×

Cine y TV

Scream: el renacimiento del cine de terror

La película dirigida por Wes Craven llegó a mediados de los 90 para darle un soplo de aire fresco a un género que venía en franca decadencia. Repasá su historia de la mano de El Pacto Copérnico.

Scream: el renacimiento del cine de terror - Radio Cantilo

martes 26 Nov, 2019

Los 90 trajeron consigo un cambio de orden mundial que se vio reflejado en cada aspecto de las sociedades occidentales. Y el cine, por supuesto, no estuvo ajeno a ello. Sin embargo, hubo un género dentro del séptimo arte que sufrió más que otros las consecuencias de la cultura globalizada: el terror. En los 70, habíamos visto su faceta más cruda y visceral; en los 80, la sobrenatural. Pero en los 90 comenzó a sufrir un desgaste, producto también de la falta de ideas que impactaran al público, que lo hicieron tambalear al punto de sufrir peligro de extinción.

Las compañías cinematográficas, en ese entonces, estaban cansadas de los contenidos que repetían fórmula una y otra vez y que no habían encontrado la manera de mantener atrapado a los amantes del horror, razón que las llevó a no hacer más películas del género. Pero todo cambió cuando apareció un guionista desconocido para la industria hasta ese momento: Kevin Williamson, el hombre que revolucionó el cine de terror y que le dio una vida más.

Cuando promediaba la década, Kevin estaba aquejado por las deudas. Al no encontrar una solución para su problema, se encerró en su casa para hacer lo que mejor sabía: escribir. Se internó, así, en su hogar para darle forma a un guion al que tituló Scary Movie. Una de esas noches de profunda desesperación e incansable trabajo, decidió ver un documental sobre un asesino en serie que acechaba a jóvenes estudiantes, las torturaba y luego recreaba una escena perversa y delirante para cuando las autoridades llegaran al lugar. Afectado por lo que había visto, no pudo dormir tranquilo por lo que llevó esa idea al papel. Algunos días después, le comentó a un amigo lo compungido que estaba luego de enterarse de aquel siniestro personaje y el hombre en cuestión le hizo una broma telefónica haciéndose pasar por un criminal. Ese hecho lo inspiró luego para construir el mítico comienzo de lo que se convertiría en Scream.

Cuando tuvo listo el guion, lo llevó a Dimension Films. Aunque tenía miedo de que lo rechazaran por su tono sarcástico y porque había tomado elementos clichés del cine de terror para armar su historia, desde la productora quedaron fascinados con una idea que era completamente nueva para el género. Así que decidieron llamar a un especialista para que llevara adelante el proyecto: Wes Craven, director de la clásica Pesadilla en Elm Street. Luego de algunas idas y vueltas, el hombre aceptó y se embarcaron en la búsqueda de una estrella juvenil que la protagonizara. La elegida fue Drew Barrymore, quien quedó encantada con lo que había leído. Sin embargo, le sugirió a Craven que podría interpretar a Casey Becker en lugar de Sidney Prescott, papel que finalmente quedó en manos de Neve Campbell.

Scream fue un éxito inmediato en taquillas. Luego de su estreno, incluso, se multiplicó el uso de identificadores de llamada en Estados Unidos, después de la paranoia que había creado el film en la población y de la cantidad de chistes telefónicos que comenzaron a gestarse a partir de la cinta. Pero además de eso fue la vuelta de tuerca que necesitaba el género para seguir vigente en el mundo del cine. A partir de allí, aparecieron otra serie de películas que terminaron de encausar el regreso del terror a las pantallas grandes de todo el mundo.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...