×

Entrevistas

Daniel Grinbank: “El streaming como salida para la industria está lejísimos”

El productor habló de la situación que vive la industria del entretenimiento con respecto a la pandemia mundial.

Daniel Grinbank: “El streaming como salida para la industria está lejísimos” - Radio Cantilo

martes 30 Jun, 2020

 

Lea Zavatti: Hace unos días estuviste reunido en la Casa Rosada, ¿cómo lo viviste vos? 

Daniel Grinbank: Sí, es difícil. No fuimos con ninguna estrategia en cuanto a cuándo volver, si no un poco para manifestar cuál es la situación del sector. Fue un poco para que se entendieran algunas cuestiones que por ahí en el desconocimiento podían llevar a falsas interpretaciones, como que el streaming es una salida o que la capacidad de los lugares con el 50% sean rentables. Tuvimos una muy buena charla con el Jefe de Gabinete, con el Ministro de Cultura. Se entabló una línea de comunicación porque somos los únicos que vamos a volver.

 

LZ: Nadie estaba preparado para gobernar durante una pandemia.

DG: Nosotros fuimos con el criterio y es unánime el apoyo a esta cuarentena. Es un sector que venía golpeado desde años anteriores, pero sería absurdo pensar que pueda volver el espectáculo o los eventos masivos. Son lugares de contagio. Por lógica y porque antes de productores, somos seres humanos que vivimos en esta sociedad. Creo absolutamente en las medidas tomadas.

 

LZ: ¿Cómo ves lo que sucede afuera? 

DG: En el espectáculo es unánime la situación de que no hay salida en estos momentos, inclusive aquellos lugares que se abren con capacidades limitadas, va siempre a pérdida. También nosotros entendemos que vamos a tener que transitarlo en algún momento, una especie de transición en la que la gente tome confianza y no piense que va a contagiarse. Hoy, oficialmente, el Teatro de Broadway avisó que no vuelve hasta enero. Todos los festivales fueron cancelados y postergados para el año que viene. Hoy hablé con productores de Francia y España, y me comentaban que la gente no gasta para ir a la playa o a hoteles. La ocupación hotelera es del 15 o el 20%.

LZ: No ves el streaming como una salida, ¿no?

DG: Si uno se pone a pensar que hace 40 años se inventó o se redimensionó el videoclip. Fue una salida porque ver a un músico estático tocando durante una hora se volvía tedioso. Hay mucha sobreoferta gratuita, por ejemplo. Por lo cual, puede ser que una primera vez funcione. Este fin de semana, por ejemplo, BTS ganó 18 millones de dólares por streaming. El streaming como salida para la industria está lejísimos. 

 

LZ: ¿Cómo manejas vos una producción grande como la de los Rolling Stones en Argentina? 

DG: Yo creo que en determinadas situaciones de manejo o responsabilidad la tarea principal es armar equipos de trabajo. Obviamente solo jamás podrías hacer todo eso. Tenes que tener a alguien en el que puedas depositar confianza, es lo que te permite hacer ese tipo de entretenimientos. Hay ejecutores para cada área.

 

LZ: ¿Qué te parece que puede pasar en el corto plazo?

DG: Me encantaría ver otra luz y ser más optimista, al punto tal de explorar constantemente lo que sucede en el mundo con el streaming. Por eso con cierto conocimiento de causa te digo que no es redituable. Yo tengo en claro que tengo que redimensionar mi empresa, pero no puedo quedarme esperando a que venga porque estoy sujeto a cuestiones totalmente ajenas, que es un virus totalmente turro e impredecible. 

 

LZ: Quería saber si es verdad la leyenda de que cuando Prince vino a la Argentina y Grinbank no le hiciste la fiesta porque tocó solo el reglamento, ¿es verdad?

DG: Sí, esa es verdad. En enero vino Prince, venía de un festival en Brasil y el show era en River. Armamos a lo ancho, el centro del campo del escenario mirando hacia el Hípico que está atrás. Prince, un ícono absoluto. Llegó la primera noche, era enero y habían pocos lugares abiertos. Me acordé de un amigo, que no veía hace muchos años, que tenía una especie de discoteca. Le digo: “mirá, tengo a Prince, no tengo dónde ir, si voy me cerras un piso y todo eso”. Después fue el día del show. Ese día, aparte del negocio, estaba admirando mucho a Prince. Spinetta me pidió venir a la prueba de sonido. Como en frente había un baño, se escondieron todos ahí para escucharlo. La prueba de sonido duró 3 horas y creo que fue una de las cosas más brillantes que vi en mi vida. El contrato, cuando firmas un horario, es simbólico. Nadie trabaja a rajatabla con esto. El show fue extraordinario, pero duró solo 60 minutos. Después me empezaron a putear a mí. Prince toca solo ese tiempo porque tenía ganas de hacer la fiesta, que era lo único que le importaba: lo que iba a pasar esa noche. Se había hecho cerrar una peluquería para ir a maquillarse para la fiesta. Así que ahí decidí suspender la fiesta, nadie se animaba a decírselo. Como era un lunes, Buenos Aires estaba todo cerrado. Para no decirle a Prince que el empresario había cancelado la fiesta, lo llevaron a un boliche. Dicen que fue una fiesta muy bizarra. 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...