Entrevistas

Flavio Cianciarulo: “Necesito siempre tocar el bajo”

El bajista habló con Corina González Tejedor de su vínculo con el mar, de su relación con la música y con su familia. Entrá a la nota y volvé a escucharlo.

Flavio Cianciarulo: “Necesito siempre tocar el bajo” - Radio Cantilo

lunes 15 Jul, 2019

Aunque Flavio Cianciarulo nació en Buenos Aires, pasó gran parte de su vida cerca del mar. Y eso no solo tuvo incidencia en su música sino que se convirtió en una filosofía, en una manera de habitar en el mundo.

Parte fundamental del rock argentino de los últimos treinta años, Flavio dedica su tiempo a producir y a crear música pero también a surfear y a conectarse con la naturaleza.

 

Corina González Tejedor: ¿En qué te influenció musicalmente criarte a metros del mar?

Flavio Cianciarulo: Hizo que esa interacción con el agua cerca del mar permanezca siempre. Siempre tuve que volver al mar. No sé, considero esencial vivir cerca del mar, no solo verlo en vacaciones.

 

CGT: Hoy girás en busca de olas y en familia yendo al mar. ¿Podés escuchar música mientras estás en el mar surfeando? Es como la junta de dos pasiones.

FC: No puedo escuchar música en el agua. El surfing, para nosotros y para muchos de los que lo practican, es una actividad que trasciende lo deportivo. Tiene algo como de místico y de mágico, de estar en contacto con la naturaleza en directo, con ese mundo tan inconmensurable y misterioso que es el océano. No hace falta tener música. La música está en las gaviotas que de golpe te pasan en vuelo rasante, el mar tiene su música propia.

 

CGT: ¿Qué hacés por tu bajo? ¿Componés con él, se compone desde una manera en particular desde ahí? ¿Lo seguís estudiando?

FC: Trato de tocarlo diariamente. Lo necesito, no lo hago por imposición académica. Estudié bajo con el grandísimo Javier Malosetti, el más grande de los grandes. Tuve el honor de poder estudiar muchos años con él, todas las semanas cuando no estaba de gira. Gracias a él aprendí música, me hizo muy bien. Tengo todos esos recuerdos de alumno de Javier y diariamente lo pongo al día o trato de traer todos esos recuerdos, ejercicios, escalas, improvisaciones de jazz. Amo tocar sobre standars de jazz. No obstante, cuando soy solista toco la guitarra para acompañar de manera muy simple y muy modesta. Sin embargo, el bajo es algo muy importante para mí, necesito siempre tocar el bajo. Cuando toco el bajo me abstraigo y simplemente quiero tocar el bajo. Amo tocar el bajo y es lo que más me gusta hacer en una banda. En general no lo uso para componer. Para componer me gusta sentarme en el piano, utilizar la guitarra. La guitarra es un medio muy práctico para llegar a la composición de una canción.

CGT: ¿Cómo ponés límites a tus hijos si estás en una banda de rock?

FC: Nosotros somos bastante heterodoxos. Creo que la sociedad general se guía por clichés: el rockero es tal cosa, el abogado es tal cosa. Son clichés o arquetipos que muchas veces sí dan en lo cierto, pero otras veces no. Hay de todo. Mis hijos pertenecen a una rama de la música muy interesante, muy minoritaria, muy saludablemente revolucionaria. Son anti droga, anti alcohol, anti todo. Pero anti por ellos mismos, no denostando, ni siquiera enjuiciando que caiga en el vicio. Pero ellos son anti eso. Mis hijos son sumamente sanos. Son rockeros, son surfistas. No tuve que poner límites. Lo hemos podido, de alguna manera, solucionar de otra forma natural, con amor. Por suerte se dio.

 

CGT: ¿Cómo te sentís bajo sus reglas si esto es así en Sotana?

FC: Precisamente disfruto muchísimo estar bajo las reglas de mi hijo. Me gusta ponerme en ese rol de subordinado porque el talento para el metal extremo y poderoso lo tiene él y yo aprendo muchísimo. Hay que derrumbar un poco ese cliché de que yo soy el viejo, el papá, y me las sé todas. Creo que las personas grandes tenemos mucho que aprender de los jóvenes. Los papás tenemos mucho que aprender de los hijos porque son generaciones nuevas que están con un refresh de todo lo que ocurre y es bueno estar atento a esas cosas. En Sotana me gusta muchísimo tocar el bajo y acompañarlos.

 

CGT: ¿Cómo es la gira de música y olas?

FC: Es una forma simpática de titular los viajes de surf. Somos una familia de surfistas, diciéndolo con la mayor humildad del mundo. El surf es un deporte que no requiere de mucho más que una tabla, una malla si hace calor, un traje de goma si hiciera falta en el frío. Pero los viajes de surf, como uno quiere estar solamente surfeando y no interesa otra cosa, no hay que ocuparlos en otra cosa.

 

CGT: ¿Cuál de tus canciones más famosas existen porque alguien insistió?

FC: No sé. En general siempre he sido yo o mis hermanos musicales y mis compañeros de música quienes hemos consensuado qué hacer o qué no hacer. Después de los 90 sobrevinieron tiempos donde mucha gente empezó a opinar.

Dale play y escuchá la charla completa en el aire de Allá Voy.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...