Entrevistas

Juan Cruz Revello y la pasión Stone

El Gallo Bluguermann habló con el autor del libro que indaga en el fanatismo que rodea a los Rolling Stones. Entrá a la nota y reviví la entrevista.

Juan Cruz Revello y la pasión Stone - Radio Cantilo

miércoles 15 May, 2019

Juan Cruz Revello es el autor de La lengua universal. Fans de los Rolling Stones alrededor del mundo, un estudio casi sociológico sobre cómo son los fanáticos de la banda en distintas partes del planeta. Se publicó el pasado 17 de abril, bajo el sello editorial de Gourmet Musical, y fue presentado en la Feria Internacional del Libro. Además de estar disponible en las grandes librerías del país, Juan Cruz anticipó que podrá conseguirse en otros rincones del globo.

 

Gallo Bluguermann: Si uno pudiera trazar una línea desde el comienzo de la banda hasta hoy, ¿cómo fue cambiando el fan de los Stones no solo en la Argentina sino en el mundo, incluso en Inglaterra?

Juan Cruz Revello: En el libro hay un capítulo exclusivo de Argentina donde trato de hacer un árbol genealógico de cuándo comenzó la pasión. Cómo se fue desarrollando más que cómo empezó. Y dimos con que una banda de Rosario, Los Gatos Salvajes, que fue la previa de Los Gatos, fue la primera banda argentina en grabar una canción de los Stones, que fue “Congratulations”, que no quedó en el disco original porque se perdieron las cintas. Y Music Hall hace poco recuperó material y Lito Nebbia encontró la canción y la reeditó en 2018. Entonces fue cambiando, porque en principio en la Argentina eran de nicho, los escuchaban músicos. Y después del 82, cuando se estrenó Let’s spend the night together, la película y el álbum, se empezó a popularizar y ni hablar que explotó diez años después con la llegada de Richards a Vélez. Eso con respecto a Argentina. Y con respecto al mundo, me parece que precisamente Latinoamérica lo que tiene, sobre todo Argentina y Brasil, es que después de que nos visitaron en el 95 con Voodoo Lounge, se inyectó el público nuevo, y pasa que cuando tocaron en La Plata en el 2016 había pibes y pibas que no habían nacido en el 95. Eso en el resto del mundo no pasa. Entonces a mí me parece que en el resto del mundo no cambió el público, o si cambió, cambió en mucha menor medida que acá. En Sudamérica sí cambió, cambió muchísimo.

 

GB: Ese nivel de fanatismo y de locura que se ve acá, ¿tiene algún paralelismo en otras partes del mundo?

JCR: Sí, una de las primeras páginas del libro cuenta de una persona que la mujer estaba pariendo y él estaba al lado, en la habitación, con una computadora sacando entradas para la gira del 2014, porque si no se quedaba sin tickets. Yo cuando me contaba eso digo “qué le respondo a esta persona, cómo sigo”. Ya es algo inaudito eso. Me parece que fue en Australia.

GB: Diste con varios coleccionistas, ¿no? Con gente que atesora elementos de todo tipo más allá de la música.

JCR: Sí, de lo que pude recolectar, en el país me parece que hay seis o siete personas particulares que tienen el flipper más viejo. Hay dos flipper: uno que creo que es de los 70 y otro de los 90. Y en Rosario hay dos. Que yo conozca hay uno en el sur, en Comodoro Rivadavia; dos en Rosario; uno en el 40×5, el bar de Devoto, y los otros ahora no me acuerdo. La misma persona que tiene uno de los flipper acá en Rosario tiene, por ejemplo, azulejos de la pileta donde falleció Brian Jones.

 

GB: ¿Vos coleccionás cosas también?

JCR: No a ese nivel. Tengo algunas cosas pero no a ese nivel porque más allá de que es la banda que más escuché y es la banda de sonido de mi vida, yo soy un apasionado de la música en general y por esas cosas de la vida vinculé mi trabajo con eso. Pero no es la única banda que me gusta.

 

GB: El libro tiene un apéndice, un último capítulo que es sobre en qué show te hubiese gustado estar de los Stones a lo largo de toda su historia. ¿A vos en cuál te hubiera gustado estar?

JCR: Uno en el Marquee, en ese me hubiese encantado estar. Porque aparte lo miro, no me canso de verlo, me parece Stones en estado puro, un Taylor completamente encendido. Pero por cuestiones familiares que no vienen al caso contar, pero que fueron determinantes, me quedé con la entrada para ir a verlos con Dylan y fue la única vez que vinieron a la Argentina que no pude estar, a la del 95 sí fui. Y ocurrió que compartieron escenario tres veces nada más en la historia: una acá, una en Francia y una en Brasil y tuve al alcance de la mano ir y no pude. Si me das  a elegir entre esas dos que acabo de nombrar, prefiero la de Dylan acá.

Foto: Carlos Cermele. Télam.

 

No te pierdas ningún detalle de la charla completa entre Juan Cruz Revello y el Gallo Bluguermann en una nueva edición de Hagan Correr La Voz.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...