×

Entrevistas

Gustavo Collado sobre el debut de Divididos: “Fue un remedio para solucionar el bajón reinante de esos tiempos”

Esta semana se cumplieron 32 años del primer show de la aplanadora del rock. En esta nota, los recuerdos de su primer baterista.

Exclusivo web
Gustavo Collado sobre el debut de Divididos: “Fue un remedio para solucionar el bajón reinante de esos tiempos” - Radio Cantilo

viernes 12 Jun, 2020

En “Los Sueños y las Guerras”, Ricardo Mollo canta “Se puede decir todo / pero hay que descansar / hay una guerra / una gran guerra”. El track es parte del debut 40 Dibujos Ahí en el Piso y (¿sin quererlo?) retrata cómo se vivía el final de la década de los 80s en la escena del rock argentino. En menos de un año, fallecieron Miguel Abuelo, Federico Moura y Luca Prodan. “El comienzo con los chicos se dio el 9 de mayo de 1988, era mi cumpleaños. Me fui a festejar a un bar en La Paz y me lo encontró a Diego. Ahí me invitó a ir, estábamos contando penas nosotros porque era el momento de la decadencia de los 80s, se murieron muchos amigos”, cuenta Gustavo Collado, primer baterista de Divididos. 

 

 

Después del fallecimiento de Luca, los integrantes de Sumo tomaron diferentes caminos: Germán Daffunchio se fue a las sierras cordobesas, mientras que Mollo y Diego Arnedo decidieron conformar un proyecto nuevo. “Al otro día del encuentro en el bar cargué la batería en un taxi y me fui a la sala de El Palomar, donde ensayaba Sumo. Se habían probado muy buenos bateristas, pero conmigo había más onda, técnica y también yo era un poco lo que ellos querían, ya tenían una idea de lo que querían, agrega Collado, que en ese momento vivía una situación similar tras la separación de La Sobrecarga, su primer grupo. 

El último 10 de junio, se cumplieron 32 años de la primera presentación en vivo de Divididos. Fue en Rouge Pub de Flores y según Collado las imágenes son confusas, pero recuerda que “no teníamos mucho tiempo de ensayo, así que para mi fue como una cosa sorpresiva. Fue un desafío del que salimos airosos, no tenía temor pero el grupo no tenía tanta práctica, casi no nos conocíamos musicalmente

¿Qué es lo primero que recordás de esa noche? 

Gustavo ColladoTe puedo dar imágenes, imaginate que yo estaba debutando, era el nuevo de la banda. Me acuerdo que era un lugar no muy grande, que estaba lleno y que todos querían ver a Sumo, lo querían a Luca. Había un buen clima, estaba Fito Páez y fue muy intenso, como la mayoría de los shows. No teníamos tantos temas, era básicamente la lista de 40 Dibujos y una versión de “Summertime Blues” de Eddie Cochran y Jerry Capehart que tocaban bandas como The Who y The Beach Boys

 

 

¿Habían pensado en alguna producción para el show? 

GC: Producción no había, imaginate que éramos una banda que no conocía nadie y que encima querían a Sumo. No éramos el Divididos que existe hoy. Producción, 0. Habremos instalado los equipos nosotros, también teníamos gente que nos ayudaba igual que después quedaron como plomos o asistentes. Nos tomábamos en serio las cosas, como siempre. Y así fue que salió todo, fue duro, nos hicimos de abajo. Básicamente nos divertíamos mucho, era un remedio para solucionar el bajón reinante de esos tiempos. 

 

Pero había gente que los ayudaba…

GC: Sí, ellos tenían un séquito que era parte del stage de Sumo. También estaba el grupo de amigos, fans de la banda. Pero tampoco había tanta persona que nos ayude, era otro Divididos. Grabamos el primer disco con el manager de Sobrecarga que nos presentó a la compañía CBS. 

 

¿Fue muy intenso el comienzo? 

GC: Fue intenso el primer tiempo, sí. Creo que hicimos 150 shows en un año y medio. Tocábamos en cualquier bar de cualquier ciudad, algunos eran temerarios. Recuerdo uno en Berazategui en el que nos tiraron botellas. Nos costó muchísimo superar el vacío de Luca, yo pensé que no íbamos a poder. Repito, nos hicimos muy de abajo. 

 

En los créditos, Valeria Cedrón aparece como una de las diseñadoras de la tapa de 40 Dibujos Ahí en el Piso y tengo entendido que era tu pareja de ese momento, ¿es así?

GC: Sí, la tapa la hicimos con Valeria. Me acuerdo que vivíamos en una casa muy grande, la hicimos en un cuarto cortando figuritas, que es el logo que hoy se usa en la batería. Esos muñequitos los recortamos sobre un cartón y de ahí salió. No me acuerdo si el nombre salió en base al dibujo o al revés. Después la mejoraron en Sony, la pasaron a digital y un artista gráfico de la empresa le metió mano. En ese tiempo no había las cosas que hay ahora, pensá que el primer disco salió en casete.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...