Entrevistas

Fernando Samalea: “Me siento muy en paz y tranquilo con todo lo que viví en mi carrera”

El multifacético músico y escritor de los libros “¿Qué es un longplay?” y “Mientras otros duermen” habla de las anécdotas con todos los artistas con los que tocó. Escuchá.

Fernando Samalea: “Me siento muy en paz y tranquilo con todo lo que viví en mi carrera” - Radio Cantilo

martes 11 Jun, 2019

 

Marcelo Villano: ¿Qué escuchás cuando escribís tus libros?

 

Fernando Samalea: De todo. Soy tan futurista como retro. Ahora estoy escuchando a Luis Cole, por ejemplo, conectando el jazz, el funk y el histrionismo. A veces pongo discos de todo el rock argentino, también escucho Yes.

 

Cristian Hendriksen: ¿Hacés una selección o es lo que te pinta?

 

FS: A veces sí. La música genera un elemento mágico que te conecta con el momento. Cuando me dicen memorioso, no es tan así, simplemente me dejo llevar, por ejemplo, por esos discos en los que grabé. Mágicamente me bajan imágenes de la conversación, charlas, olores. Es el trabajo de la mente mecánica que nos ayuda a recordar. Ver las fotografías, los videos.

 

MV: ¿Por qué no te definís como memorioso?

 

FS: Yo lo tomo como un ejercicio sanador. Tenía tantos recuerdos y tantos privilegios que pensé que lo más apropiado era plasmarlo al papel. A lo largo de tres volúmenes puede condensar toda esta información. Uno que va hasta el 97’, el segundo hasta el 2010 y el tercero llegando al 2017.

 

MV: ¿Sos un tipo que duerme poco?

 

FS: No tanto. Pero como les decía, las rutinas son diferentes. A veces me acuesto muy tarde y otras me levanto muy temprano. En los ochentas se dormía un poco menos porque habían muchos planes y cosas para hacer a la noche. Los que hayan leído un poquito lo que escribo, mi intención es reproducir un canto a la profesión. Es enaltecer o elevar el estado mitológico del tipo de vida que nos tocó. Y también para que muchos chicos y chicas conozcan todo este período del rock argentino.

 

CH: En los libros, tu impronta es la persona que ve y siente. ¿Cómo hacés para conectar personas tan conocidas?

 

FS: No considero que mi persona hubiese requerido una biografía. Porque mis discos de bandoneón son para una minoría. No me considero una persona famosa ni un artista popular de renombre. Pero también ameritaba, ya que he tenido tanta intimidad y contacto en momentos clave de distintos artistas que primero admiré como público y después como músico de su banda. Sentí que era una especie de deber simbólico para quienes se interesen y una forma también de dejarlo desde un lugar de sensibilidad interna. No sólo como investigación periodística. En ese caso inevitablemente soy yo y hago de testigo privilegiado.

 

CH: ¿Qué repercusión tuviste de los artistas que aparecen en el libro?

 

FS: Y por ejemplo toda la cosa monárquica de Charly de plan Dalí, como auto-proclamarse emperador del universo, a él le encanta leerlo. Le gusta descubrirse ese personaje arrogante, que yo lo pongo porque también mis libros tienen mucho humor, no son nada solemnes. Eso es una gran satisfacción, y Charly para mí es la mejor persona, lo digo como público o como músico de él. Para mí es el músico más importante que conocí en mi vida.

 

CH: Te siento muy en paz y agradecido con lo que te está pasando, ¿es así?

 

FS: Sí, siempre fue así. Soy un caso medio atípico dentro de la locura. No pude lograr ninguno de los arquetipos clásicos del rock, que bien podrían saberse cuales son. Me siento muy afortunado porque pude tener una forma más original de vivir las cosas y no del modo predecible. Me siento muy en paz y tranquilo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...