de los 70’s. “A Work in progress” es la frase, un trabajo que está siendo hecho. Es como una foto de un momento, de hecho las canciones salen en el disco y son recién nacidas, pero con el vivo van cambiando, creciendo. Se va transformando a medida que las vamos tocando. En general la canción la reconocés, pero muta mucho en el recital.

 

CC: El jueves venís al Teatro después de dos años, ¿qué set preparás?

 

JM: Creería que estamos haciendo los últimos shows de Halo. Mi idea era, en unos pocos meses, encerrarme a cranear el próximo disco. No sé cuánto más vamos a tocar este show, pero supongo que será sólo por unos meses más. Con cada disco nos cuesta un poco más meter las canciones, porque una tiene sus favoritas, que además son inamovibles. Pero la cuestión es que no se pueden hacer shows de siete horas.

 

CC: Hay muchas definiciones sobre lo que hacés. Cuando las lees, ¿qué te pasa?

 

JM: No leo mucho las cosas que salen, sobre todo últimamente. En los primeros discos sí leía exhaustivamente, además como había más revistas en papel las leés sí o sí. No sé por qué muy bien… cuando dicen cosas lindas sentís que pudiste llegar a comunicarte con la otra persona. Eso está bueno que pase.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...