Cine y TV

Tres al hilo: Michael Crichton

Repasá parte de la filmografía del célebre escritor de la mano de El Pacto Copérnico.

Tres al hilo: Michael Crichton - Radio Cantilo

martes 04 Feb, 2020

Michael Crichton fue un médico, escritor, guionista, director y productor de cine estadounidense, reconocido principalmente por sus trabajos en ciencia ficción, intriga y ficción médica. Sus célebres obras superaron las 200 millones de copias vendidas en todo el mundo y ya fueron traducidas a más de 38 idiomas. Incluso doce de ellas llegaron a la pantalla grande.

La acción y la tecnología son dos de los elementos principales que atraviesan sus historias, donde explora los avances científicos y tecnológicos que acaban en catástrofes para la humanidad. De hecho es considerado como el iniciador del género narrativo tecno-thriller. Es, de hecho, el padre de Jurassik Park y E.R Emergencias. Intencionadamente o no, su carrera ha sido paralela a la de Sir Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, quien junto a Mark Twain y Alfred Hitchcock fueron las mayores influencias de su carrera.

Pese a lo dicho, Crichton carecía de formación académica científica fuera de la medicina. Sin embargo, sus obras tienen una gran cantidad de material informativo que sirven de base para el argumento central de sus producciones.

Westworld

En 1973, Crichton escribió y dirigió esta cinta que en nuestro país se conoció como El mundo de los robots asesinos. Protagonizada por Yul Brynner, Richard Benjamin y James Brolin, relata un futuro próximo en el que existe un gigantesco parque de vacaciones dividido en tres zonas: la Roma Imperial, el Oeste americano y la Europa Medieval. Cada una de ellas reproduce con total fidelidad las características de cada época. Existe, además, la posibilidad de que quien pueda permitirse el lujo viva sus propias aventuras en la época elegida.

Allí fueron de vacaciones tres amigos y todo estaba controlado hasta que los robots anfitriones comenzaron a fallar. La ópera prima de Crichton acabaría dando una secuela mucho menos efectiva y dos productos televisivos: una miniserie emitida por la CBS a principios de los 80 y la serie homónima de HBO, una de las mayores producciones de la cadena.

Westworld fue la primera película en incorporar imágenes generadas por computadora en dos dimensiones, durante las escenas en que la acción se muestra desde el punto de vista del Pistolero. Information International, Inc., más conocida como Triple-I, fue la empresa encargada de crear estas imágenes digitales. Curiosamente, la primera película en emplear imágenes generadas por ordenador en tres dimensiones fue la secuela, Futureworld, estrenada en 1976.

Quizás te interese

Tres al hilo: cine snuff

Coma

Para este film de 1978, Crichton escribió el guion de la película basándose en la novela homónima de Robin Cook. Protagonizada por Geneviève Bujold y Michael Douglas, la película recibió buena crítica por el carácter paranoico impreso en toda la cinta, característico de otras películas de la época como Invasion of the Body Snatchers, La conversación, The Stepford Wives y, anteriormente, Rosemary’s Baby.

En esta historia, dos jóvenes médicos internos hacen su período de prácticas en el Boston Memorial Hospital. Una amiga suya reacciona de manera imprevisible a la anestesia y cae en estado de coma. Esta situación permite que descubran una macabra organización que funciona al amparo de la eficaz asistencia hospitalaria del centro. Crichton explora aquí un tema que, tristemente, poco tenía de ficcional: el de la compra y venta de órganos humanos.

Looker

En 1981 llegó a los cines esta cinta protagonizada por Albert Finney, James Coburn, Susan Dey, Leigh Taylor-Young. En esta historia, se sospecha que un cirujano plástico de Beverly Hills (Albert Finney) está vinculado a una trama criminal porque todas las modelos que opera aparecen muertas en misteriosas circunstancias.

En los setentas Michael Crichton se había puesto de moda con los hits La Amenaza de Andromeda y Oestelandia. Fue tanto el éxito que los productores de Hollywood le dieron carta blanca a los siguientes proyectos del escritor y no tardaría en saltar a la silla del director en algunos de dichos casos.

La idea central es bastante parecida a otro thriller de la misma época, Agency (1980), donde el villano va a utilizar a la televisión para manipular la mente de las personas. Mientras que en el filme con Lee Majors se utilizaba publicidad subliminal, acá se usan pulsos eléctricos escondidos en comerciales generados por realidad virtual: la computadora deduce qué parte de la pantalla va a ver el televidente, y allí manda la señal que va directo a su cerebro.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...