Cine y TV

#RadioCine: La maldición de la llorona (1961)

Dario Lavia en su camino iniciático que ha denominado #RadioCine despliega una columna dedicada a repasar el clásico del cine Azteca, "La maldición de la llorona" de 1961

#RadioCine: La maldición de la llorona (1961) - Radio Cantilo

sábado 13 Abr, 2019

Película basada en una tradición folklórica mexicana muy difundida, acerca de Doña Marina, “la Llorona”, de la que se han hecho varias adaptaciones a lo largo de la historia. Una mujer espectral (Rita Macedo) permanece en el medio del bosque rodeada de tres feroces mastines, junto con un deforme contrahecho (Carlos López Moctezuma), que atacaba y le quitaba la vida a quienes se atrevieran a cruzarse en su camino.

Una joven (Rosita Arenas) llega de visita a la casona de su familia junto con su marido (Abel Salazar, también productor de la película). Se trata de la sobrina de dicha mujer que, para recibir a sus huéspedes, se convierte en la amigable Tía Selma. Su propósito, según revela, es conseguir que esa misma noche la sobrina libere por su propia cuenta el espíritu de la Llorona, que está cautivo en los sótanos de la mansión. Como se puede avizorar, está todo servido para una gran noche de terror en la que no falta ni uno de los ingredientes habituales del género, con maldiciones no perecederas; sirvientes desfigurados que resuelven sus problemas con el látigo o el puñal; retratos ominosos; puertas trampa; pasadizos secretos; espejos que no devuelven el reflejo o bien lo devuelven pero cambiado; calabozos albergando al típico condenado semipútrido; pases mágicos con muñeco vudú incluído.

Escucha el segmento #RadioCine a cargo de Dario Lavia de la revista “Cineficcion” haciendo click en el reproductor 👇

 

El director, Rafael Baledón, administra estos recursos con buen gusto y un acertado sentido del timing, siempre emplazado en el terreno del artesano hábil. Por momentos, especialmente en la secuencia inicial, se aleja de esos límites haciendo aceptable uso de planos tournerianos e insertando apreciables postales de violencia y crueldad (por ejemplo, el criado apuñalando a un cochero o los mastines despedazando a uno de los pasajeros). Tras numerosos clichés, promediando el desenlace vuelve a lograr tensión cuyo magnetismo supera la previsibilidad de las recetas habituales y los diálogos anticlimáticos.

Fuente: Cineficcion

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...