Entrevistas

Gabriel Morini: “La radio como lenguaje sigue viva”

El director de Radio Universidad de La Plata pasó por el aire de Total Normalidad para hablar del medio en el Día de la Radiodifusión Argentina.

Gabriel Morini: “La radio como lenguaje sigue viva” - Radio Cantilo

martes 27 Ago, 2019

Tapa Martín: ¿Cómo ves a la radio hoy en cuanto a las nuevas tecnologías? Hay muchos podcast, mucho Spotify, mucha radio no tradicional. Yo creo que en la Argentina hay un arraigo con la radio que es especial.

Gabriel Morini: Yo hago una división entre el medio en sus posibilidades técnicas y el lenguaje. Me parece que en términos técnicos está sufriendo una serie de modificaciones bienvenidas, me parece que se amplían muchísimo las posibilidades de que aparezcan nuevos registros y demás. Si nos ponemos a pensar en lo que era el espectro radiofónico años atrás, nos encontramos con una cantidad de radios menor a la disponibilidad que tenemos hoy. Hoy no hay tantas radios como públicos pero seguramente hay muchas más posibilidades y eso está buenísimo. La irrupción de las FM, de la radio digital y de los podcast me parece que han hecho muchísimo en ese sentido. A mí lo que me parece fascinante es la vitalidad del lenguaje y cómo el lenguaje ha ido atravesando diferentes momentos, como ha ido aprovechándose de las posibilidades técnicas y tecnológicas. El lenguaje radiofónico tiene mucho de primario, de inicial, está compuesto fundamentalmente por nuestras voces y por nuestra forma primaria que es la oralidad. De ahí surge una potencia casi inacabable. A medida que se va configurando con diferentes soportes técnicos y tecnológicos no hace más que expandirse y aumentar sus horizontes.

 

Mariana de Iraola: ¿Qué inquietudes ves en los que forman parte de la Radio de la Universidad? ¿Qué los mueve para seguir haciendo radio?

GM: Me parece que lo que mueve es las ganas de comunicar. Cuando hablamos de la comunicación desde la perspectiva del derecho es una necesidad de la especie. Y de algún modo los soportes técnicos y los soportes institucionales lo que hacen es dar esa posibilidad. Lo que debemos hacer es avocarnos a garantizar ese derecho. Y después aparecen infinidad de inquietudes que van dejando huella en la programación y en los oyentes. Va desafiando permanentemente al oyente. A mí lo que me gusta mucho de la radio, y en particular de la radio que hacemos, es que no permitirnos el adormecimiento del oyente. La radio, como todos los medios de comunicación, tiene esa característica de dormirse en eso que sale bien y no desafiarnos. Yo creo que hacer radio, que pensar la radio es, por el contrario, desafiar permanentemente ese estado de comodidad. Hay que desencantar al oyente tratando de que busque nuevos horizontes, nuevas propuestas. Cuando hacés un programa mucho tiempo creés haber encontrad la fórmula. Cuando vos estás haciendo lo que creés que debés hacer, hay que cambiar un poquito. Yo lo que veo con los pibes es eso: que están permanentemente proponiéndonos cosas nuevas, interpelando a nuevos públicos. Yo creo que hay tantas audiencias como personas y está bueno construir radios de múltiples audiencias. Hay un cambio muy grande, la tecnología nos invita a trackear desde hace mucho tiempo. La programación se trackea y eso habla de esa diversidad de público y construcciones de público muy diferentes aún en una sola señal. Eso me parece que está bueno y nos invita a quienes producimos radio, a quienes pensamos radio, a estar a la altura de esas demandas.

 

MDI: El oyente es menos pasivo que antes y se pone a buscar antes.

GM: Exactamente. Y es extraordinariamente dinámico, se cansa rápido. No sé si son características piolas, de algún modo hablan de un mundo que se desecha cada tres meses, un mundo hecho en función de las necesidades de los publicistas. Pero uno no puede dejar de ser consciente de que hay, de algún modo, formas de consumo que están encorsetadas bajo esos criterios. Hay que adaptarse, fundamentalmente para no perder a ese oyente que ha costado atraer. Hay que estar atento.

 

TM: Los jóvenes, ¿escuchan menos radio, escuchan igual? ¿Cuál es la sensación que te da de los jóvenes sobre la radio?

GM: Me parece que ese “los jóvenes no escuchan radio” tienen que ver con la atadura, la soldadura del aparato radio y la radio como lenguaje. Hay que romper esa ligazón porque nunca algo tan elástico, tan dinámico como es un lenguaje puede estar atado exclusivamente a un artefacto. Yo creo que los pibes sí escuchan radio. Lo que pasa es que la escuchan de mil maneras que no son las formas en las que por ahí Vorterix las produce. Yo creo que la radio como lenguaje sigue viva. El lenguaje radiofónico está vivo, está presente y nos atraviesa permanentemente. Hay que abandonar un poco la nostalgia del aparato.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...