Entrevistas

Juan Sebastián: un documental sobre la vida religiosa del músico

Diego Levy, director de la película, pasó por el aire de Hagan Correr La Voz para hablar de la producción que relata la nueva etapa de Juanse.

Juan Sebastián: un documental sobre la vida religiosa del músico - Radio Cantilo

martes 29 Oct, 2019

Todos los domingos de octubre y noviembre, a las 20 horas, en el MALBA se proyecta Juan Sebastián, el documental dirigido por Diego Levy que relata, en primera persona, el acercamiento de Juanse al catolicismo. En la película, Levy se mete en la intimidad del líder de Ratones Paranoicos para mostrar su día a día desde que se sumergió en la vida religiosa. “Me imagino que él quiero que lo entiendan y que no lo juzguen. Lo que hace el documental es no juzgar a alguien por lo que le pasó o por la elección de vida que tomó. Hay mucho tipo acusando con el dedo, como si uno fuera el dueño de la verdad, si viviera en la normalidad”, explicó el director.

 

Gallo Bluguermann: ¿Cómo te acercaste al tema en cuestión?

Diego Levy: Fueron varias cuestiones que concluyeron en la propuesta que le hice a Juanse. Una, que yo venía siguiendo esta conversión de Juanse que a mí me llamaba mucho la atención, me daba mucha curiosidad. Veía ese tratamiento que se le daba muy superficial acerca de lo que le había pasado, tomado en broma, y las agresiones, todo ese tipo de cosas que circulaba por redes sociales. A mí me parecía que había una gran historia para contar ahí. Por otro lado, yo lo adoro. Yo seguí a los Ratones Paranoicos de adolescentes, los he ido a ver miles de veces, era mi banda de la adolescencia. Lo escucho aún hoy, me parece uno de los músicos más grosos de la historia reciente argentina, me parece una leyenda viva y todo ese combo ameritaba una película. Hasta en un momento me llamaba la atención cómo nadie la hizo. Cuando me pintó la idea, me acerqué a él. A través de su manager le mandé un mensaje y conseguí un café con él, le conté esas ganas que tenía de hacer la película y arrancamos.

 

GB: ¿Él te dijo que sí al toque o tenía ciertos reparos?

DL: Me dijo que sí al toque. Al principio estaba cauteloso, porque yo no le ofrecía nada concreto. Era mi primera película, me interesaba contar esa historia de conversión. Yo creo que en algún punto a él le interesaba contar lo que le pasó. No es un tipo que lo mantiene oculto, él necesita exteriorizarlo. Me parece que lo que le faltaba a su historia es que lo exteriorice de una manera seria, que alguien lo tome seriamente. La película intenta eso, creo que está eso.

Cuchi Calderón: Una vez que él te da el OK tenés que ingresar a la vida íntima de Juanse. Hay imágenes de él cantando en la iglesia, aparece su madre, ¿qué otras cosas te sorprendieron en ese cotidiano a la hora de filmar?

DL: No sé si sorprenderme, yo no conocía la intimidad de Juanse para nada. Me sorprendió tal vez que es un tipo re contra preparado, que ha estudiado un montón de carreras, que sabe bastante de muchas cosas. Lo que más me llamó la atención fue que al principio yo tenía un vínculo frío con él y de repente fue mucho más frecuente, hablábamos casi todos los días. En un momento él se puso la película al hombro y me llamaba, se comprometió mucho con la película. Eso hizo que la película sea lo que es. Hay muchas escenas que para mí son hermosas. Ese vínculo que se generó entre él y yo permitió que él se abriera de la manera en que se abrió y ahí está la riqueza de la película. Para lograr esa intimidad necesitás vincularte con el personaje. Lo que más me sorprendió es que se logró al toque de que empecé.

 

GB: ¿Cómo es el acercamiento de Juanse al cristianismo tan fervientemente? ¿A partir de qué?

DL: Él lo cuenta bien la película. Son varias cosas. Tiene un par de experiencias místicas, que las describe gráficamente en la película. Y también hay algo fuerte con Spinetta. Él era muy amigo de Luis Alberto Spinetta y cuando se enferma Luis, él cae en un pozo de tristeza e intensifica más su participación en misa. La mujer cuenta que él va a buscar agua bendita y se la lleva a Luis para que tome la medicación con agua bendita. Intenta salvarlo de alguna manera apelando a la fe. Eso en el medio de otras cosas que le pasaron. Él es católico de toda la vida, lo que pasa es que los últimos 7 u 8 años eso lo llevó a una vida más cotidianamente. Va a misa todos los días, estudia teología, va a monasterios, va a ver al Papa. Hace una vida más coherente con eso que le pasa.

 

GB: ¿Cómo cae en el resto de los Ratones esta conversión de Juanse?

DL: La verdad que no lo sé. Los Ratones ahora se están juntando, están tocando de vuelta. Han tenido sus conflictos me imagino que más allá de esto. Pero no indagué, no hablé nunca. Aparecen en la película, porque cubro un ensayo de Ratones y un show en Tecnópolis, pero no indagué con ellos. Pero creo que el conflicto de la separación tiene que ver con otras cosas.

 

CC: En el resto de la familia, ¿vos que notás?

DL: Yo creo que al principio de a poco fue incorporando a la familia lo que le había pasado. Lo cuenta la hija, que al principio fue raro. Sos un tipo que está de gira seis días a la semana, tomando diez botellas de whisky por noche, una vida de rock and roll donde pasaba de todo. Ese contraste tan repentino fue como un shock en la familia, pero al final todos entendieron que eso le hacía bien a él. Entonces si le hace bien a él, le hace bien a ellos. Yo creo que están en un buen momento.

 

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...