Entrevistas

Dave Evans visitó los estudios de Radio Cantilo

El fundador de AC/DC pasó por el aire de Hagan Correr La Voz para un mano a mano exclusivo con el Gallo Bluguermann. Entrá a la nota y reviví toda la entrevista.

Dave Evans visitó los estudios de Radio Cantilo - Radio Cantilo

martes 11 Jun, 2019

Dave Evans había nacido en Gales pero era apenas un niño cuando su familia se mudó a un pequeño pueblo de Australia. Sin embargo, la mala relación que tenía con su padre, quien nunca toleró su afición por el rock, lo llevaron a abandonar su hogar. Con 17 años se trasladó a Sidney para probar suerte y allí conoció a los hermanos Young, a Colin Burgess y a Larry Van Kriedt, con quienes formó, a principios de los 70, AC/DC.

Dueño de una voz privilegiada, Dave abandonó el grupo que había fundado porque la fama no estaba dando los frutos que había imaginado y su relación con los Young ya se había deteriorado. A partir de allí lideró otras bandas de gran éxito en Australia, como Rabbit. Actualmente, junto a The Badasses, se encuentra en una gira por América Latina que lo trajo a visitar nuestro país. Horas antes de embarcarse hacia México, Evans pasó por el estudio Norberto “Ruso” Verea para hablar de su vida, de su larga trayectoria y del tour.

Gallo Bluguermann: ¿Cómo es esta experiencia de andar de país en país? ¿Te parece raro vivir semejante gira en este momento?

Dave Evans: Sí, estoy acostumbrado a girar y fui a Europa varias veces. Pero generalmente hacía dos o tres países ahí y acá se extendió mucho. Estuve en Colombia, en Panamá, en Aruba, en Chile, en Argentina. Estuve en tantos lugares que ya me cuesta recordar. Mendoza me pareció un lugar espectacular. Chile también me llamó mucho la atención. En Panamá pude conocer el Canal, en Aruba la rockean toda, en Colombia son muy simpáticos y esto me permitió aprender un poco el idioma.

GB: ¿Te parece raro en esta época de su vida como artista semejante recepción? ¿Por qué Sudamérica necesita tanto rock and roll?

DE: La recepción fue espectacular. Me hizo acordar a cuando tenía 21 años en Australia y tenía un par de hits con AC/DC y otras bandas. La gente se volvía loca. Y en Chile fue una locura, un descontrol a tal punto que no podía salir del hotel sin un guardia porque la gente se volvía loca, me acosaba. En el show tuvieron que poner guardias en el vallado, mirando al público porque la gente se quería subir arriba del escenario. Era una locura que no experimentaba hace mucho tiempo y creo que es porque el rock and roll es libertad. Pasa lo mismo que en Europa del Este: es liberta. El rock and roll les trae libertad y son pueblos que en algún momento han sufrido esa falta de libertad. Yo en un momento, cuando era joven, me dejé el pelo largo, porque ese era un símbolo de libertad. Y lo mismo pasa hoy. Y la gente se vuelve loca no solo con las canciones que hice con AC/DC sino con mi música también, con mis temas. Y eso es lo que más me atrae. Nunca había pensado en venir a Sudamérica y cuando vine por primera vez quedé muy sorprendido. Es un mundo dentro del mundo.

GB: Aquel primer show con AC/DC, en la víspera del Año Nuevo entre el 73 y 74, ¿sentiste que era libertad también?

DE: De esa noche, de ese primer show me acuerdo realmente muy bien. Fue en un club famoso y teníamos el lugar principal para tocar. AC/DC en ese momento tenía un par de nombres grandes. La gente quería ver de qué se trataba esa banda que tenía esos nombres que estaban muy vinculados a la música. El lugar estaba estallado, pero había un piso para bailar en el que no había nadie. Empezamos a tocar, pero no venía nadie a bailar. Estaba todo el mundo mirando, lleno, reventado, todavía no eran las 12 de la noche. Hasta que la hermana de Colin decide romper esa burbuja y se manda a poguear al lugar ese que quedaba libre. Y ahí todo el mundo enloqueció. Y así fue la primera noche de AC/DC.

GB: ¿Cómo era el rol de George Young?

