×

Cine y TV

Tomás Eliaschev: “La discusión política en los dibujitos animados está siempre”

El periodista repasó algunos hitos de la historia de la animación y los mensajes que allí se muestran.

Tomás Eliaschev: “La discusión política en los dibujitos animados está siempre” - Radio Cantilo

lunes 27 Abr, 2020

Tomás Eliaschev es periodista y se especializa en animación. Columnista en “Pasaron Cosas”, el programa de Radio Con Vos, estuvo en el aire de El Beat de la Cuestión para hablar de los dibujos animados, la pérdida de la inocencia y los mensajes que se esconden detrás de grandes producciones icónicas que marcaron la infancia y la vida adulta de más de una generación.

Cuchi Calderón: Recordábamos algunos dibujos y la premisa era cómo nos dábamos cuenta del fin de la ingenuidad. ¿Cómo la animación empieza a ser un lenguaje para tratar ciertos temas sociales?

Tomás Eliaschev: Betty Boop, por ejemplo, tiene múltiples lecturas y múltiples mensajes. Pero son estéticamente super efectivos, musicalmente la rompen. Son productos culturales muy interesantes que claramente tienen situaciones para adultos. Aparecen cuestiones para leer. En Betty Boop hay una conexión con la cultura under de los 30, los clubes de jazz, los personajes drag. En la versión de Blancanieves, que es previa a la película de Disney, la reina es una drag. Hay guiños que muestran esa vinculación con la subcultura de los 30, de los sótanos. Después si ves a Bugs Bunny, hay toda una lectura de la teoría queer en Estados Unidos, que se ha estudiado mucho. Tiene representaciones de lo queer, de lo no heterosexual: hay una cantidad de capítulos en los que se disfraza de mujer y no para ser ridiculizado él sino para ridiculizar al hombre que lo está persiguiendo. Es un personaje en permanente movimiento.

 

Facu Díaz: Pienso en esta enumeración de ejemplos y características. ¿Por qué pensás que utilizan los dibujos animados como vehículo para poder abordar estos temas?

TE: Me parece que es un género que ha sido despreciado, lo mismo pasa con las historietas. Como si no fueran un arte de similares potencias que las otras grandes artes. Tiene de todo y mensajes subliminales a lo loco.

CC: ¿Qué ves con tus hijas que decís “acá hay algo que me río y es irónico. Hay algo que está pasando”?

TE: Pensaba en Peppa Pig, que es una continuidad de la tradición de Los Simpson para pre-escolar. Es la primera vez que un show infantil para instancias pre-escolares tiene a toda la familia. Por eso tiene tantas lecturas y ha generado tantas discusiones. En Inglaterra discusiones políticas, en Australia el Parlamento discutió si pasar en el canal público o no Peppa Pig, si desprecia al hombre, si hace que los chicos se porten mal. En China es furor, se había discutido si había censura. Nada es inocente, nada es despolitizado. Yo a veces me reía cuando se quejaban de lo politizado que podía ser La asombrosa excursión de Samba y en Doctora Juguetes apareció Michelle Obama con el Health Care. La discusión política en los dibujitos animados está siempre.

 

FD: ¿Hoy en día seguís viendo dibujitos? ¿Qué ves?

TE: Me encanta descubrir cosas, todo el tiempo. Me pongo a investigar, a ver. Me flashea mucho la historia. Si ven Masha y el Oso se van a dar a cuenta que hay guiños a la Gran Rusia y al Ejército

Rojo, hay una cuestión de patriotismo ruso. Es un dibujito que tiene un nivel totalmente parejo con lo que se produce en Hollywood. Masha y el Oso es una leyenda rusa, hay otras versiones hechas en animación en los 60, en los 80, hechas por el estudio del Estado Soviético que hizo Stalin para competir contra Disney. Tenés todos los grandes mitos y muchas otras cosas distintas en Rusia en los 50, 60, 70, 80 y 90 de altísima calidad que se hacían con un criterio no comercial. Era una zona donde los censores no se centraban tanto.

 

Para revivir la charla completa en el aire de Radio Cantilo, ya sabés: ¡poné play!

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...