Cine y TV

#RadioCine: exorcismos

Darío nos trajo un manual para hacerle frente a estos ritos.

#RadioCine: exorcismos - Radio Cantilo

lunes 26 Ago, 2019

En estos meses de aislamiento y de profunda observación de las conductas humanas, he reparado y reflexionado mucho en el caso de la posesión diabólica. Así que, tal y como acostumbramos, de manera didáctica y en pos de la sana divulgación, hoy ofreceremos un espeluznante “Manual del Exorcismo” para el párvulo bonaerense.

Y como el propósito es enseñar, recurriremos a los maestros. Leemos en “Marcos” capítulo V:
“Llegaron al otro lado del mar, a la región de los gerasenos y al salir de la barca vino a su encuentro proveniente de los sepulcros un hombre poseído de un espíritu impuro, que tenía su morada en los sepulcros y ni aún con cadenas podía nadie sujetarle, pues muchas veces le habían puesto grillos y cadenas, y él había roto los grillos y quebrantado las cadenas, sin que nadie fuera capaz de sujetarle. Día y noche iba entre los monumentos y por el monte, gritando e hiriéndose con las piedras”.

Tras un diálogo con Jesús, los espíritus impuros salieron y entraron en los puercos y la piara, en número de dos mil, se precipitó por un acantilado ahogándose en el mar. Antes de abandonar Galilea, tomamos nota de “Mateo”, capítulo XII, versículo 28, en un programa de televisión donde platican periodistas, una figura de la cultura que hace las veces de panelista dice: “Ese no echa a los demonios, sino por el poder de Belzebú, príncipe de los demonios”.

En la actualidad, luego del sonado caso de Emily Rose, apresaron al cura que quiso exorcizarla bajo los cargos de negligencia y homicidio tras el fallecimiento de la joven. En su alegato, el vicario de Cristo rememoró la aciaga noche en que se quiso practicar el exorcismo. Es de notar que no solo había presente una figura religiosa  -nuestro intermediario con el Reino del Señor – sino también un galeno, intermediario con el Reino de los Muertos.

Escuchá el radiocine completo de la mano de El Pacto Copérnico en Radio Cantilo. ¡Dale play!

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...