Cine y TV

Spider-Man: hay vida después de Iron Man

Far From Home llegó a los cines con un Spidey listo para liderar la acción.

Exclusivo web
Spider-Man: hay vida después de Iron Man - Radio Cantilo

viernes 05 Jul, 2019

Todos los que hoy superamos los 25 años tenemos un especial cariño por el Spider-Man que encarnó Tobey Maguire en 2002. Quizás porque fue una de las primeras historias de Marvel que pudimos disfrutar en la pantalla grande (junto a X-Men y Los cuatro fantásticos), quizás por su simpleza y su simpatía, quizás porque no conocíamos más de lo que podía darnos el personaje creado por Stan Lee y Steve Ditko.

Pero con la llegada al cine de Andrew Garfield para ponerse en la piel del arácnido, nos dimos cuenta de la gran falencia de ambas sagas: Maguire era un gran Peter Parker, pero un Spider-Man que no estaba a la altura de las circunstancias; Garfield, justamente al revés.

No es un dato menor que las dos adaptaciones estuvieron a cargo exclusivamente de Sony. A mediados de los 90 Marvel estuvo al borde de la quiebra, por lo que tomó la drástica decisión de vender los derechos cinematográficos de algunos de sus personajes para que llegaran a la pantalla grande. Los X-Men y los Cuatro Fantásticos pasaron a formar parte del staff de Fox, Spidey migró para el gigante japonés junto a Venom.

Tras superar los inconvenientes económicos y volver a acomodarse en el mercado, Marvel decidió que era momento de empezar a producir sus propias películas. ¿Quién mejor que ellos mismos para plasmar en el cine lo que alguna vez habían dibujado? Allí fue cuando comenzó la aventura del MCU. Hasta ese entonces, DC y sus múltiples personajes habían marcado la manera de llevar el cómic a la pantalla grande. A partir del estreno de Iron Man (2008), fue Marvel el que tomó la posta y los films de superhéroes se convirtieron en las nuevas divas de Hollywood.

Con el éxito que empezaron a tener las películas del hombre de hierro, Capitán América, Thor y Los Vengadores, desde Marvel comenzaron a darle forma a la misión regreso de Spider-Man. Uno de sus personajes más queridos y populares no podía quedarse afuera de la fiesta cinematográfica que era el MCU. Por lo que las negociaciones con Sony, que no quería dejar ir tan fácilmente a una de sus producciones más taquilleras, arrancaron de manera hostil. Les llevó un tiempo a ambas productoras ponerse de acuerdo para que Spidey se sumara al MCU pero bajo la supervisión de Sony, que no vendió los derechos que había adquirido. Así, previo al estreno de Capitán América: Civil war (2016), el Hombre Araña volvió a su casa renovado.

Tom Holland fue el elegido para interpretarlo y por fin llegó la hora de un Spider-Man que tuviera todos los condimentos y las características del personaje original: juventud, inocencia, tanta torpeza como habilidad, un sentido arácnido poderoso y, especialmente, una gran capacidad de meterse en problemas para salvar al mundo.

Holland se transformó, en muy poco tiempo, en el Spider-Man que todos queríamos y merecíamos: un gran Peter Parker, un perfecto héroe. Su irrupción en el MCU fue una bocanada de aire fresco y un halo de esperanza que venía a avisarnos que no nos preocupáramos, que había (y mucha) vida después de Iron Man.

Quizás te interese

Endgame: el largo adiós

Far From Home: el punto de partida del héroe

Spidey ingresó al MCU con una pequeña participación en Civil War, en la que formó parte del Team Iron Man, acompañando a quien fuera su gran mentor. Un año después, en 2017, tuvo su estreno en solitario con Spider-Man: Homecoming. Ahora sí, amigos, si no vieron aún la segunda entrega de la saga les recomiendo que lean con precaución.

En su primera cinta, Peter Parker había dependido profundamente de la tutela de Tony Stark. Pero la muerte del líder de Los Vengadores lo dejó en una especie de limbo que, al final de todo, lo hizo consolidarse como un personaje que está a punto de alcanzar su madurez para liderar la próxima Fase del MCU.

En pleno viaje con sus amigos en Europa, Peter se encontró frente a una amenaza que ponía en riesgo no solo su vida sino también la de sus compañeros de escuela. Pero fue un poco más que eso. Se trató, más que nada, de una introspección. La falta de Stark en su día a día, las dudas sobre si realmente quería dedicarse a salvar a los demás, la intención de proteger a todos los que lo rodean, la responsabilidad que recayó sobre su espalda para liderar a los héroes que quedaron, fueron algunas de las verdaderas luchas a las que tuvo que hacerle frente en las que se suponían iban a ser sus vacaciones.

En todo esto mucho tuvo que ver su relación con Happy, el mejor amigo de Iron Man. Sabiendo que Tony confiaba en Peter y que quería formarlo para que algún día se convirtiera en su reemplazo, Happy se encargó de guiarlo y de acompañarlo frente a todos los interrogantes y la tristeza que atravesaron al personaje en esta última entrega.

Cargada de guiños hacia Los Vengadores y hacia el propio Iron Man, Far From Home pareciera ser el punto de despegue definitivo de un personaje que no para de crecer (y no solo en edad) en cada aparición que tiene. Ante la falta de un líder que encauce las batallas para salvar a un mundo en constante peligro, la frescura, la inocencia pero sobre todo la integridad de Spider-Man son las que lo posicionan como el heredero natural del legado de Stark, Steve Rogers y compañía.

La primera película de la Fase 4 hace olvidar rápidamente el final de la era fundacional del MCU y abre puertas hacia nuevos universos y, más que nada, hacia aventuras más oscuras y frente a enemigos más poderosos de los que conocemos e incluso imaginamos. Pero tenemos la tranquilidad de que Iron Man nos dejó en buenas manos y Spidey estará a la altura de la circunstancias.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...