Cine y TV

Paco Plaza: “El terror se basa en la empatía”

El director español pasó por el aire de El Pacto Copérnico para hablar del cine de género y de su trabajo detrás de Verónica.

Paco Plaza: “El terror se basa en la empatía” - Radio Cantilo

jueves 13 Feb, 2020

El 25 de agosto de 2017 se estrenó en los cines españoles Verónica, la octava película de Paco Plaza, reconocido por su trabajo en la trilogía [REC]. Basada en algunos eventos del caso Vallecas, que tuvo lugar en la localidad madrileña a comienzos de los 90, relata la historia de una adolescente que decide contactar a su difunto padre a través de un tablero de ouija. Pero la sesión, que realiza junto a dos amigas, no termina como imaginaban y todo en la vida de la joven niña comienza a perturbarse. “Tuvimos que cambiar muchísimo. En un caso real, dependiendo de con quién hables te cuenta una cosa o te cuenta otra. La realidad es algo que nos suele atrapar. Tomamos la decisión temprana de abandonar cualquier ansia de verosimilitud. No queríamos ser notarios de un caso real. Simplemente adoptamos algunos de los aspectos más significativos a una historia de ficción”, explicó Paco Plaza en El Pacto Copérnico.

 

Hernán Moyano: Además de estar tu carrera ligada al cine de terror, sos fan del género.

Paco Plaza: Sí, ya desde pequeño. No sé de dónde viene esa atracción por lo sobrenatural y por los monstruos. Pero es verdad que desde pequeño me ha interesado como espectador. Y cuando empecé a hacer mis primeros cortometrajes siempre trabajé dentro de género.

 

HM: ¿Cómo fue que llega este proyecto? Es una película que te llega casi por encargo.

PP: Enrique López Lavigne, de la productora Apache Films, quería hacer una película sobre un caso real. Y este caso en España fue muy notorio, porque se trata de la única ocasión en la que un inspector de policía pone por escrito en su informe que él ha sido testigo de primera mano de un evento sobrenatural. Y esto hace que fuera un caso muy insólito, muy popular y que forma parte de la memoria colectiva de toda España. Nosotros hemos abandonado mucho lo que es la línea dramática del caso real, hemos adaptado a una historia de ficción algunos de los elementos recogidos en ese informe.

HM: La joven protagonista hace un trabajo impresionante y esto se ve reflejado en las nominaciones a los Goya. ¿Cómo la descubriste y cómo fue la decisión de contar la historia desde su punto de vista?

PP: La película está muy inspirada en la película Cría Cuervos de Carlos Saura, que es para mí quizás la mejor de la historia del cine español. Allí la historia está explicada desde el punto de vista extrañado de una niña. La lógica de esa película es la lógica de la niña protagonista. Y eso nos apetecía trasladarlo a una historia sobrenatural. La decisión de qué es paranormal o qué no lo es no es tan importante como si tú crees que hay un fenómeno extraño. La interpretación subjetiva es lo que convierte algo en natural o sobrenatural. Entonces por eso quería adoptar el punto de vista de la nena. Encontrar a Sandra fue un milagro. A ella la vimos el primer día, después seguimos viendo cientos de niñas, pero siempre comprándolas con Sandra. Ha hecho trabajo excepcional y está siendo muy bien valorado.

 

HM: ¿Qué te parece que hace que tus películas sean tan universales? ¿Qué es lo universal del género que vos sabés tratar tan bien?

PP: Yo creo que lo universal es lo local. Cuanto más cerrado eres en tu realidad, más interés puedes despertar fuera de ella. Creo que esa es la clave del cine coreano, por ejemplo. De alguna manera el cine no deja de ser una ventana en la que te asomas a otras realidades y una ventana por la que puedes mostrar la tuya propia. Es una ventana de doble dirección. Hay algo muy interesante en mantenerse honesto y pegado a tu realidad, a tu país, a tu entorno.

 

HM: ¿Por qué pensás que las películas de terror protagonizadas por niños tienen tanto éxito?

PP: Hay un doble factor ahí. Por un lado, que el terror se basa en la empatía. Tú quieres que no le pase nada al protagonista y empatizar con un niño es mucho más fácil. Y por otro lado, que todos hemos sido niños y conocemos la sensación de estar en un mundo de adultos. Creo que emocionalmente te vinculas muy rápido con un personaje niño y te recuerda esa mirada crédula sobre la realidad.

 

HM: La película de terror también es un vehículo para hablar de otros temas. ¿A vos te parece que esto es una posibilidad que da el cine de terror?

PP: Claro, yo creo que el cine de género te proporciona un armazón, una estructura narrativa en la que el contenido puede ser cualquier cosa. El vehículo del género te lleva a un terreno más poético, de fábula, que de alguna manera es más fácil conectar. Verónica es una película de ouija, de un espíritu que acude a este plano a atormentar a la protagonista pero en realidad la película de lo que está hablando es del vértigo de ser adolescente. Creces y no te reconoces, cambia la voz, te cambia el cuerpo, empiezas a experimentar emociones nuevas y el asidero de la infancia no lo quieres soltar. Esa resistencia a crecer es el corazón de Verónica.

 

Publicidad

LEETE TAMBIÉN...