DE: Éramos todos muy jóvenes en ese momento, pero teníamos experiencia porque hacía por lo menos cuatro años que estaba tocando en bandas. Lo mismo Malcolm, que ya había estado en algún proyecto de George, conocía lo que era grabar en un estudio, conocía cómo había que moverse, cómo era estar preparando un disco. Pero el rol de George fue realmente muy importante, él fue un mentor. Como tenía su pasado con los Easybeats, junto con Harry Vanda eran cazatalentos. Un día George le dijo a Malcolm que iba a ir a un ensayo a escucharnos y Malcolm nos transfirió esa noticia. Fue a escuchar el ensayo, hizo una mueca y se fue. En ese momento era muy difícil firmar con un sello, había muchas bandas, muchos lugares para tocar pero había muy pocos sellos. Si un sello te elegía era como estar tocando el cielo con las manos porque ibas a convertirte en una estrella y tu música iba a sonar en las radios. Y si llegabas antes de los 25 a convertirte en una estrella, listo. Después de los 25 años ya eras muy viejo. Entonces quedamos todos apesadumbrados en el siguiente ensayo. Yo estaba medio deprimido, nadie hablaba. Y Malcolm nos dijo que Geroge iba a hacernos firmar con el sello. Ahí George se convierte realmente en un mentor más que en un productor. Vio el negocio un poco más amplio que simplemente producir la música de AC/DC.

 

 

Cuchi Calderón: Así como George fue un mentor de ustedes cuando eran muy jóvenes, ¿a vos ahora te pasa lo mismo con otras bandas? ¿Das consejos, mirás el semillero del nuevo rock?

DE: Sí, con mi banda tenemos una filosofía que se resume en un acrónimo: PEDC. Poder, Energía, Dinámica y Convicción. El poder es para hacer las cosas como corresponde, con ganas; la energía, para estar empoderado, porque tenés que darlo todo; la dinámica para que no sea siempre lo mismo; la convicción para que la gente que vea que sos de verdad. Cuando vos hacés las cosas con convicción la gente te entiende, sea arriba de un escenario o en la vida. Un buen actor que tiene convicción, te hace creer su papel. El que no lo tiene es un boludo o un actor que sobreactúa todo el tiempo y no le crees nada. Esa filosofía yo la aplico con el rock and roll y la traslado a generaciones más jóvenes. Y también aplica para mi propia vida.

GB: ¿Cómo fue la relación con tu padre después de que te fuiste para vivir de la música y lo conseguiste?

DE: Estaba celoso de mí, porque él también era cantante. Era tenor, le gustaba mucho la ópera, también la música melódica. Pero no podía tolerar la revolución del rock and roll. No quiso que en su casa entraran los Beatles ni los Rolling Stones. Ahí fue cuando me tuve que ir. Yo era de un pueblo pequeño rural. Me fui solo, sin apoyo de mi familia, a Sidney. Mi padre nunca estuvo de acuerdo con esa actitud. Y cuando me convertí en una estrella primero con AC/DC y después con Rabbit todo el pueblo hablaba de mí menos mi padre. Mi padre no me reconocía, no podía dar el brazo a torcer. No podía tolerar que fuera una estrella. A partir de ahí me di cuenta que no había imposibles, si vivía con mi filosofía nunca iba a haber un imposible.

 

CC: ¿Alguna vez dudaste del camino que elegiste?

DE: Nunca sentí que no la iba a pegar. Desde chico supe que iba a ser un buen cantante. Aprendí a cantar desde muy chiquito y era muy bueno, el mejor cantante de la escuela. Las maestras me llevaban a la sala de profesores para cantar canciones folklóricas inglesas. Yo supe que tenía ese talento y que la iba a pegar. Incluso en los momentos complicados con AC/DC. Suele pasar, como en toda familia, que vienen momentos complicados. Yo no me quería ir de mi casa, pero me tuve que ir cuando se pus áspero. Y yo no me quería ir de AC/DC pero me tuve que ir. Vos podés estar casado con una mujer hermosa pero si la mujer hermosa es una perra, te tenés que ir. Y AC/DC se convirtió en una mujer hermosa a la que tuve que abandonar por problemas con los managers que no me querían pagar. Y yo no podía pelarme el culo semana tras semana y no poder mantener un auto, no poder mantener mi departamento. Yo fundé la banda con nosotros cuatro y es un recuerdo hermoso pero a veces hay que tomar ciertas decisiones.

 

Dale play y no te pierdas ningún detalle de esta entrevista en Hagan Correr La Voz.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...