Entrevistas

Glastonbury narrado por Alfredo Rosso

El periodista cubrió uno de los festivales más grandes del mundo y pasó por Total Normalidad para contarnos todos los detalles. ¡Mirá!

Glastonbury narrado por Alfredo Rosso - Radio Cantilo

jueves 11 Jul, 2019

Miles de personas de todas las edades vivieron tres días intensos en el tradicional encuentro británico. Glastonbury le dio lugar a bandas de rock consagradas y a leyendas pop, pero también hizo honor a su costado más experimental. En la mañana de Total Normalidad el periodista Alfredo Rosso nos contó todo tras su experiencia.

Tapa Martín: A raíz del conflicto que se conoció con su cuñada en el festival nos preguntamos, ¿cómo estuvo Liam en el Glastonbury?

Alfredo Rosso: Liam, para aquellos que lo vieron en Lolla Palooza debo decir que ha recuperado buena parte de su voz. Por supuesto que sigue siendo esa persona osca que conocemos, pero presentó un show especial para Glastonbury, donde cerró con Wonderwall y Champagne Supernova que corearon miles de personas. Él estaba con una camisita a cuadros y sus manos hacia atrás como siempre. La banda no es Oasis, pero es eficiente. Es una banda que está justa para lo que Liam quiere hacer.

TM: Veía en tu nota de Página 12 que aparecen personas de todas las edades, y la gente va disfrutando y viendo todo tipo de bandas ¿esto se vive así?

AR: Sí, lo interesante es que vos podes construir tu propio Glastonbury, y te dan unos itinerarios que son muy piolas porque tienen no solo todos los horarios, sino que viene con breves definiciones de porqué tenes que ver a cada banda, y el primer día ves a todos dibujando extrañas flechas de un escenario a otro sobre el itinerario. Tenes gente, por ejemplo, que se muere por ver a Kyle Minogue en Glastonbury después de 15 años que no se pudo presentar por un severo problema de salud y lo hizo ahora frente a 45 mil personas, donde creo que rompió el récord totalmente lleno de gente incluso de gente que no alcanzaba a ver ni a las pantallas pero estaban contentos con solo escuchar la voz de Kyle. Colmó todos los costados, y pensar que hubo 80 mil personas es más acertado.

Por otro lado tenes al otro tipo de público que se va al otro costado del festival a ver por ejemplo el retorno de una banda de folk inlgés que tocaba en una carpa que se llama avalon stage. Para darles una idea, el Glastonbury es más grande que el parque parque Iraola, es un lugar enorme, por lo que tenes que elegir con cuidado qué ver. Con suerte en una hora podes ver dos shows en una hora, y seguramente sean algunas canciones de uno y otras del otro, si caminas rápido. Pero tener el pyramid stage, donde tocan las estrellas consagradas, también tenes the other stage, donde tocan los artistas que ya están semi consagrados, y arriba de las colinas está el escenario de the park, donde tocan los grupos que son de culto pero están a punto a explotar.

TM: Comparando con los festivales de acá y pensando en la comodidad de la gente ¿te dan agua? ¿los baños son suficientes para todos? ¿los precios?

AR: Lo precios son razonables. Caro para nosotros, pero allá hay un estándar que se repite todos los años. Había una campaña de agua, que repartía agua para toda la gente. La característica fue que no se permitía el plástico. La gente se hidrataba todo el tiempo porque el festival no pudo abstraerse de la ola de calor en todo Europa, con 34 grados de calor y sin una gota de agua, cosa diferente a lo húmedo que suelen ser. Cambiamos las botas de lluvia por el protector solar.

TM: ¿Cuánta cantidad de público asiste por día?

AR: Los números fuertes siempre tienen una gran cantidad de gente que desborda el escenario y se cuela por los costados como les decía de Kyle que habrá llegado a las 80 mil. Con The Cure y The Killers debe haber habido 50 mil personas.  Tuve algunas sorpresas con bandas que vienen pisando fuerte, con Fat White Family, que la dejé al final de mi crónica porque va a ser una banda que vamos a ver en algún Lolla Palooza acá porque ya viene pidiendo pista. Es cierto que por momentos te podes sentir un poco abrumado o cansado, pero yo siempre digo que venir a Glastonbury es como una especia de spa, porque enseguida hay algún estímulo que te levanta, como un disfraz raro, carpas de standup, una zona verde para ir a descansar donde están las organizaciones que se encargan del desastre natural que estamos viviendo y te dan itinerarios con tutoriales para que sepas como podes ayudar, más la música, todo es un combo que me deja asegurar que uno no es el mismo después del Glastonbury.

No te pierdas la nota completa: 

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...