Cine y TV

¿Qué podés ver hoy?: Wild Wild Country

Otro documental de Netflix imperdible, con una historia que te va a volar la cabeza.

Exclusivo web
¿Qué podés ver hoy?: Wild Wild Country - Radio Cantilo

martes 07 Abr, 2020

Imaginate que un día te cansás de la rutina, de la vida en la ciudad, de vivir para tu trabajo. Imaginate, además, que tenés la posibilidad económica de dejar eso atrás y darte una nueva chance. ¿Qué harías? Algunos deciden viajar, otros tomarse un tiempo de descanso. Pero también están quienes deciden hacer un cambio radical. Eso fue lo que hicieron los protagonistas de esta historia verídica relatada en forma de documental.

Durante la década del 70, en la India, el gurú conocido como Osho había alcanzado altos grados de popularidad. A su centro de meditación llegaban miles de personas cada día desde diferentes rincones del planeta. Su figura, en aquel entonces, se asemejaba a la de una deidad. Y cada vez que se presentaba en el lugar para hablarle a sus seguidores, su carisma y magnetismo los atraía aún más.

La fama, las incontables sumas de dinero que a diario ingresaban al centro y la cantidad de seguidores que buscaban desesperados estar cerca de él lo llevaron a buscar un lugar más grande para alojar a lo que el propio gurú denominaba su comunidad. Pero en la India era una tarea imposible, por las tensiones que existían entre Osho y la clase política, por lo que envió a su persona de confianza y fiel aliada, Sheela, a encontrar el tan ansiado espacio en Estados Unidos.

A comienzos de la década del 80, Osho y su comunidad se mudaron a un enorme terreno en una pequeña localidad de Oregon que no tenía ni cien habitantes. Y a partir de allí, todo se descontroló. Con la fuerza de trabajo que ponían sus seguidores y el dinero que muchos de ellos habían donado, construyeron en aquel lugar una ciudad que se regía por sus propias reglas y que había logrado la autonomía en muchos aspectos. Profesaban su propia religión, sembraban sus alimentos, fabricaban su ropa y tenían un centro comercial en el que encontraban todo lo que necesitaban para satisfacer sus necesidades básicas. Tenían, también, un edificio de meditación, casas propias y lugares de encuentro para compartir en conjunto.

Sin embargo, los conflictos internos y externos no tardaron en llegar. En constante tensión con los habitantes del pueblo, los seguidores de Osho comenzaron a disputar cargos políticos, a comprar parte de los negocios y propiedades de los lugareños y poco a poco fueron invadiendo cada pequeño metro de tierra que tenían a su alcance. Pero en simultáneo panificaron una serie de delitos que, a mediados de la década, terminarían por hacer implosionar a la comunidad y mostraron la peor cara del gurú.

Wild Wild Country refleja a la perfección aquellos años de psicosis colectiva, de fanatismo, de frenesí y, posteriormente, de decepción. Dividido en seis partes de una hora cada una, el documental cuenta con imágenes reales de ese tiempo, archivos periodísticos y los testimonios en primera persona de muchos de los protagonistas de esta historia que, aunque parezca increíble por momentos, es verídica. Entre las voces más destacadas se encuentra la de la mismísima Sheela, mano derecha de Osho durante largos años y la primera en dar el portazo que dio inicio a la decadencia de la comunidad y que puso en jaque a un hombre devenido en deidad pero que era más terrenal de lo que muchos imaginaban.

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...