Entrevistas

Después de la tragedia, el legado que dejó Kobe Bryant

Después de la tragedia, Lea Zavatti llamó al periodista Leandro Fernández para explicar la importancia de su paso por la NBA.

Después de la tragedia, el legado que dejó Kobe Bryant - Radio Cantilo

martes 28 Ene, 2020

 

Lea Zavatti: ¿Cómo podemos contar quién fue Kobe Bryant? 

Leandro Fernández: Creo que la mejor manera de empezar a entenderlo es ir al ejercicio de la repercusión que está teniendo. No hay medio informativo que no esté hablando de la noticia, trasciende el mundo del deporte. Es un deportista que ha tocado en todos los ámbitos: artistas, músicos. En cualquier ámbito dejó un impacto. Desde mi caso, lo que me pasó después de conocer la noticia, es que lo que menos estaba destacando y siguiendo, es el Kobe jugador. Es más fácil porque vivimos su etapa. Encontré y me impactó la transformación de Kobe cuando acepta que era su último año como deportista profesional y que se retiraba. Eso te muestra al ser humano. Hoy es un mito y una leyenda por una tragedia que te pone en ese pedestal. Sin embargo, cuando se retira del básquet se transforma en un ser humano más, que lo único que le importaba, con la misma pasión que tenía como jugador, quería ser padre, esposo y familia. Hay infinidad de entrevistas de él hablando o dando definiciones donde realmente te valoriza y te pone en situación lo que es la vida. Eso es lo que a mí me queda de Kobe. El monstruo que te mataba en la cancha de básquet humanizado en la máxima expresión. 

 

LZ: Mucha gente se pregunta qué es el “mamba mentality”, ¿cómo lo definimos?

LF: Es una forma de vivir. El no quedarse en el medio de un camino, si no tratar de ir siempre a fondo. El soñar algo, pensarlo y trabajar para conseguirlo. En su discurso de su retiro de camiseta, le hablaba a las hijas y les decía que el verdadero sueño estaba en el camino. Si ellas entendían que eso era el verdadero sentido de la vida, el ponerle horas extras a algo, sus sueños se iban a cumplir solos.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...