Entrevistas

¿Guién so?: Gustavo, el chef argentino que triunfa en Francia

Tapa Martín charló con un cocinero made in Argentina que un día decidió cruzar el océano y hoy la rompe con un restaurante propio en París. Conocé su historia en esta nota.

¿Guién so?: Gustavo, el chef argentino que triunfa en Francia - Radio Cantilo

jueves 18 Abr, 2019

Gustavo Cohen Arazi nació en Buenos Aires, luego se fue a vivir con su familia a Esquel y cuando llegó el momento de elegir una carrera se mudó a La Plata para estudiar gastronomía en el IGA. “Estuve tres años. Una ciudad hermosa, me encantaba vivir ahí”, contó de su experiencia en la capital bonaerense. A pesar de eso, en 2015 decidió cambiar de aires y se fue a probar suerte a Francia.

Instalado en la capital francesa desde aquel entonces, llegó con la ilusión de conseguir trabajo en algún lugar de cocina argentina pero no pudo concretar ese deseo. Así que empezó a ampliar sus horizontes y a hacer otras cosas dentro de su profesión. Y terminó dedicándose a la gastronomía mexicana.

Esa experiencia lo llevó a hacerse amigos de esa nacionalidad y el año pasado, junto a una pareja de amigos, compró el fondo de comercio de un restaurante mexicano. “Se llama Anahuacalli”, contó, al tiempo que explicó que el nombre proviene de un idioma originario de México y significa “la casa cerca del agua”. Dijo, a su vez, que es un lugar que funciona hace más de 20 años y está a metros de la catedral de Notre Dame. Incluso, contó, estaba allí cenando cuando se enteró del incendio y pudo verlo en vivo y en directo.

Gustavo  dijo, además, que el restaurante funciona muy bien, que suelen tener una importante cantidad de reservas y siempre está lleno de gente. Pero también admite que el sueño de volver a la Argentina está latente en todo momento. “Pero veo que el país está bastante difícil. Acá gastronomía se paga correctamente, está bueno que te paguen por lo que hacés”, confesó.

Poné play y escuchá la historia completa de nuestro personaje de hoy en Total Normalidad.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...